F. Javier Blasco

Frase esta que normalmente se dice o aplica en España cuando más de un sujeto, grupo o movimiento han intervenido de forma activa o pasiva para crear y engordar un problema y, tras el fatal desenlace del mismo, normalmente, ninguno de ellos asume su responsabilidad en dicho resultado y ni siquiera en el inicio del mismo.

Esto es lo que hemos vivido en España en la última semana. Una moción de censura contra un gobierno que, tras prometérselas muy felices nada más aprobar los presupuestos, escasas horas antes, le ha costado el puesto y la gobernanza de un país que tras mucho y difíciles problemas se encontraba en la recta final de la mejora de su prestigio internacional y en una clara y patente recuperación económica y casi social.

Hace una semana publiqué en estos mismos medios un trabajo al que titulé Quo vadis España [1]. En él explicaba, de forma pormenorizada, la situación política, los argumentos y falacias en los que se basaba dicha moción y esbozaba mi previsión sobre lo que con mayor probabilidad podría ocurrir. También anunciaba que todo era posible, aunque para ello se precisaran de auténticas aberraciones para conseguir los apoyos necesarios en dicha operación. Operación, urdida y mascullada desde bastante tiempo atrás, aparentando cierta improvisación, que ha sido plenamente engrasada tras declarar reiteradamente auténticas MENTIRAS para crear un falso ambiente de falta de confianza generalizada en el gobierno, de repudia a sus políticas y sobre la necesidad de limpieza democrática que, solo se consigue, con la anulación del Partido Popular [2].

Operación que fue culminada con una malintencionada mano tendida disfrazada de una “salida digna” a la situación materializada con la renuncia de Rajoy, lo que, en realidad no era más que una segunda humillación en doble acto ya que el buen resultado de dicha salida, para ser efectivo, precisaba el apoyo directo o indirecto de aquellos que habían urdido el problema. Apoyo que, por cierto, fue solicitado clara y públicamente, en sede parlamentaria, de forma reiterada y explicita tanto por Rajoy como por el portavoz del PP al candidato Sánchez y a otros implicados como Ciudadanos y de los que no obtuvieron más que sonrisas cómplices al puro estilo del niño malcriado que se sabe descubierto por sus progenitores o tutores en una de sus mentiras o travesuras.

Ya tenemos un nuevo presidente del Gobierno que ha llegado a dicho puesto contra la mayor parte de los pronósticos. Da la sensación de que el PSOE, en este siglo, es incapaz de alcanzar la presidencia del gobierno como debe ser: con fundamentos, programas, de forma tranquila y tras unas elecciones totalmente reposadas y limpias. Es la segunda vez consecutiva que el PSOE tumba al PP de forma súbita, sin haberse preparado para ello previa y adecuadamente, con argumentos saduceos, mentirosos, exagerados y estrepitosos; traspasando muchas dificultades, urdiendo complots inexistentes. Lo logra empleando medios legales, pero a mí personal entender, poco legítimos o, al menos, no muy limpios [3]. En esta ocasión ha precisado el apoyo explícito de todos los partidos radicales, separatistas, nacionalistas, xenófobos, populistas, independistas y filo terroristas que trabajan y seguirán trabajando [4] en romper y desestabilizar España a toda costa.

También apuntaba en aquel trabajo que no eran pocos los argumentos en los que se basaba la posibilidad del triste desenlace de esta situación y que para ello haría falta la combinación de muchos actos y actores y cierta concatenación de efectos rebote que clara y certeramente influyeran los unos en los otros. 

Para ver en detalle esto último deberíamos fijarnos en primer lugar en el propio candidato, el Sr. Sánchez y su partido el PSOE. Un partido que, teniéndole como secretario general, era consciente de que últimamente su prestigio entre los votantes y seguidores era cada vez más decreciente –perdiendo votos y escaños en dos últimos procesos electorales seguidos de 2015 y 2016 y con tendencia a la baja-. A ello hay que añadir que el desgaste de partido que produjo su postura totalmente obstruccionista y el peligroso intento de acercamiento en 2015, para intentar formar gobierno, a los ya citados partidos lo que provocó la expulsión literal de Sánchez de su cargo y hasta casi, de su partido.

Los llamados barones del PSOE alarmados por la carga que podría suponer el recibir unos poco recomendables y malintencionados apoyos a cambio de suplir las deficiencias personales no logradas en las urnas y por las imposibles prebendas que aquellos pudieran exigir a cambio, decidieron nombrar una gestora que tomara las riendas del partido y recondujese la otrora vocación del partido socialista al servicio a España y se alejara de inventos y gobiernos que, a su vez, fueron calificados por el propio partido de “gobiernos Frankenstein” por ir claramente contra la idea del PSOE y del sostenimiento y desarrollo del Estado acorde a la Constitución de 1978. 

El entonces defenestrado Sánchez, cogió el cesto de las chufas y abandonó cobardemente y por la puerta de atrás su escaño en el Parlamento –para no seguir las directrices de la gestora tendentes a darle una solución a la situación de impasse; tras nueve meses de parálisis política en España forzada y creada exclusivamente por él mismo- y hasta, por aquel entonces y según algunos de sus allegados, estuvo en un tris de abandonar la política. Cosa que no hizo gracias a un puñado de incondicionales, su más que conocida cabezonería, su enorme capacidad para crear y almacenar el rencor y porque, realmente, vivir fuera de las mamandurrias de esta, le ofrecía pocas alternativas ya que no se le conocen grandes logros profesionales fuera de la política, ni siquiera en su corta faceta como jugador de baloncesto y hasta existen y planean determinados testimonios en Internet que aseguran que su propia tesis doctoral fue elaborada por manos y mentes de su partido bastante ajenas a él.

Con este triste bagaje y con la fuerte esperanza de resarcirse de las ofensas sufridas, decidió dar la batalla de nuevo, empezando desde abajo y enfrentarse al nutrido grupo de barones que confiados en sus propias mayorías y fuerzas dentro del partido le dieron por totalmente fuera de foco, menospreciaron sus incipientes movimientos y  decidieron no perder el tiempo en hacer caso a  las capacidades y posibilidades de sus intrigantes maniobras con las que, paso a paso, buscó el apoyo de las bases (los afiliados) al más puro estilo populista de Chávez, Maduro o Iglesias. Estilo que siempre ha dado y sigue dando resultados a los filibusteros y al que estos solo recurren en los momentos que les interesa tal y como hemos visto allá en Venezuela y en la forma de solventar el llamado caso “del nada despreciable chalet con piscina y casa de invitados”; pero no para tomar decisiones de trascendencia como la de presentar una moción de censura al gobierno. En aquel tiempo, todos estaban convencidos de que Sánchez no tenía nada que hacer y, por si acaso para cerrarle todas las puertas, hasta se hizo correr la idea de que si este triunfara, sería el origen del fin del PSOE [5] .

