José María Bartol Espinosa

Pie de foto: Imagen de la Ciudadela de Alepo antes de la guerra              

    ¿Quién o quiénes eligieron tan majestuosa ciudad mártir de tan estúpida guerra?  ¿En qué despacho u oficinas se determinó el sacrificio de Alepo?  Conviene ir haciéndose estas preguntas ahora que parece concluir el holocausto.

    Alepo es la capital de la provincia del mismo nombre que ocupa la esquina noroeste de Siria a 45 km de la frontera turca, y a 120 del Mediterráneo. Existe desde el 1.800 a.de C. ; ha sido amorita, hitita, asiria, persa, griega, romana, bizantina y árabe desde el año 637, los cruzados la asediaron dos veces pero jamás la conquistaron. En 1.260 fue de los mongoles, otomana en 1.517, colonial francesa y turca en 1.938…. en el 2.006 ostentó orgullosa la capitalidad mundial de la Cultura Islámica.

    La provincia es la más rica y fértil de Siria y, a pesar de sus escasos 16.000 km2 de extensión, es la más poblada superando los 5 millones de habitantes de los cuales, en el 2011, la mitad vivían en la capital. Para hacernos un comparativo de la hermosa urbe, he recurrido al paralelismo con ciudades que conozco muy bien, así Alepo tenía más del doble de población que Fez, Marrakech ó Tanger. Mas habitantes que cuatro veces la capital Rabat.

    Posee un clima medio entre 17 y 18 grados y se asienta sobre 8 colinas (una más que Roma), en la más alta existe una fortaleza que fue templo hace casi tres mil años y todo ello rodeado por la ciudadela. A principios del S-XX tenía un 23% de población cristiana con un 6% de judios, en 1.925 llegó a alcanzar un 25% de población armenia, posteriormente aumentó la población de cristianos ortodoxos que huían del genocidio turco. En 2011 existían 45 Iglesias y es la sede del Centro Principal de Misioneros catolicos franceses en Siria. Todo en esta ciudad respiraba paz, concordia y convivencia bajo el amparo del Gobierno Baaz de la dinastia Asad con leyes laicas que respetaban todas las creencias religiosas…. Acaso, ¿es por eso por lo que se ha elegido esta bella ciudad como cobaya de una falsa guerra civil ?.

    Cuando la mecha de la ‘primavera árabe’ pasó desde Túnez a Libia y Egipto… el pueblo sirio de mayoría sunita (80%)se pronunció en manifestaciones pacificas, lo que se pedía era lo mismo que en los anteriores paises: democracia y libertades. Los sirios reclamaron mejoras al gobierno de Bachir el Asad pero éste -asustado por el destino de Mubarak y Gadafi- respondió con inusitada violencia reprimiendo con Policía y Ejército las manifestaciones -que aún no eran revueltas- asesinando a mucha gente. Este error le sentenció en el concierto mundial como gobernante, desde ese momento los EEUU, seguido de sus perritos falderos Reino Unido y Francia, tomaron partido por los ‘rebeldes’. Asad es un presidente odiado por el establishment del Nuevo Orden Mundial,  pasa de OTAN y FMI tanto como pasa de Obama y, por contra, se alinea con Irán. Este fue el momento clave de toma de decisiones y causa de errores irrecuperables.

    No tardaron en aparecer grupos de insurgentes que empezaron con acciones militares de puro terrorismo, eran dirigidos por los señores de la guerra como el que más tarde seria ministro en el satanico Estado Islámico o chechenos curtidos en atentados como Abu Muslin Walid. No solo atacaban a fuerzas regulares sirias sino también a civiles mientras vendían a los medios que todo eran actos de liberación. Este grupo de hombres armados  y pertrechados  por gente allegada a la OTAN (mientras nos contaban que era Al Qaida) también eran financiados para la compra de armamento pesado mientras  se fotografiaban barbudos y sonrientes (muchos tapando sus rostros cual bandidos) como los salvadores de la patria.  En pocas semanas llegaron a formar una fuerza de más de 70.000 hombres mediante una fanática leva religiosa en todos los países del orbe musulmán y voluntariado mercenario de países occidentales. Aún así, porqué nadie se pregunta: ¿cómo un Ejército miliciano de estas características (sin mandos tácticos cualificados y organización militarizada) puede hacer frente al Ejército Regular Sirio con 350.000 efectivos más 400.000 reservistas, fuerza aerea y blindados ?  ¿cómo es posible tal enfrentamiento?.

