Antonio Regalado/Bahía de Ítaca

El secesionismo en Cataluña no ha terminado. Con la entrega de Navarra a Bildu, el frente separatista se amplía al País Vasco. Ciudadanos tiene los votos para ganar el pulso a los golpistas. Escribo cuarenta y dos años después de las primeras elecciones generales en España. Tras más de medio centenar de citas con las urnas, se han creado los nuevos ayuntamientos para la XI Legislatura. Ayuntamientos para la libertad y la convivencia. 

Con la limpia victoria de la UCD de Adolfo Suárez (1977), enterramos la ira contra el pasado. Ahora, el odio soberanista en una tercera parte de España amenaza con una ruptura traumática. Ojalá no sea demasiado tarde. 

El juez Marchena ha dejado visto para sentencia el impecable juicio del 1-0. Los alegatos finales de los acusados intimidando al Tribunal Supremo –“lo volveríamos a hacer”- amparadas por Torra en Madrid y en el Parlament confirman que caminamos hacia otro octubre violento. 

Este pulso legal, democrático y constitucional no lo puede perder el Estado a pesar de que la Abogacía General se ha ya transformado, gracias a la ministra de Justicia de cuyo nombre no quiero acordarme, en un caso insólito: convertirse en la abogacía de la defensa de los golpistas. El papelón de la señora Seoane - no sabe leer- pasará a los anales de la infamia. Mintió y prevaricó como nadie lo había hecho antes desde una institución troncal de la Nación. Su voz y su falta de convicciones la delatarán por siempre. 

Aliados del próximo golpe

Si a ello añadimos la oportunidad (de callarse) del ínclito Miquel Iceta –“No hay que anticipar ni descartar indultos: al llegar a ese rio cruzaremos ese puente”, declaraba con la misma malicia silenciosa con la que apoya a Colau, mientras deja que ésta le humille en varias ciudades del cinturón industrial barcelonés, en Lérida, Gerona y Tarragona, aliándose con la CUP y ERC.

Es el mismo tipo que no mueve un pelo para denunciar que los jóvenes castellanohablantes no pueden examinarse de Selectividad en las universidades catalanas (“una incidencia”, Dice la Generalidad); el mismo comediante que calla muerto de miedo cuando la racista portavoz del Goverrn, Marixel Budú, veta preguntas en español.

Iceta sería el mejor ministro de Justicia de Sánchez dispuesto a firmar los indultos sin justificación jurídica. ¿Ha protestado cuando Torrent ha alentado a Urcullu a ampliar el frente del norte contra el Gobierno constitucional?   No, este sigue instalado en el dialogo. Entiéndase en el diálogo de la rendición. Iceta es el mayor aliado para el próximo golpe de Estado ahora que Rufián y Otegui –“Bildu votará lo mismo que ERC”-  abran la puerta a la abstención para que el doctor Sánchez pase el rubicón de la investidura con sus antiguos compañeros de viaje.

Madrid al rescate

La reconquista de Madrid-capital para el centro derecha –Martínez Almeida (PP) será un gran alcalde al estilo de Álvarez del Manzano- ha permitido que el PSOE, el gran beneficiado de estos comicios locales- no hegemonice su poder en tres cuartas partes del territorio nacional. La bisoñez de Ciudadanos –especialmente de Albert Ribera- al negociar sin votos y con el cordón sanitario a VOX sin explicarle a Macrón y a Sánchez Pérez-Castejón que aquí el problema es el golpe de Estado de los separatistas y de Podemos y no las exigencias ursulinas de VOX, ha complicado todas las negociaciones de última hora donde la mayor responsabilidad (y el mayor coste) serán para el partido naranja. 

Se pueden entender los pactos de Ciudadanos en Castilla-La Mancha después de la abrumadora y moderada mayoría de Emiliano García-Page. En realidad, no ha modificado nada de su conducta constitucionalista –insiste en ella- y comparte el poder en tres feudos importantes: Ciudad Real, Albacete y Guadalajara. Lo de Palencia y Burgos ha sido una temeridad. 

Ciudadanos entra así en la gobernabilidad de varias capitales de provincia y en ayuntamientos de importancia, pero quienes verdaderamente aumentan su fuerza municipal (y autonómica futura) son PP y PSOE. Éste, por no haberse movido y los de Casado porque han sido pacientes y coherentes tendiendo puentes con VOX y con Ciudadanos indistintamente. Reverdecedesgraciadamente, el bipartidismo.  No olvidemos que los otros ganadores de estos comicios -en parte porque el odio nazi no les ha permitido - han sido Bildu y ERC. Separatismo y odio.

Cierto que Madrid ha sido reconquistada tras el saqueo de Podemos, Más Madrid y el PSOE en 2015. Esperemos que en las próximas negociaciones la piedra angular sea Navarra. Y después la Comunidad Autónoma de Madrid. Aguado se ha apuntado a ser el presidente como hiciera Marín en Sevilla. Otro disparate de comunicación. 

Hacia otro 1-0

Primero vamos a ver cómo la Junta Electoral valora y justifica los juramentos (o promesas de la constitución) de los nuevos ediles y de esos alcaldes adictos al AMI que destinarán dinero público para destruir nuestra patria.