Como consecuencia y mala gestión por parte del partido de todo lo anterior, venció a los confiados, cerró y defenestró a la gestora, puso sus grandes condiciones a los "supervivientes" barones hostiles y postergó casi al ostracismo a todo aquel cargo o diputado socialista que le hubiera hecho el menor feo o se hubiera opuesto abiertamente a sus pretensiones. Una vez más, actuó con el mejor y poco refinado estilo populista basado en la revancha.

Pasado un año de todo aquello, nos encontramos con que Sánchez había recuperado su poder interno, pero no tenía escaño propio en las Cortes, las encuestas recientes continuaban dando sistemáticamente un decreciente número de votos y escaños para el partido bajo su batuta. Iglesias (Podemos), una vez superado el tema de su casoplón, volvía imprimir cierta velocidad a la carrera de despegue de su partido y ya se apuntaba a que esta vez sí podía afrontar el tantas veces repetido y nunca alcanzado sorpasso. Por otro lado, el inquieto, continuamente cambiante, ansioso y poco fiable Rivera (Ciudadanos) parecía copar todas las preferencias electorales y por último, y no por ello nada despreciable, el gobierno acababa de darle su mayor disgusto; aprobar los presupuestos que le daban alas para continuar en su posición hasta casi o el fin de la legislatura. Sánchez se había significado muchas veces en el sentido de que, si el PP no sacaba los presupuestos de 2018, debería dimitir automáticamente. 

Un peligroso combinado que influía y mucho en que la pantalla de popularidad y mangoneo personal y del partido llegara, de nuevo y con mucha probabilidad, al borde de la mínima expresión e importancia de cara a las inminentes elecciones locales, regionales y europeas y con pocas esperanzas para las generales dentro de año y medio o dos años a lo sumo.

Para colmo de males, tuvo que significarse en hechos importantes con su impostado y muy forzado –por hacerlo con muchos reparos y muy nocivas exigencias- “sentido de Estado” con el tema del separatismo catalán y el “mermado y calculado apoyo "a la aplicación del Art. 155 de la Constitución y al papel de liderazgo del gobierno en esto.

Un gobierno, que muy a su pesar, seguía en manos de su intragable y odiado personal enemigo. Tanto se implicó en estos temas, aunque fuera a su pesar, que hasta fue objeto, hace pocos días, de grandes elogios por parte del presidente Rajoy en uno de sus, continuos rifirrafes a cara de perro con el intransigente y siempre molesto Rivera. Un grave error de Rajoy, que le ha costado caro, ya que no supo ver la realidad de la situación ni medir las consecuencias de aquellas, así lo creo, sinceras palabras.

Eran el colmo, el PSOE y su casi desaparecido secretario general estaban al borde del más estrepitoso fracaso, en boca de todos y alejándose cada vez más de liderar la oposición al gobierno por mucho que se hubiera esforzado en tumbar la gestión de sus próximos presupuestos. Tanto era así, que muchas encuestas ya les mandaban al cuarto lugar del ranking de popularidad e intención de voto. Había que hacer algo, importante, rotundo y rápido para darle un giro copernicano a la situación.

De pronto, la más que exagerada, sesgada y malintencionada interpretación de ciertas frases incluidas posiblemente con cierta "perversión y hasta maldad" en una sentencia, que casi nadie ha leído en su integridad, que aún no es definitiva y que se publicó con un potente voto particular en contra por parte del presidente de dicho tribunal sobre un caso de corrupción local, que como pieza separada de otros casos de corrupción solo debía referirse a unos hechos efectuados quince años atrás y limitados a la financiación de unas elecciones locales en dos ciudades madrileñas. Una sentencia, dictada a su vez por un tribunal cuya, “tendencia y preferencia” política alguno de sus miembros ya que todo apunta a que deja mucho que desear por la aparente falta de imparcialidad o excesiva dureza en la administración de Justicia [6]. Esto logró, por si misma o inducida con anterioridad, que saltaran las alarmas, cuando todo el mundo, de hecho, ya la conocía en todo su alcance y amplitud de antemano -por ciertas y diversas intencionadas filtraciones-  e hizo aflorar con una fuerza inusitada la posibilidad de morder el cuello del presidente del PP y del Gobierno y por extensión a todo su gobierno en un mismo saco a nada que se exagere, cambie ligeramente y se module adecuadamente el contenido de aquella.

Solo quedaba amplificarlo y trasladarlo al resto de partidos políticos –todos ellos muy prestos a ver, desde lejos, la paja en el ojo ajeno y totalmente ciegos a encontrar la viga en el propio o afín aunque sea a corta distancia- y encuentre el camino fuertemente adobado y sazonado por una calle agitada y manoseada de antemano y los miserables y tremendamente dirigidos y agradecidos medios de comunicación, determinados y no pocos decantados y miserables “profesionales de análisis político”, tertulias apropiadas y las poco fiables y fácilmente inflamables redes sociales.

La tormenta perfecta estaba servida y ya sobre la mesa, ahora solo faltaba urdirla y representarla adecuadamente para que no volvieran a saltar las alarmas internas en el PSOE ni en la totalmente dividida y desnortada Cámara de los diputados. Los urdidores sabían que, con un poco de tiento, mucha falacia y gran contenido de mentira, exagerada al máximo, se podrían dar unos resultados, que una inmensa mayoría, hasta más avezados personajes y analistas de la política, daba por imposible.

Solo algunos, incluso el mismo Rajoy pensábamos que podía tener éxito y que muchas cosas estaban ocurriendo bajo el mantel de la mesa a pesar de que constantemente se prometía a diestro y siniestro que no había nada de nada, solo unos calificados como “contactos de cortesía” con TODOS los grupos políticos –aunque solo fueran preferentemente con los de su cuerda y pelaje-; que nadie se preocupara y que Sánchez, como verdadero y enfadado hombre de Estado” esperaba que todos los diputados del arco parlamentario, hasta los del PP, le votaran por limpieza y compromiso democrático ante la “grave crisis política y alarma social” creada tras conocerse la reiterada sentencia.

¿Puede haber mayor falacia? Una felonía y engaño como este ha pillado a la inmensa mayoría de los españoles literalmente con el culo al aire. Incluso, dos o tres días antes de presentar la moción, cuando Sánchez se dignó a informar –poco, mal y con mucho reparo- a su Ejecutiva, salieron en tromba todos los barones, incluso los últimos perdedores, a participar en cualquiera de los medios posibles para defender –ahora veo que o era con la boca pequeña, o también estaban engañados o nos quisieron engañar a los demás con la teoría de que PSOE había aprendido la lección, seguía manteniendo sus principios y no pactaría jamás con separatistas, populistas, independentistas y filo terroristas

Como prueba de lo afirmado, basta con ver y escuchar las hemerotecas tan solo de la semana pasada y repasar sus declaraciones. Solo tres días más tarde, todos vimos lo que pasó; ninguno de ellos ha tenido la dignidad de salir en los mismos medios a decir nada, ni la más mínima explicación sobre sus engañosas o engañadas afirmaciones. Al contrario, han salido con una sonrisa y cara de corderito a felicitar a su secretario general por la “exitosa” maniobra y para ponerse a su entera disposición. Qué vergüenza, qué descaro y qué enorme falta de fundamento.