    En marzo del 2011, Alepo, la capital económica de Siria, fue blanco de estos insurgentes -al fracasar su intento de tomar Damasco- desde junio del 2012 la invadieron fuerzas rebeldes de la oposición siria y terroristas del Frente Al Nusra, fueron devastando barrios pero jamás llegaron a dominar la ciudad, implantaron la sharia, dispararon a civiles y a combatientes que abandonaban la lucha, saquearon almacenes de alimentos, colocaron minas en las calles que mataban a gente inocente, impidieron los primeros corredores humanos para evacuar heridos y civiles, los admitieron más tarde para sacar a civiles menores de 14 años y mayores de 55 cobrando por cada huido 300 dólares, dinero que decían era para ayudar a los hermanos que combatían en el frente. En 2013, la periodista de The Guardian, Francesca Borri, constató que los ‘insurgentes’ asaltaron más de 1.000 fábricas en Alepo donde los bienes  materiales  y maquinaria fueron trasladados a la vecina Turquía como así fueron registrados por sus autoridades.

    Monseñor Georges Abou Haken, vicario apostólico para católicos de rito latino y el patriarca de la Iglesia Ortodoxa de Antioquía también nos contaron que los rebeldes han impedido durante el asedio la llegada de víveres y medicinas, las que entraban las llevaban a sus depósitos. Todos ellos pertenecen a la galaxia del fundamentalismo islámico, han impuesto los preceptos de la sharia.

    A la periodista canadiense Eva Barlett, quien desde el 2011 ha efectuado varios viajes a la zona, le bastaron dos minutos para destapar en la ONU las mentiras sobre Siria y la ciudad mártir de Alepo: los medios occidentales montan falsas historias, en Alepo no existe ninguna organización internacional, confían en el Observatorio Sirio de Derechos Humanos con base en Coventry (R.Unido), donde vegeta un solo funcionario. Su información depende de los ‘Cascos Blancos’ y voluntarios de Defensa Civil siria. Los Cascos Blancos es una organización fundada  por un militar británico y financiada por USA con 100 millones de dólares, también colabora Reino.Unido y otros. Pretenden rescatar civiles y heridos pero en el Este de Alepo nadie ha oido hablar de ellos, dicen ser neutrales pero portan armas y gustan de fotografiarse junto a cadáveres de soldados sirios, sus videos muestran niños que son reciclados de otros reportajes en otros lugares. Los activistas anónimos como la OSDH (organizacion siria de derechos humanos) no son creíbles, los medios occidentales solo abogan por un cambio de Gobierno, no es una guerra civil en absoluto por mucho que así la llamen, dicen que el Gobierno sirio ataca a civiles, pero cada persona que consigue escapar de las zonas ocupadas por los terroristas ‘salvadores’ nos cuenta lo contrario.

    En el 2014 hubo elecciones y el pueblo apoyó mayoritariamente a Bachir el Asad con el 88,7% del sufragio, las potencias de Occidente se apresuraron a decir que habían  sido fraudulentas olvidando que las del mandato anterior en 2007 antes de las revueltas primaverales,  Bachir ‘el León’ (que eso significa Asad) obtuvo el 97,6% . La gente quiere cambios en leyes pero no ven a su presidente como el problema de Siria. El problema -desde el primer disparo- no es otro que el terrorismo.

    Entristece recordar que la majestuosa Alepo en 1986 fue nombrada por la Unesco ciudad Patrimonio de la Humanidad.  El pasado julio -!por fin!- las tropas gubernamentales  rodearon la ciudad en todo su perímetro de aspecto circular que supera los 20 km de diámetro, desde el 12 de diciembre Alepo está bajo control del Gobierno sirio.  Todavia ayer los telediarios de España vomitaban la penultima mentira mostrandonos sobre el Bab principal de la antiquisima Ciudadela las banderas al viento y diciéndonos: «los soldados han colocado banderas del régimen… » !serán estúpidos! ; no son las banderas de ningún régimen, !son las banderas de Siria ! la única de la nación y patria Siria !...por un momento me recordaron cuando los medios llaman banderas franquistas  a la bandera de España con el águila de San Juan.

    ¿Quién o quiénes les ordenan hablar así? ¿A quién pretenden engañar?. Estos días de la liberación de Alepo se han multiplicado los mensajes y videos de activistas inundando redes y el mercado mediático insistiendo en que, es Asad quien asesina a su pueblo mientras las milicias yihadistas lo defienden.  Las mentiras no pueden llegar lejos porque tienen las patas muy cortas. El desnortado Parlamento español en un ‘brindis al sol’ el domingo 18 de diciembre  «ha denunciado el asedio de Alepo »!Que no es asedio, es liberación!.