Ha hecho bien –y sus señorías del Supremo lo han explicado conforme a derecho- denegando el permiso para que el beato Junqueras –un fraile que comete siempre fraude de ley- no acuda a Bruselas para acreditarse como Europarlamentario. Un plañidero como el resto de compañeros de rebelión que no tienen el coraje de admitir que han delinquido 

Recordemos que está suspendido como diputado nacional por el grave delito de rebelión y la policía detendrá al cobarde Puigdemont si accediese a recoger su acta de parlamentario en Estrasburgo. Nunca debió presentarse como candidato porque no cumple la ley y, además está huido de la justicia; así es que ahora buscará todos los resquicios legales y no legales para reírse de nuestro país, denigrarla, instalarse en el PE aunque sea como asistente y cobrar un salario público durante al menos cinco años. 

Todo ello, mientras sigue conspirando solo (y en compañía de otros), para proclamar de nuevo la República de Cataluña. Caminamos hacia otro 1-0 de consecuencias imprevisibles.

El papel histórico de Ciudadanos

Me cuenta un barón socialista, con mando en plaza hasta 2023, que el actual presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez le ha asegurado que, a él, ni la Generalitat ni Ajuria Enea le darán un golpe de estado. Eso decía Rajoy y le dieron cuatro (dos referéndums ilegales, las leyes de desconexión y la proclamación de la República) ¡Que los dioses le permitan leer el Marca largos años hasta que olvidemos su cobardía y la de vicepresidenta Soraya, en el Congreso y en el juicio! Ni el lucense, ni la vallisoletana ni Zoido, el andaluz, conocían nada del 1-0. 

Los primeros contactos de Sánchez tras el mandato del rey Felipe VI de formar gobierno, se presentan diáfanos: las posiciones de PP y Ciudadanos se mantienen firmes en el No. Podemos, sumido en su Vía Crucis de supervivencia, solo aspira a moqueta oficial y a coches del Parque Móvil. El PNV, como siempre, al chantaje en Madrid, Navarra y Vitoria-Bilbao. Siempre ganan. Solos o con Bildu. Con el PSE o con los amigos de Iglesias. Los apoyos de ERC a última hora para desbloquear la investidura son un caramelo envenenado porque el chantaje se acrecentará exponencialmente con los Presupuestos Generales del Estado/2019-2020 exigiendo los indultos (con rehabilitación política) para que al día siguiente pueden seguir “golpeando al Estado sin piedad”.

El papel histórico de Ciudadanos –Cs nació para combatir al separatismo primero en Cataluña y luego en toda España- ha llegado. Sus 57 escaños en el Congreso más los 123 del PSOE suman 180. Mayoría absoluta. Estabilidad para gobernar.

El secesionismo en Cataluña no ha terminado. Con la entrega de Navarra a Bildu, el frente separatista se amplía al País Vasco. Ciudadanos tiene los votos para ganar el pulso a los golpistas.

Rivera aseguró que Sánchez no le pidió la abstención en segunda vuelta mientras Lastra lo negaba. Tenemos que creer al líder de Cs porque estaba allí. La piedra angular para apoyarle en la investidura sería simple: No a Navarra en manos de Otegui, no a los indultos, no al golpismo, no a la subidas de impuestos, modificación de la ley electoral con doble vuelta; educación, sanidad, justicia e instituciones penitenciarias en manos del estado central; y II Pactos de la Moncloa para la creación de empleo, del reparto del agua, de la energía,  el clima, al agenda digital, la agricultura y la  pesca; la  industria, la despoblación en el medio rural, la inmigración, Europa tras el Brexit, Hispanoamérica, África, Medio Oriente y Asia.

Sánchez, siguiendo los pasos de Rajoy a quien tanto criticamos, sigue escondido en el plasma y en el silencio. Transparencia, cero. Pero es él el que tiene que mover ficha. Ficha constitucional, naturalmente. El poder del PSOE, PP y Cs –con mayorías absolutas- sería el mejor muro de contención para hacer frente (unidos a VOX) al desafío soberanista. 

Ciudadanos, tras su incomprensible actuación de las últimas semanas, podría redimir penas por su “veletismo”, liderando un frente constitucional sin exclusiones para que, como afirmaba el presidente Page “los golpistas pierdan toda esperanza de romper España”.

Este es el Ciudadanos que muchos españoles reconocerían en el futuro, más allá del “no es no al doctor Sánchez”que seguro que se merece esa negativa por su trayectoria política fuera y dentro de La Moncloa. Pero España y los españoles, señor Rivera, somos lo importante. El grave problema de España es el desafío secesionista. No, desgraciadamente, la tesis plagiada del señor presidente en funciones. La divina comedia del PS jugando con cartas marcadas, debe de terminar mañana mismo. 

¡Es la hora de los valientes ¡Es la hora de Ciudadanos¡ Aproveche esta ocasión histórica, señor Rivera. El 28-A le otorgó a usted esa responsabilidad estratégica e histórica. Co-gobierne con Sánchez y átele corto. Olvídese del sorpasso y actúe como un partido bisagra para defender las libertades y la democracia. Ese es el mandato de los 4,1 millones de votos que le dimos nuestra confianza el último domingo de abril.