Tanto el mismo Sánchez como su poco afortunado para la palabra, asustado, opaco, aburrido, malintencionado y lenguaraz secretario de organización, Sr. Ábalos -cual tamborilero que en la Edad Media abría las Ejecuciones públicas y que le precedió en el anuncio de la moción de censura- pretendieron engañar a España, a los españoles y al mismo Rajoy velando o descubriendo a medias las verdaderas intenciones en lo referente a los apoyos cosechados, el camino a seguir en asuntos de grande o grave trascendencia y hasta donde pretendían llegar en sus más que seguras concesiones empleando las medias tintas en su discurso con las que se pretendía al mismo tiempo, nadar y guardar la ropa. Todo ello, sin dar a conocer un verdadero, detallado, cuantificado y estructurado Programa de Gobierno (7] con el que ganar la moción de censura y las líneas maestras en asuntos vitales como: la macroeconomía, la cooperación internacional, seguridad y defensa, las relaciones exteriores e internas de Estado.

Solo recibimos algunas vagas referencias al mantenimiento de un dialogo con todos, aunque sin especificar, posibles derogaciones parciales en algunas leyes que les vienen machaconamente entreteniendo y martirizando desde hace tiempo y, cosa inaudita, al mantenimiento de los presupuestos elaborados varios días antes por el PP. Presupuestos, a los que se habían opuesto con todas sus fuerzas y que fueron tildados por ellos como los peores, más sectarios y antisociales del mundo. Al parecer, ese escaso y poco coherente mensaje fue el que “oficialmente” debió convencer a la mayoría de la Cámara para darle su voto afirmativo. Qué poco, qué rastrero; de pena.  

Algunos cayeron en el engaño y la falacia del candidato, tremendamente experto en vender humo, animar a los desanimados y hacerse querer y perdonar por todos como si él fuera un niño inmaculado, que nunca ha roto un plato, que va de perfecto por la vida, jamás se equivoca, no abandona un camino recto ya trazado o consensuado y que se caracteriza por su sentido de Estado y el mayor respeto a la Constitución y a la Unidad e Integridad territorial.

Muchos, sí; pero no Rajoy, pronto le descubrió el flanco y le lanzó una batería de preguntas a las que Sánchez debía contestar con acierto si quería contar con los apoyos ya prometidos y atados o consensuados, que no caídos del cielo como pretendía hacer ver a los demás. Preguntas que cual andanadas en la línea de flotación de un buque fueron mortíferas de necesidad. El candidato no tuvo más remedio que retractarse, desandar parte del meditado y mentiroso camino andado, lleno de pos verdades y falacias y dejar entrever la patita; aunque a fuer de ser cierto, no mucho.

No lo hizo en tal momento; tampoco, por la tarde ante las consensuadas y manidamente calmadas o disimuladas exigencias de los que iban a "examinarle" para "decidir" si o no apoyarle. Ni tampoco al día siguiente ante el voraz, bien preparado y certero interrogatorio del portavoz del PP. Daba igual, la cuestión era aguantar el chaparón, poner ciertas carantoñas de enfado o disgusto, negar con gestos algunas de las cosas y esperar a que pasara el mal tiempo. No mojarse o muy poco para que, en breve, no pueda ser reprochado por "seguidores o detractores" los sobre sus ideas, planes y acuerdos.

A la vista del poco éxito de su vocero del día anterior; Sánchez decidió que el día uno de junio, fecha de la ignominia, fuera la portavoz del PSOE la que le aplaudiera, baboseara y sirviera en bandeja el agradecimiento del PSOE por su proeza y, al mismo tiempo nos ofreciera dos lindezas nada despreciables. La primera de ellas, se reduce a que el estilo de gobierno de Sánchez se basaría en el mismo que el nefasto e inolvidable, por nocivo y pernicioso, sistema de gobierno del último presidente socialista, Zapatero; un hombre que además de su actual, penoso y muy criticado por todos papel en Venezuela, dejó e España en la ruina, aumentó en más de tres millones y medio el número de parados y propició diversos casos de corrupción de partido sobre la base de contratos suscritos y pagados por organismos gubernamentales; casos que, por cierto, ahora empiezan a ver la luz, aunque mucho me temo que, como de costumbre, estos no cuenten para nadie a la hora de ser censurados públicamente.

La segunda lindeza que nos dejó se basó en aprovechar su profesión de jueza, para creyéndose en posesión de cierto renombre y credibilidad en temas legales, volver a apostillar y remachar las falacias extraídas de la sentencia apoyándose en la exageración y las medias mentiras. Cosa que fue claramente rebatida por el portavoz del PP dejando ver sus falsedades y todo ello lo aderezó con dos incuestionables; la no verdad de lo mantenido por ella y la no infalibilidad de los jueces. Para esto, se apoyó en un hecho, no muy conocido, -una sentencia totalmente injusta -cuya referencia en Internet no he logrado encontrar- dictada por ella como jueza en un caso en el que el duramente condenado, posteriormente se demostró que no era el autor del delito imputado-.

Como guinda y resumen de su actuación la acusó, oficialmente y en sede parlamentaria de mentir. Acusación, que no fue rebatida por la Sra. Robles, ni exigida su rectificación; ¿será por aquello de que el que calla otorga?  

Aunque no tengo ninguna formación legal ni jurídica, si sé que cuando una persona es citada como testigo ante un tribunal (caso de Rajoy y otros miembros del PP en el juicio de Gurtel) tiene la obligación, so pena de cometer delito, de decir siempre la verdad en sus declaraciones. Si no fuera así, el Tribunal debe preceder contra el declarante por mentir en sede judicial en calidad de testigo. Dado que dicha apertura de procedimiento por mentir no fue el caso, entiendo que las apreciaciones personales o inducidas por otro, sin haber sido probadas ni corregidas legalmente por dicho Tribunal, en su caso, son totalmente gratuitas, fuera de lo estrictamente legal y yo diría que, hasta posiblemente cercanas a algún tipo de delito. Los abogados y los jueces dirán, si es que quieren entrar en ello.

Ya advertía en mi anterior trabajo del peligro en España de la galopante influencia en la política por parte de los administradores de Justicia como consecuencia de la creciente politización de gran parte de ellos. La mayor y más grave acusación que ha recibido Rajoy en esta semana y la principal causa que ha ocasionado su censura ha sido la tan cacareada apreciación o sentimiento y sin concreción de “falta de credibilidad ante la justicia”. De ello se han ido derivando todo tipo de acusaciones y desprestigios políticos y personales.

