Anwar Zibaoui

A pesar de los planes para desarrollar su propia industria turística y transformarse en destino, el Golfo sigue siendo una región emisora de turistas con alta capacidad de gasto. Largos períodos de buen tiempo, y tener la sede de las tres mejores aerolíneas del mundo, Emirates, Qatar Airways y Etihad Airways, entre otras ventajas, no evitan que el turismo saliente haya crecido en los últimos años, alcanzando unos gastos superiores a los 60.000 millones de euros en 2017. Una cifra similar a los ingresos de España por turismo, con 82 millones de visitantes el mismo año. Es decir, que el turismo saliente de los seis países de la península Arábiga tiene un gasto 6.5 veces más alto que el promedio mundial. 

Los viajeros de esta región son en su mayoría jóvenes y orientados a la familia, con grandes ingresos disponibles, y que buscan alojamiento, comida y servicios de alta calidad. Valoran la variedad de atracciones y paisajes, la infraestructura desarrollada y los sistemas comunes de visa y moneda, que facilitan los viajes de múltiples destinos.
Consideran que Europa ofrece diversidad de experiencias, así como oportunidades para comprar lujo, marcas y moda. Las barreras para reservar un viaje a Europa incluyen cuestiones de seguridad y protección, y el idioma, entre otras.
Son viajeros experimentados. Un 80% hace uno o dos viajes al año. Planifican con antelación, y prefieren ir a destinos directos. Para facilitar su llegada, es clave comprender que les interesa el ocio familiar, el paisaje, y la cultura, y no están condicionados por el sol y playa.
Es importante disponer de una visión general de sus perspectivas, y comprender el perfil de esos viajeros. Europa puede desarrollar productos turísticos paneuropeos específicos para atraer a los turistas que buscan visitar múltiples destinos.
Barcelona está de moda en los países del Golfo. La ciudad y la pasión por el Futbol y el Barça son factores de peso, y no dejan de ser claves los vuelos directos que las compañías aéreas del Golfo - la última de ellas, Etihad - han establecido para facilitar estas llegadas. Además, varios hoteles emblemáticos de la ciudad son propiedad de inversores de esta región. Es decir, Barcelona está en la agenda de estos turistas. Pero, captar estos viajeros implica impulsar programas específicos para promocionar Barcelona en esa región.
En la era del LowCost y los problemas derivados del turismo masivo, este turista excepcional escasea. El éxito de Barcelona y los otros destinos europeos, dependerá de ofrecer productos unificados para atraer a estos millones de turistas deseados.