    Es evidente que ninguno de nuestros políticos ha visto u oido los coloquios y mensajes de la monja argentina Maria de Guadalupe Rodrigo, una gran mujer (despues de oir sus vivencias y anécdotas impresiona y emociona oirla cantar en árabe rezando a la Virgen María). Por desgracia, nuestra clase política vive de ‘otras’ oidas, ignoran absolutamente todo sobre la reciente memoria histórica de Siria, lo que hace obligatorio brindarles una secuencia de ella: Siria ha sido lugar de descanso y paz donde han convivido musulmanes con cristianos y otras religiones de variadas etnias y razas gracias, sobre todo, a la existencia de un gobierno laico en la familia Asad, siempre ha existido calma social y prosperidad en un pais que carecía de deuda externa. La semilla de la revolución originada por la primavera árabe estalla en la ciudad de Deira; «libertad y democracia era el grito de los jóvenes» pero los medios lo presentan como que el pueblo sirio también se suma a la revolución. Se la llama guerra civil cuando es una guerra programada en los despachos,  invaden el país diferentes grupos armados que provienen del universo islamista (no hay sirios en los primeros  asaltantes), pronto empiezan a asesinar  cristianos a los que descuartizan y meten en bolsas de basuras mientras la prensa seguía llamando ‘manifestaciones pacíficas’. La gente salió en Alepo inundando calles y plazas con banderas y gigantescos murales de Bachir El Asad a quien preferían antes que a cualquier fundamentalismo convencidos de que esto no les iba a traer ninguna democracia como se estaba demostrando en Egipto, Libia y Túnez con el estallido de la primavera árabe a pesar del papanatismo e insistencia de la prensa occidental en tales logros.

    Alepo era una ciudad próspera y occidentalizada, con profusión de eventos sociales modernos, rica en fábricas (es la ruta de la seda); multitud de centros educativos, tres universidades, liceos y una activa vida de arte y cultura. Cuando llegaron los insurgentes (eufemismo de terroristas) de un día para otro, sitiaron la ciudad, implantaron toque de queda, durante un año  y medio nada entraba ni salía, se acabaron las botellas de gas, los combustibles de todo tipo, la gente rompía árboles para comer las hojas y calentarse con la leña, la electricidad llegaba dos horas al día, el agua intermitente, no existían alimentos básicos, ni carnes ni verduras, se vivía con pastas, arroz y enlatados. La ciudad bloqueada estuvo durante ese tiempo sin noticias del resto del mundo con una guerra sucia interior  de proporciones  inhumanas y la asistencia sanitaria colapsada,  donde se disparaba a los civiles y se quemaban con preferencia Iglesias y viviendas de barrios cristianos. La guerra de Siria ha provocado casi 12 millones de refugiados en un país cuya población apenas pasa de 21 millones. Inexplicablemente, los países ricos del Golfo no reciben a ninguno de sus hermanos de religión mientras Occidente confunde el buenismo con autentica caridad.

    La voz de la Iglesia de Cristo es documentada y creíble en todo este conflicto, sus siervos han estado allí durante toda la sangria, son ellos los primeros que gritan !detened la guerra!. Ya basta de abastecer de armas a la oposición moderada porque no existe; la escasa que hubo al principio de la contienda con aspiraciones democraticas se diluyó en los grupos fundamentalistas y los que se negaron a la incorporación fueron salvajemente asesinados por los radicales.

    El pueblo de Alepo ha dado una lección de valor y heroísmo al mundo, como Sarajevo y otras ciudades mártires, más de 12.000 muertos, la mayoría no combatientes avalan su entereza para seguir con la vida cotidiana entre francotiradores, bajo la lluvia de proyectiles que en argot ciudadano llamaban ‘lluvia’ (mathar); los niños de los colegios guardaban cajitas con balas y se las intercambiaban como si fueran cromos. Las ambulancias fueron remplazadas por camiones que recogían los restos humanos de bombardeos y atentados en bolsas de plástico para llevarlos directamente a la morgue, a donde acudían los familiares para abrir las bolsas y tratar de identificar a sus seres desaparecidos durante ese día. Los ciudadanos han aprendido a vivir como si cada día fuese el último de sus vidas convencidos de que es la fé la que les ayuda a seguir estudiando o trabajando, a seguir cuidando a tu familia. Lo que ha vivido Alepo es un infinito de casos únicos que sumados nos darían una enciclopedia del horror. Las gentes de Alepo nos han demostrado que el contacto cotidiano con la muerte realza los valores humanos.