Es muy tiste comprobar la influencia de un acto judicial real en un "juicio" puramente político, barato, malintencionado, falaz y de grandes repercusiones para la marcha del Estado como ha sido el haber provocado la caída de todo un gobierno al servir de única base para una moción de censura. Deberíamos prestar un poco más de atención a estos temas, que no son valides.       

Además de los ya mencionados elementos esenciales, existe otro grupo de actores que con su cobarde y rastrera actuación han intervenido o influido y mucho en el desenlace de este tema. Me refiero en este caso al Partido Nacionalista Vasco (PNV). Un partido que tradicionalmente viene jugado con España y sus gobiernos; pero siempre a su favor y en contra de los intereses reales del Estado. Totalmente despreciable su muchas veces testada nula o peligrosa fiabilidad en el que, cual clavo ardiendo y a falta de otros apoyos de consenso de estado, Rajoy tuvo que depositar sus esperanzas para cerrar los presupuestos del 2018 tras muchas y cuantiosas prebendas en forma de grandes exenciones en cotizaciones, mejores repartos de benéficos fiscales y fuertes inversiones presupuestarias.

Que el PNV se hubiera prestado a esta maniobra junto al PP suponía otro grave problema y agravio para el PSOE, ya que cerraba la aprobación de los presupuestos en su contra a pesar de ser socios de gobierno allá en el País Vasco. La única salida para Sánchez ante tal situación era darle la vuelta al calcetín para en un movimiento trilero asegurarle la continuidad y estabilidad del gobierno vasco y emplear y mantener los mismos elementos económicos, si el PNV le daba su apoyo en la moción contra el PP.

Mientras se siga manteniendo la Ley Electoral vigente y su sistema de repartición de cotas de poder que, incomprensible y comparativamente, otorga mucho más peso específico a los partidos locales y nacionalistas a pesar del escaso número de votos obtenidos, España estará sometida al eterno chantaje de estos voraces y rastreros chacales.

En el mismo capítulo de las traiciones por parte de los partidos políticos, toma especial relevancia y significado el de Ciudadanos; un partido que, sin haber demostrado nada en la arena política salvo mucho ruido, pocas nueces, tremenda discordia y exigencias casi a muerte, según sea el partido a explotar; cuenta inexplicablemente con un número creciente de seguidores, muchos apoyos externos -algunos de difícil cuantificación y puede, que hasta peligrosa justificación- en el mundo empresarial, la banca y los medios de comunicación, estudio de mercado y publicidad.

Su fama de duro contra la corrupción depende del lugar y partido de aplicación sobre los que, una vez decididos, se empeña con auténtica saña. Al mismo tiempo que es capaz de cortejar y acordar con las izquierdas y las derechas, lo es de mimetizarse e incluso de caer en una auténtica amnesia ante casos de corrupción mucho más relevantes como son los múltiples, conocidos o por conocer en toda Andalucía, donde mantiene con su apoyo a gobiernos socialistas de diversa índole que han vivido de la mamandurria, el despilfarro y el clientelismo -que no olvidemos es una clara forma de corrupción electoral traducirse literalmente en votos y apoyos-.

En este caso, y como sabemos no es solo una opinión mía, fue el primero en abrir el melón o lanzar la primera piedra contra el “proscrito, apestado y deleznable” Rajoy, aunque luego, al ser acusado públicamente de ello, como siempre, aparecen representando una mamarrachez, con cara de inocencia, hiperventilando y gesticulado en demasía. Con su actitud y declaraciones abrió la carrera a diversas mociones de censura; la del PSOE, la de su propio partido y la de que Iglesias ya preparaba por su falta de confianza de que la de Sánchez fracasara.

Su siempre enfadado, ofendido, nervioso, singular y casto presidente –quien no olvidemos se dio a conocer en política posando, hace años, casi desnudo en las vallas publicitarias- no solo declaró por finiquitado su apoyo[8] a la legislatura y por tanto esta, sino que exigió nuevas elecciones de forma urgente e inició los contactos con el PSOE para lanzar una sui géneris moción de censura en la que no dudó en ceder la cabeza visible de la misma a uno cualquiera de tres significativos socialistas elegidos por él mismo y aunque, al parecer, ninguno sabía nada y ya todos están fuera de la órbita de actualidad política; siempre y en tanto, que dicha moción se tradujera en unas inminentes elecciones generales y si Rajoy no las convocaba motu propio. En su modus de trabajo habitual -echar la piedra y esconder la mano- esperaba que fuera el PSOE el que tragara el anzuelo o señuelo y realizara el trabajo sucio de encontrar los apoyos necesarios para completar la obligatoria mayoría absoluta

Totalmente obsesionado por sus aparentes buenos resultados en las encuestas [9], solo vive por y para ellas, buscando y amenazando, aunque siempre al PP como bien sabemos, ante cualquier situación de conflicto, por leves que sean las causas que lo originaron; propiciando con ello la amplificación de todos ellos.

Últimamente, sostiene y defiende en todas sus disputas la amenaza de forzar la celebración de unos comicios donde sea con la creencia, cierta o no, de que ellos serán capaces de ganarlos. En definitiva, un partido muy poco o nada fiable y yo diría, que hasta poco recomendable para contar con él en cualquier tema de importancia hasta que no cambie de líder, ideario o muestre mucha mayor madurez; o bien, sea más comedido en sus forzamientos y mida mucho mejor sus palabras y amenazas para evitar levantar o sembrar alarmas de las que luego hay que arrepentirse y no se puede salir.

Se ha hablado y mantenido hasta la saciedad que el “impoluto” Sánchez no ha participado en ningún contacto previo ni propiciado promesas post moción. Yo lo dudo mucho; pero dicho esto, si pienso y entiendo que, salvo para los acuerdos con el PNV, ha dejado en las manos de Pablo Iglesias y “los rufianes” separatistas de turno la labor sucia, oscura de las medias tintas –por otro lado, muy propia de ellos- sobre ciertos apaños, deseados, insinuados o ya cerrados, que nunca saldrán a la vista salvo que hayan sido de mucho calado, difícil o imposible justificación.

Mucho me temo que aquellos balbuceos del ya presidente en sus discursos, preguntas y respuestas durante la moción referentes al concepto de nación y de España como tal, vuelvan por los cauces, que ya parecían superados como la nación de naciones o los varios estados federales. Una cosa que hace saltar las alarmas es que, al parecer, el primer nombramiento que quiere realizar es el del Fiscal General del Estado. Esperemos que no volvamos a encontrarnos con uno como aquel de tan fausto recuerdo que defendía que “las togas deben mancharse con el polvo del camino” [10] en clara referencia a que la justicia debe adaptarse a la situación política -y por lo tanto coyuntural y caprichosa del momento-. Pronto veremos si se mantienen o cambian las acusaciones y los delitos que la nueva fiscalía aplique en los casos de los políticos catalanes que se llevan sobre los huidos y los encausados por la Audiencia Nacional y el Supremo.  

