Víctor Arribas

Pie de foto: El futuro del Reino Unido, entre drogas y planes sobre el Brexit. AFP/STF

Análisis de los diez candidatos para Downing Street

La batalla por liderar el Partido Conservador británico ha empezado tras el anuncio de dimisión de Theresa May, que será efectiva en las próximas semanas. Uno de los diez dirigentes que aspiran a dirigir una de las formaciones políticas con más solera de la política europea, los tories, logrará el liderazgo y se convertirá en primer ministro. Todos ellos apuestan por la salida. Uno se ha quedado por el camino, y era el único que defendía claramente un segundo referéndum: Sam Gyimah. Siete han reconocido haber consumido drogas alguna vez. Los 313 diputados conservadores deben decidir el jueves en una primera votación a la que seguirán otras cuatro más, en la última de las cuales solo quedarán dos candidatos a los que podrán votar todos los afiliados del partido. Un sistema que en España es aún inédito y que, salvando el procedimiento de urgencia con el que está diseñado, se parece más a las primarias norteamericanas con sus caucus y asambleas locales. 

Estos son, ordenados alfabéticamente, los diez nombres que han pasado el primer corte e inician su campaña.

MICHAEL GOVE (Edimburgo, 1967)

Es uno de los cinco candidatos que son ministros en la actualidad, ocupa la cartera de Medio Ambiente. Es el primer gran aspirante al trono de May. Gove es partidario de estudiar una posible prórroga en la nueva fecha prevista de salida del 31 de octubre. Pero en tiempos fue un fiel colaborador de Boris Johnson, uno de los paladines anti-UE, aunque su traición obligó a éste a abandonar sus aspiraciones de liderato conservador. Ahora se medirá a él en igualdad de condiciones. 

Tiene experiencia en los medios de comunicación porque colaboró con el Times como columnista. Es parlamentario representando a la circunscripción de Surrey Heat, en el sureste de Inglaterra. En los últimos días ha reconocido haber consumido cocaína, para evitar efectos negativos de las imágenes que van a salir a la luz. 

MATT HANCOCK (Chester, 1978)

Es ministro de Sanidad de May y solo tiene 40 años, la mayoría de ellos dedicados a la actividad política. Fue miembro de los Comunes representando el condado de West Suffolk, y como curiosidad ha sido el primer miembro del Parlamento (MP) en lanzar una aplicación propia para teléfonos móviles, en la que va informando de todas sus actividades. Es el menos radical respecto a la salida de la UE, ya que apoya un acuerdo que satisfaga a las dos partes por igual (cosa hasta ahora imposible de hallar). 

MARK HARPER (Swindon, 1970)

Harper fue ministro de Inmigración con el primer ministro David Cameron. Miembro del Parlamento representando a los electores de Forest of Dean, en el condado de Gloucestershire. Apuesta por una prórroga del plazo actual para el Brexit, aunque pocos le dan opciones reales de conseguir el liderazgo en el partido. 

JEREMY HUNT (Kennington,1966)

El ministro de Asuntos Exteriores y jefe del Foreign Office es un auténtico moderado en su posición respecto al acuerdo de retirada. Es uno de los favoritos, y está considerado como un hombre de Estado. En los prolegómenos de su campaña ha recibido el apoyo inestimable de la ministra de Trabajo, Amber Rudd, que ha pedido el final de la fanfarronería. Hunt, parlamentario por South West Surrey,  cree que Europa podría retocar lo que ya se ha pactado, algo que los portavoces de la UE niegan sistemáticamente. Para ello presume de su perfil negociador, que ha demostrado en la política y en el mundo empresarial. Su obsesión es salvar a los tories del riesgo que les acucia: la desaparición de un partido histórico y centenario. 

SAJID JAVID (Rochdale, 1969)

Javid es de origen pakistaní, MP por la circunscripción de Bromsgrove en Worcestershire. Un peso pesado en el gobierno May, que ostenta la cartera de Interior, con personalidad política propia y con algunas opciones en la carrera por el liderazgo. Se ha ganado el respeto de la ciudadanía británica multicultural, sus raíces ayudan a ello: su padre fue conductor de autobús. Defiende una posición euroescéptica que ha ido evolucionando desde su rechazo al Brexit en 2016. Ha prometido una inversión de 500 millones de libras para resolver el problema de la frontera de las dos Irlandas. 

BORIS JOHNSON (Nueva York, 1964)

Es el gran favorito y a su favor juegan la popularidad y su experiencia en distintos gobiernos (fue alcalde de Londres y ministro de Exteriores). Fue uno de los principales defensores del “Vote Leave” en la campaña de 2016. Muestra verdadera cabezonería en su postura de que el Reino Unido debe salir de la UE el 31 de octubre y no permanecer en ella ni un minuto más, aunque sea a costa de un Brexit duro (nunca será lo suficiente para él). De momento ya se ha mostrado partidario en The Sunday Timesde que no se abonen los 40 millones de libras de la deuda con el club europeo, tal y como bravuconeó Donald Trump en su visita de la semana pasada a Londres y Portsmouth. Él propone a cambio una bajada de impuestos al ahorrarse ese dinero. 

ANDREA LEADSOM (Aylesbury, 1963)

Saltó a los titulares de los medios de comunicación de todo el mundo al dimitir, hace apenas dos semanas, como líder de los conservadores en el Parlamento. Fue la mujer que aupó a May a la jefatura del gobierno, y la que con su renuncia abrió su camino de salida. MP por la circunscripción de South Northamptonshire, no quiere que se renegocie el acuerdo de salida y apuesta por una salida ordenada. Es muy popular en las filas conservadoras, por su sentido de la lealtad al apoyar a su amiga Theresa, algo que los británicos valoran sobremanera. 

ESTHER McVEY (Liverpool, 1967)

Podríamos decir que representa al ala radical de los tories. Acaba de fundar la facción Blue Collar, en alusión a la expresión que simboliza la lucha de los “cuellos azules”, los sectores más básicos en las cadenas de producción. Su propuesta estrella es reducir las asignaciones de ayuda a la inmigración y emplear el dinero ahorrado en más policía y colegios. Fue presentadora de televisión, y ahora parece más una outsider que una candidata con opciones reales... pero esto es el siglo XXI y en política ya nos ha dado muestras de lo que es capaz. 

DOMINIC RAAB (Buckinghamshire, 1974)

El ex ministro para el Brexit, cargo al que llegó tras la renuncia de David Davis. Es diputado por Esher and Walton, The Times le ha colocado en la parrilla de salida de la carrera electoral, al situarle segundo después de Johnson con mejor estimación de voto. No está dispuesto a que la frontera con Irlanda sea abierta y por eso enmienda el actual acuerdo y llega tan lejos que ha hablado incluso de suspender las competencias del Parlamento para que no impida la salida de la UE por las bravas. 

RORY STEWART (Hong Kong, 1973)

Otro componente del gabinete May, secretario de desarrollo internacional, y uno de los principales opositores a la posición radical de salida. Defiende el plan de la primera ministra, lo que le resta muchas opciones ya que ha sido rechazado varias veces en el Parlamento. Partidario del Brexit blando, ha sido el primero en reconocer haber consumido en el pasado drogas duras, una costumbre ya en esta campaña de bolsillos y conciencias de cristal.