    En el segundo año de asedio, se reabrieron los colegios a pesar de seguir viviendo en situación extrema, se asistía a clase en la Universidad donde los profesores debían repetir varias veces su plática debido al constante ruido de los proyectiles y los alumnos estudiar por las noches con linterna.

    El héroe de los niños de primaria que tienen 6 años, es el chófer del microbus que los lleva por las calles a gran velocidad esquivando tiroteos y explosiones.  Las hermanas del internado cristiano tienen enseñado a sus alumnas la disposición de una mochila siempre lista con la documentación y pertrechos mínimos por si hay que salir corriendo cada vez que cunde la amenaza de que el barrio caía en manos terroristas, en una de las ocasiones una alumna se volvió para recoger los apuntes de la universidad…. La monja le recriminó la tardanza extrañada de que se volviese a recoger los apuntes, la respuesta fue: !si pasamos esta, hermana, el lunes tengo exámen!... !admirable mujercita!.. En París, tras los atentados la gente dejo de ir a las iglesias, en Alepo, la comunidad cristiana ha seguido llenando los templos, la persecución fortalece a los creyentes. Existen videos donde en barrios del Este dominados por los terroristas han llegado a sepultar niños vivos delante de sus madres.

    Así ha sido la vida en Alepo durante estos cinco años. Asad es el único que garantiza el respeto a otras confesiones dentro de la gran mayoría musulmana, él mismo tiene cristianos en su Gobierno y oficiales en su Ejército.

    Con Alepo en manos del Ejército Regular sirio, muchos refugiados han vuelto para ayudar en la limpieza de barrios y minas, se empieza a respirar un clima de alegría, optimismo y esperanza, las naciones occidentales deben levantar todo embargo a Siria pues donde más repercute es en la ayuda humanitaria, combustibles, medicinas, alimentos…y siempre paga la gente más pobre. Por desgracia, las armas siguen entrando y desde los EEUU no llegan signos de mejorar el futuro, es el Vaticano quien está dando el mensaje de esperanza nombrando un nuncio apostólico , el cardenal Mario Zenai.

    La persistente propaganda neocon de los EEUU es la que deforma la realidad siria, a la vista de los telediarios del mundo occidental que insisten en llamar cruel asedio la auténtica liberación de la ciudad desde el 12 de diciembre. Las redes de internet se llenan de lastimosos videos y románticas frases:  ‘el último hospital’, ‘ últimos dias de Alepo’; ‘la última foto de un chavalin llorando herido’… ¿dónde estaba toda  ésta gente durante los pasados años? sin duda en el ‘baile de los hipocritas’.... Los que han masacrado Alepo no son demócratas ni moderados sino yihadistas del demoníaco Estado Islámico y otros mercenarios al servicio de Arabia Saudí y Turquía. El teniente general norteamericano Michel Flynn-católico- ya se lo dijo a Obama cuando era director de la CIA: «no hay moderados en Siria, las armas y el dinero acaban en manos de terroristas» la respuesta del «yes we can» no se hizo esperar, le forzó a retirarse.

    Por eso la victoria en Alepo -no olvidemos con la providencial ayuda de Rusia- representa la derrota de los saudíes wahabitas, del Erdogan camino al islamismo intransigente y también de todos los neocons y masones amigos de Obama y de la Europa del buenismo.

    el Telediario español dijo que milicias iraníes entraban en Alepo. Sabido es que desde el comienzo de esta absurda guerra el Irán chiita apoya a Bachir el Asad, pero no son tan necios como para enviar soldados, deben referirse a la excelente milicia chiita de Hizbula, mayoritariamente universitaria y brava en combate (son los que más teme Israel), solo que volvieron a equivocarse (voluntariamente, claro está) porque Hizbulá es libanesa.

    La guerra sigue, y hay que exterminar esa hidra satánica del ISIS pero de momento, demos gracias a Dios de que Alepo ha sido liberado, ningún ciudadano de Alepo que haya aguantado estos cinco años quiere irse ahora, los que huyen son mayormente la canalla terrorista que se temen ser ajusticiados, de ahí tanta confusión y tanto control con los autobuses por parte de las fuerzas regulares, son los propios observadores iraníes los que no van a dejar escapar ningun terrorista asesino sunita y hacen muy bien. La guerra continuará pero la liberación de Alepo es el preludio de una Navidad con esperanza de paz para todos los hombres de buena voluntad; el Nuncio Apostólico ha dicho que aunque no tienen electricidad colocarán el árbol con adornos. Inch-Alah.