Las gruesas y muy duras palabras pronunciadas por Sánchez hace pocos días contra el actual president de la Generalidad, no se apagan o compensan solo con “el gusto” que proporciona el haber derrocado y echado de la Moncloa a Rajoy, como, al parecer era lo único que les unía a Sánchez y a todos los que apoyaron.

Ya escribí y sostengo, que en política y máxime con los populistas, antisistema, nacionalistas, separatistas y filoterroristas, nada es gratis; todo tiene un precio y este puede ser muy elevado. Habrá que estar expectante y ver cómo reacciona el Estado y sus tres Poderes ante los desagravios que no solo van a llegar, sino que ya han llegado el pasado día 2 de junio con motivo de la toma de posesión del gobierno de la misma y tras el decaimiento del Art. 155 desde el día de hoy.    

Para ir terminando en el reparto de responsabilidades en toda esta trama y tema no debemos olvidar en absoluto el papel jugado por la Prensa, las tertulias, las redes y las televisiones, incluida la propia TVE en la que la mayor parte de sus señoras presentadoras llevan tiempo apareciendo en pantalla vestidas de negro y cual plañideras protestan con dicho símbolo por la falta de libertad de información en el ente público [11].

Debo decir que el asunto me extraña y mucho ya que la mayoría de ellas son ya bastante entradas en años y por lo tanto con mucha experiencia en el medio y, estoy plenamente convencido de que ha habido y habrá épocas mucho peores a las últimas vividas y no precisamente de manos del PP.

En mi opinión es solo un movimiento más que se suma al ruido; porque no he visto jamás mayor diversidad de invitados de todos los partidos, incluso de los separatistas e independentistas, como ahora en las diversas cadenas de la televisión pública.

Es muy significativo el criticar aquello, sobre todo, en un momento que ya sabemos lo que viene pasando en TV3 y otros medios oficiales en Cataluña. Cosa que ocurre precisamente por el empeño e imposición personal de Sánchez al aceptar apoyar la implementación del Art. 155 de la Constitución en aquellas tierras.  

Durante años se ha venido fraguando el apoyo mediático a una conjura sobre la figura de Rajoy por muchos de ellos, yo diría que hasta enfermiza. Dirigida por los capitales que mueven o imponen las editoriales, y llevada de la mano de los llamados plumillas en busca de novedad y cierta rápida fama, pero lo que es peor y con mayor capacidad de daño es la realizada por cadenas de relevancia, diarios de edición nacional, plumas, firmas e intervenciones en tertulias de análisis político. Voceros, editoriales, entrevistas, páginas de opinión y declaraciones en directo deleznables y muy estudiadas y premeditadas que año tras año han venido basando sus esfuerzos en hacerle daño en lo personal y en lo político.

Hay diarios entre los cuatro de mayor tirada en España que dentro de poco deberán cambiar a sus directores y la opinión de la editorial, si es que Rajoy decide desaparecer de la vida pública. Se habrán quedado sin trabajo, aunque puede que, aprovechen dicho cambio para recordar los principios del periodismo y lleguen a aspirar a ejercer su profesión con dignidad. Afirmaciones estas dicho en plan irónico, ya que hoy mismo, he podido escuchar como el director de uno de ellos, muy asiduo en todo tipo de tertulias, remachaba en una de ellas continuar con su ya cansino mantra  echar la culpa de todos los males a Rajoy. Para este señor y su editorial, haga lo que haga Rajoy, siempre está mal y él es el culpable de todo. Su trabajo parece ahora que, tras conseguir ayudar y mucho a desplazarle del gobierno, y como resultado de las razones que él sabrá, se reduzca casi exclusivamente a lo que vulgarmente se conoce como “hacer leña del árbol caído”.

Cosa similar ocurre con determinadas cadenas de televisión, casualmente hoy vivas y en pujanza, o casualidad, gracias al apoyo y sostenimiento que recibieron en su día por parte de ciertos elementos del gobierno de Rajoy y personas muy cercanas al mismo.

De los que dudo puedan regenerarse y cambiar su escabrosa y deleznable manera de escribir y opinar es de aquellos avezados periodistas -muchos de ellos de avanzada edad y de ambos sexos- que abusando de sus canas y puesto en el escalafón del mundo periodístico, supuran odio por todos sus poros, la tinta con la que escriben es roja púrpura y echan vehementemente hasta espuma por sus bocas a la hora de opinar sobre Rajoy.  Son toda una cohorte de baja estofa y calaña que es incapaz de otorgarle un solo segundo o línea de agradecimiento sobre las muchas cosas buenas que ha hecho por el bien de España y los españoles; para ellos eso no existe, todo son maldades y corruptelas por su parte.  

Sobre el ya ex presidente Rajoy debo decirle que ha trabajado y mucho en beneficio de todos los españoles. Soy de los plenamente convencidos de que a pesar de lo que se diga de él, ha sido un hombre honesto en todos sus actos, dotado de amplia inteligencia y cualidades increíbles para la estrategia, capaz de mantener la calma en situaciones límite y de no precipitarse ante los acontecimientos. Cualidades estas últimas, que posiblemente le hayan llevado a la tumba política ya que, tras muchos años de perspicacia y olfato político, quizás ahora por cansancio o por exceso de confianza tras las largas y muy duras batallas libradas en su tiempo de mandato y principalmente en los últimos meses, no haya sido capaz de ver las traiciones que se le acercaban y le abrazaban poco a poco en este trago incomprensible e innoble para él, aunque sólo fueran de momento.

Una persona que heredó un macro partido reformado y adaptado por un político de naturaleza y postura egocéntrica y de poca verborrea, pero con una irrefrenable tendencia al mutismo y al doble sentido a la hora de soltar sus juicios o intervenir escuetamente y que tuvo muy poco tino a la hora de elegir a la mayoría de sus colaboradores más íntimos; Aznar. Que le entregó el partido en situaciones de alarma y gravedad para España ya que no supo gestionarlas tras los atentados del 11M en 2004 por lo que se perdieron las elecciones programadas contra todo pronóstico y que a pesar de haberlo elegido como su sucesor, desde un muy temprano principio, no ha parado de criticarlo y hasta últimamente, según diversas fuentes, parece haberse convertido en el impulsor de Ciudadanos.

Que, tras dos legislaturas duras en la oposición ganó las elecciones con mayoría absoluta y recibió de un irreflexivo socialista una España quebrada, moral, política, social y económicamente; al borde de la quiebra y del rescate total, en medio de una tremenda crisis internacional y con unos problemas de corrupción política y bancaria sin precedentes en la España de los últimos tiempos.

Por todo ello reconozco y aplaudo sus palabras de despedida de todos los españoles [12] porque son ciertas a pesar de que, por ser excesivamente bien pensado y poco mal intencionado, no supo ver llegar o se la ocultaron la intensidad del problema separatista catalán o las verdaderas malas intenciones de aquellos a los que durante años había alimentado hasta literalmente.

Tengo mis grandes dudas con la eficacia y fidelidad de las cúpulas y otros puestos de relevancia de los Servicios de Inteligencia, la Policía y la Guardia Civil que le han acompañado en estos seis años y medio de gobierno. Muchas de ellos proceden de épocas socialistas y no sustituidos por razones poco comprensibles y bastante inexplicables a nada que uno lo medite un poco [13]. Que yo sepa y perciba, ninguna de ellas ha sabido o querido ver llegar alguno de los graves problemas internos que le han llenado de quebraderos de cabeza al gobierno e, incluso, los que le han propiciado su deshonrosa salida.

En definitiva, creo que se merece mucho más respeto que el dado por el impostado por Sánchez tras saberse victorioso. Yo personalmente, le deseo lo mejor en su vida en el más amplio sentido de la palabra ya que él deberá decidir qué hacer con ella en todas sus facetas y como resarcir los muchos, malos, e ingratos momentos sufridos personalmente y por su familia.  Pero, no quiero terminar de hablar de él sin poner en tela de juicio las maledicencias, ojalá sea las últimas vertidas sobre su persona al criticar con saña la no presencia en su escaño durante el resto del debate y no optar por la dimisión antes de que se procediera a la votación.

Ya es hora de que sepamos todos que, en una moción de censura, una vez debatida directamente con el presidente censurado y explicado por el aspirante su programa para corregir los "fallos resaltados" del gobierno censurado, es aquel el que debe someterse a las preguntas e interrogantes del resto de partidos, tratar de convencerles de la idoneidad de sus planes, despejar las dudas que aparezcan y dar todo tipo de explicaciones.

Rajoy, como persona lista que es y bien educada en las lides de Parlamento, ya sabía al final de su intervención que, a pesar de la brillantez de la misma y la incoherencia y grandes lagunas sin resolver o ni siquiera pensar presentadas por parte del aspirante, todo estaba perdido y que la conjura de oponentes -llena de traidores a España- estaba cerrada de antemano y bien atada. Sabía que las intervenciones de la tarde del primer día y la mañana siguiente, salvo la de su partido, iban a convertirse en un aquelarre contra él y el PP, en lugar de ser aprovechadas para lo que como ya he anunciado, debían haber sido salvo que el complot estuviera ya urdido.

Por ello, al no estar él presente en el hemiciclo; las encendidas y ya preparadas palabras de aquellos faltos de corrección o educación y muy limitados en conocimientos democráticos, carecerían de la necesaria munición. No quiso irse a la Moncloa ni dentro o lejos del hemiciclo tras el necesario almuerzo, prefirió permanecer donde comió y siempre en contacto con sus ministros y asesores y no “tomando copas” como muchos ruines detractores y periodistas han dicho, escrito y publicado. Ya vale de ser tan rastreros, la naturaleza y realidad de dicho acto debe considerarse como un gran servicio a su partido al evitar que los ánimos se inflamaran más a base de verter mucha más “basura” sobre el mismo.

Con respecto al dardo envenenado de su tantas veces “ofrecida y cacareada” dimisión ya creo haber dejado claro que, en realidad, no era una mano tendida, sino todo lo contrario una nueva vejación o artimaña más o, a lo sumo, dar paso a la apertura de un nuevo periodo de interinidad de muy difícil resultado para el PP y mucho peor para España ya que, tras meses de contactos y ofertas varias, podía acabar en elecciones generales mucho más legales para el PSOE que la propia moción en un momento en el que las mentiras y las falacias hacían muy poco probables una considerable mejora de resultados. Es mejor dejar pasar el tiempo, que se retrate el nuevo gobierno llegado como lo ha hecho, apoyado por 84 diputados y todos aquellos que quieren partir o desestabilizar España y, entonces ya veremos. Por mucho que digan y pregonen, creo sinceramente que Rajoy con estos dos nobles actos hizo buena la frase de Casto Méndez Núñez, Almirante español en la Guerra Hispano-Sudamericana en 1865 o 1866 que en momentos de grave zozobra de la batalla y ante una rendición ignominiosa vino a decir “Más vale honra sin barcos, que barcos sin honra”.

Mucho se han apresurado algunos medios y en especial RTVE en anunciar durante todo el fin de semana y en demasiadas repetidas ocasiones la “buena acogida exterior” que ha tenido el nuevo presidente (aún sin Gobierno). Pues bien, creo que es justo decir que tanto Alemania como la UE han pasado por momentos de pánico por dos razones fundamentales: saber que Italia estaba en plena deriva y que finalmente queda en manos de los populistas y que, tras una siniestra e inesperada maniobra en España ha llegado al poder el PSOE encabezado por Sánchez. Ambos le conocen perfectamente y saben de su tendencia al despilfarro y tozudez al no seguir los cánones o directrices generales, incluso de su partido. Por ello, solo el aviso de que este va a mantener los presupuestos y compromisos de Rajoy con la UE, ha sido más que suficiente para que el riesgo de su infarto baje a niveles bastante más casi normales. No las tienen todas consigo por los apoyos que le llevaron a la Moncloa, pero, en política, y más cuando necesitas agarrarte a cualquier clavo, aunque este sea flojo o ardiendo, todo atisbo de esperanza, por mínimo que sea, puede ser tomado, al menos inicialmente, como suficiente.

Portugal es un país vecino, hermano y en manos de los socialistas, no tienen otro remedio que alegrarse de la transición al socialismo en España ya que ellos también de forma parecida –de rebote-  lo hicieron a finales del 2015[14].

No me extraña que el Reino Unido se ha apresurado a felicitar a Sánchez; porque, no descubro nada nuevo, si digo que ya sabemos los tradicionales oscurantismos y pérdida de interés e influencia de España sobre ellos con respecto a Gibraltar en los periodos de los gobiernos socialistas. La postura de la UE en ese tema como consecuencia del Brexit es clara, conocida y la deja en manos de España en su negociación final. Es por tanto, lógico pensar, que por parte británica, piensen que siempre podrán sacar más tajada con los socialistas que como ya apuntaba con un gobierno del PP que pronosticaba una línea muy dura y a cara de perro. De ahí su “alegría” por el cambio producido.

Por último, ya que no conozco otro reconocimiento internacional de cierto peso, al menos de momento, EEUU ha remitido una felicitación-aviso ya conocida desde los tiempos álgidos del separatismo catalán. No han dicho nada más que referirse a la permanencia de la amistad con una “España Unida”. En cualquier caso, siendo conocedor de la personalidad de Trump, sus políticas de amor y respeto a su patria y las de la cambiante –en personas e ideas- cohorte, estoy plenamente convencido que los asesores de la Casa Blanca aún no han tenido tiempo de encontrar entre sus archivos algo sobre una persona que hasta ahora era casi un mindundi para la política española e internacional. Cuando “descubran” sus pocos amores a la seguridad y defensa colectiva (OTAN) y que se declara discípulo de Zapatero –el hombre que siempre les critica, que les abandonó por la gatera en Iraq, que está combatiendo y molestando su influencia en Venezuela y otros países del entorno y, lo que es más importante, que no se levantó ante el paso de su Bandera, veremos cómo cambian las cosas. 

Un trabajo extenso de análisis sobre esta situación de crisis política y sus actores no sería completo si no se mencionara en él algo sobre los problemas en la personalidad de su principal factor. El patético y patente odio que, habita, domina y empuja al Sr. Sánchez en su vida personal y política.

Ya sabemos y se ha hablado de lo mucho dicho y hecho en su partido el POSOE, pero, por desgracia no se limita a ello. Sus maniobras sobre y con el PNV; el partido socio en el Gobierno del País Vasco al que sostiene en todos sus actos, que le había jugado una mala pasada apoyando los presupuestos y por tanto la continuidad del PP. Ya se ha mencionado anteriormente, que ha usado la misma medicina para que, dándole la vuelta a la tortilla sea ahora el PNV el que quedara a la altura del betún. 

Otro de los focos de su mencionado odio y rencor es el Sr. Iglesias, el padre de Podemos. Un político que, tras jugar con él, al final le negó el pan y la sal cuando Sánchez presento su candidatura en marzo de 2016 [15] y como consecuencia de aquello tuvo que hundirse en la miseria y casi abandonar la política. Ahora, y en una maniobra saducea, ha sido Sánchez el que ha jugado con él y desprestigiado al aparentar ir a pachas y compartir sillones en el nuevo gobierno. Todo apunta, aunque pronto se verá, que no va a ser así y eso le hace mucho daño a Iglesias y sus entusiasmados seguidores que se ven en un papel indefinido para lo que resta de legislatura – apoyo u oposición-. De momento, ya han presentado en el Senado mociones a la totalidad de los presupuestos. No sabemos si dentro de unos días, ambos acabarán a besos en la boca en pleno hemiciclo -como acostumbra Iglesias- o a tortazos. El tiempo nos lo dirá.

Una persona que se aproxima al cenit de dicho odios y rencores es el Sr, Rivera y su partido Ciudadanos. Con quienes ha firmado acuerdos y apoyos tanto para formar gobiernos en España como en Andalucía pero que, tradicionalmente suele cambiar de principios o ideas de forma súbita y constante –menos, de momento en Andalucía- lo que le ha ocasionado muchos quebraderos de cabeza y truncado la mayor parte de sus deseos. Ha visto la luz de la revancha al desnudarle públicamente en esta moción y presentarle como verdaderamente ha sido, el urdidor de las mociones y el quebrantador de los apoyos al gobierno saliente. Mala cosa para las aspiraciones de Rivera que veía como llenaba sus filas de ex votantes del PP, e incluso, esperaba aún mucho más.

Por último, en este repaso de odios y rencores aparece el que ocupa el primer lugar, el Sr, Rajoy. Una persona a la que siempre desde hace muchos años ha odiado e incluso en los debates prelectorales durante las dos últimas campañas electorales le llegó a tachar de "indecente" a lo que Rajoy, enfadado por tal calificativo, le vino a contestar que nunca sería presidente del Gobierno de España [16]. Como observador y analista de situaciones graves y de crisis, estoy plenamente convencido de que, tras las palabras de Rajoy y al ver la cara desencajada y llena de odio de Sánchez en tal momento, se inició el camino para urdir todo tipo de revanchas basadas y alimentadas por el odio personal que acaban de completarse para salir doblemente victorioso.           

A modo de resumen y para terminar este trabajo de análisis de una situación extraña, increíble y hasta muy reprochable desde el punto de vista de la higiene política solo me resta decir que el pasado sábado prometió su cargo, sin la presencia de los tradicionales elementos religiosos que presiden todos los actos de este tipo en la mayoría de los países democráticos del mundo[17] y ante SM el Rey quien lucía una corbata VERDE [18]–y casi coincidiendo con la toma de posesión un nuevo gobierno separatista e independentista al mando de un xenófobo en Cataluña-  un nuevo Presidente del Gobierno de España que cuenta con el siguiente bagaje: no se le conoce gestión alguna en la vida empresarial ni política salvo no pocos problemas y posibles malas prácticas en Caja Madrid en su etapa de consejero de la Asamblea en la época "gloriosa" entre 2004 y 2009 y en el mismo PSOE; no es poseedor de muchos y variados conocimientos universitarios, poco o nada aplicados en la vida civil; pretende gobernar en solitario con el menor respaldo en escaños de la historia de España; especialista en tejemanejes y conjuras de todo tipo dentro y fuera de su partido lo  que le ha llevado a gastar ya su tercera vida política; que se ha presentado al albur y con poca confianza en sus posibilidades -como lo demuestra que lo han reconocido públicamente  sus primeros espadas[ 19]- sin preparación previa de programa ni diseño de gobierno; que alcanza el poder sin tener escaño en propiedad; como resultado de una moción de censura -la primera que triunfa en España de las cuatro realizadas desde 1978- en base a unas conjeturaras extrapoladas de una sentencia jurídica sobre un caso de corrupción en el que ni el anterior Presidente ni ningún miembro de su gobierno hayan sido juzgados ni sentenciados y nada que ver con las necesarias malas políticas del gobierno censurado; que, a su vez es el Secretario General del Partido con los más e importantes casos abiertos de corrupción en España y algunos bajo investigación; que ha encontrado sus apoyos en un abanico del arco parlamentario compuesto mayormente por TODOS los partidos nacionalistas, independentistas, populistas y filo terroristas, muchos de ellos con importantes casos de corrupción ya juzgados o en investigación; que como medida estrella quiere basar su permanencia en la aplicación y continuidad de los presupuestos elaborados por anterior gobierno a los que repudió, criticó y menospreció durante su elaboración la pasada semana; que ya tiene un montón de problemas sobre su mesa, sin haberse sentado en ella (las ya mencionadas propuestas sobre los presupuestos [20] y las primeras exigencias de la Generalitat durante la toma de posesión del Gobierno y un día más tarde [21]) y que para colmo de la cara dura, cuando agradeció a la Cámara  haber sido nombrado presidente, dijo y casi exigió a todos los demás partidos valor de estado, lealtad y compromiso para con el gobierno que va a presidir; añadiendo, con toda la cara, al igual que los ha sido el PSOE con el PP; él el principal defensor e inventor del No es No. Lo tenemos claro.

Se abre un periodo de expectación y mucha duda; desconozco la actitud de gobierno y sus “colegas” y el papel que finalmente decida jugar la oposición unida o por separado. Espero que el de todos ellos sea ajustado a derecho y proporcional a lo ejecutado y recibido anteriormente en ambos lados. Pero, pido al PP, que una vez más ha sido ofendido y ninguneado por un miserable partido en franca minoría, no incurra de nuevo en tibiezas, temores y las medias tintas del pasado; que actúe con toda la dureza con la que ha sido tratado. De nada sirven los alambicados consensos, mal cerrados.

Como español que ha entregado toda su vida a prepararse y estar dispuesto para la defensa e integridad de la Patria y a tratar de ayudar a mejorar la imagen de España en diversos organismos y países extranjeros, debo decir que no solo me preocupan este tipo de bandazos políticos; sino que se puedan echar a perder las cotas de bonanza legadas en este momento de entre las que quiero destacar: la situación laboral [22] y que hemos superado una posible y dramática sequía, que no es ninguna tontería. Pero, sobre todo, la imagen dada de España, no solo por lo sui generis de nuestro sistema para derrumbar y llegar al gobierno, sino por las pintas y gritos de una serie de diputados y diputadas mal vestidos, algunos hasta poco aseados, disfrazados y encolerizados con sus puños cerrados y gritando “Si se puede” al puro estilo griego de los últimos tiempos por no irnos a otros nefastos parajes más lejanos. ¿Quién, con estos modos, trazas, signos y símbolos puede pensar que somos un país serio? Yo no.

[1] https://sites.google.com/site/articulosfjavierblasco/quo-vadis-espana

[2] La continua campaña de Agitprop sobre todos los niveles y estamentos sociales y laborales sin dejarse en el tintero ninguno de ellos (incluidos los profesionales de la justicia y los hasta ahora tranquilos pensionistas). Materia calificada de cum laude para los socialistas, sindicalistas y populistas.

http://www.abc.es/opinion/abci-mentira-aceptada-201806020213_noticia.html

[3] La burda manipulación de los atentados del 11-M en 2004 y el hecho de que las mociones de censura contempladas en nuestra Constitución son de carácter constructivo, lo que en síntesis quiere decir que se dirigen a todo el gobierno por considerar que su actuación o actividad como tal no obedece al bien común de los españoles, supone una pésima administración de los caudales públicos, un gran abuso de sus atribuciones o un desvío claro, notorio y patente del programa de gobierno con el que el censurado fue aceptado en su día. No me cuadran ni mucho ni poco, los argumentos presentados para esta moción ya que, según parecen, no se basan en nada de lo anterior ya que incluso se ha decidido adoptar y no modificar el presupuesto recientemente aprobado por el gobierno censurado, sino en una supuesta falta de credibilidad ante la justicia del presidente de un partido político en base a la exagerada interpretación de un argumento o comentario rebuscado en el amplio contesto de una larga sentencia en la que se recogen elementos y juicios de valor de muy dudoso valor o tendencia y que posiblemente, ni siquiera debieran ocupar lugar o mención en dicha sentencia. Ha sido el resultado de un tutus revolutum que solo mantenía una finalidad común, echar al presidente Rajoy fuera como fuese, con o sin razón para ello; simplemente por una fuerte y manida personal o política animadversión.

http://www.congreso.es/consti/constitucion/indice/sinopsis/sinopsis.jsp?art=113&tipo=2

[4] Mis experiencias personales en análisis de situaciones de cierto grado de dificultad y los bastantes años a mis espaldas vividos en todo tipo de situaciones internas y externas, me indican y aconsejan, que estos grupos y sus integrantes no cambiarán de idea. En el mencionado anterior trabajo ya argumenté que en política todo apoyo tiene un precio y máxime viniendo de chacales como estos, por lo que habrá que estar muy atento a los momentos en que cada uno de ellos pase por caja a preguntar por lo suyo.  

[5] https://www.libertaddigital.com/espana/2017-05-10/panico-en-el-psoe-si-gana-pedro-sanchez-el-psoe-ha-muerto-se-acabo-no-hay-dia-despues-1276598689/

[6] Esta afirmación no es que sea por propia iniciativa u opinión; basta con leer entre líneas la siguiente referencia.

https://www.elespanol.com/espana/tribunales/20180528/mujer-barcenas-salva-carcel-descartado-juez-gurtel/310719862_0.html

[7] Pieza fundamental para basar una moción de este tipo y elemento imprescindible a juzgar tanto por el gobierno censurado como por los partidos de la oposición de los que se pretende lograr su apoyo.

[8] Siempre duro, calculado, desequilibrante, inquietante y rastreo a la hora de la auto imposición de las medallas.

[9] Antes de los dos últimos procesos electorales generales las encuestas daban como ganador al partido de Ciudadanos, aunque luego la realidad fue muy diferente. Solo se acercó, y mucho, a los pronósticos en las últimas elecciones en Cataluña, aunque luego, a pesar de haber ganado dichos comicios, no ha hecho nada para poner los resultados sobre la mesa o tratar de cambiar la situación de bloqueo padecida. 

[10] http://www.europapress.es/otr-press/firmas/estheresteban/noticia-esther-esteban-mas-palabras-togas-polvo-20120707120028.html

[11] El mismo Sánchez hizo mención a ellas en algún momento de su discurso o debate de censura.

[12] https://vozlibre.com/actualidad/las-ultimas-palabras-rajoy-como-presidente-asi-ha-sido-despedida-15910/

[13] Por el contrario y como viene siendo habitual, estoy seguro que, todos aquellos nombramientos de cierta importancia, que hayan sido cubiertos por decisiones del gobierno del PP, serán fulminados en cuestión de horas.

[14] https://www.eldiario.es/economia/Portugal-sorpresa-internacional-izquierda-espanola_0_637986733.html

[15] http://www.rtve.es/alacarta/videos/especiales-informativos/sanchez-primer-candidato-no-investido-presidente/3510994/

[16] https://politica.elpais.com/politica/2015/12/14/actualidad/1450115308_673678.html

[17] Este manido tema ha sido objeto de sucesivas polémicas y parecía zanjado desde enero de 2017, aunque la casa Real haya dado pie a que esto sucediera:

https://politica.elpais.com/politica/2014/07/09/actualidad/1404932149_211008.html

https://politica.elpais.com/politica/2017/01/24/actualidad/1485278579_266535.html

[18] Al igual que lo hizo Rajoy el día uno de junio, el primero de la moción de censura, a modo de claro mensaje.

http://www.politicaymoda.com/2016/05/23/el-significado-oculto-de-la-corbata-v-e-r-d-e/

[19] Según declaraciones personales de Ábalos y Margarita Robles en los patios de la Cortes a una o dos cadenas de televisión tras ganar la moción. Realizadas como justificación de la falta de un completo programa y un gobierno ya conformado a la sombra. Declaraciones que he visto y escuchado personalmente; pero, será por casualidad, han desaparecido, o tratado de ocultar en Internet.

[20] http://www.elmundo.es/espana/2018/06/01/5b11286922601d05598b460f.html

[21] http://www.abc.es/espana/catalunya/abci-generalitat-convierte-toma-posesion-consejeros-acto-soberanista-201806021209_noticia.html   

http://www.abc.es/espana/catalunya/politica/abci-tres-exigencias-quim-torra-pedro-sanchez-201806041027_noticia.html

 

[22] http://www.abc.es/economia/abci-seguridad-social-cierra-mejor-mayo-serie-historica-1891-millones-afiliados-201806040951_noticia.html