José María Bartol Espinosa

El pasado 3 de diciembre, el rey de Marruecos, Mohamed VI, y el presidente de la República Federal de Nigeria, Muhammadu Buhari, han firmado la construcción de un gasoducto entre ambos países uniendo otros del Oeste africano. Los acuerdos se han celebrado en Abuja dentro de una ceremonia en la que se han sellado además, convenciones en materia de inversión, formación y refuerzo de competencias de los jóvenes, hidrocarburos y minas, turismo, finanzas, seguros y logística. Todo un programa ministerial acorde con los viajes que el rey Alauita viene realizando por África durante los últimos años  como embajador  y paladín áulico de la democracia y estabilidad  económica que representa el Reino de Marruecos y anfitrión de la exitosa COP22 del pasado noviembre que logró reunir a 80 Jefes de Estado en Marrakech.

    El acuerdo estrella de la reunión es un gigantesco proyecto para la integración regional a traves de un gasoducto. Es preciso analizar los pros y contras de semejante decisión para que no todo quede en declaraciones grandilocuentes, giros y expresiones bonitas propias de las buenas maneras e intenciones.  Si no, lean la frase: «se favorecerá una integración económica más profunda, fundada sobre las complementariedades positivas, sinergias sostenibles y enfoques inclusivos»  no está nada mal, eh?, todo eso de complementariedades positivas , debo reconocer que a mí, !me pone !; igual solo ha sido cosa del traductor. Los semanarios y mensuales no se hacen -aún- eco de la noticia porque les ha pillado con las rotativas en marcha pero la prensa digital abunda en el asunto.

    Said Boustique, un joven ingeniero de Metragaz, mi amigo del alma, siempre me dice que: «todo lo que firma el Rey de Marruecos, se hace, !se cumple!», los hechos le dan toda la razón como ya ocurrió en su dia con los viejos titulares mediaticos sobre la Térmica del Tahadar, el TVG, el tranvía urbano, la estación solar de Querzazate, la Renault de Tánger o las multiples y contínuas inauguraciones de fábricas diversas y tramos de autopistas del Maghreb.  Es cierto, todo lo que Mohamed-VI firma, !se construye!; Inch-Alah.

    Sí, quizas, éste ambicioso proyecto de unir Nigeria con Marruecos a traves de un gasoducto, solo se contemple dentro de las buenas relaciones (palabritas e intenciones) de dos gobernantes en el marco de unas prontas decisiones de la U.A. (?). Es evidente que la Unión Africana debe aprobar  de una vez para siempre la incorporación de Marruecos como miembro activo y ejemplarizante de la organizanción pasando de esa entelequia de país autodenominado RASD (ver artículo « Sortilegio de Marruecos en la U.A. » publicado por ATALAYAR el pasado Julio), al cual deben expulsar del seno de la U.A. por inexistente.

    Pero nó, un gasoducto Nigeria-Marruecos, son palabras mayores que debemos analizar con los pies en el suelo sin perder el norte de la cruda realidad. Veamos lo que ocurre (ocurriría) desde los centros de explotación hasta los focos de consumo con una sola condición: no se puede «tocar » Argelia (ni falta que hace).

    Los Pozos . Nigeria es un gigante africano que supera el millón de km2 , superpoblado con 160 millones de habitantes cristianos y mahometanos al 50%  aunque la banda de asesinos despiadados del Boko Haran hace todo los esfuerzos por inclinar la balanza del lado musulmán. Nigeria ya sabe lo que es una devastadora guerra civil, pues en sus orígenes de independencia los británicos les dejaron el veneno como regalito en las provincias de Biafra y por eso nadie desea que se vuelva a repetir la historia.

    Nigeria es el 9° pais con más reservas de gas (probadas en enero-2012), justo por delante de Argelia, la mayoría de los grandes pozos se encuentran en el delta del Níger, tecnicamente de costosa extracción, es allí donde se acopian 182 Tcf (trillones de pies cúbicos, donde 100 pies equivalen a 2,83 m3), aunque «esté en mi salsa» por deformación profesional, lo siento pero mi modesta calculadora no tiene tantos ceros… todo se mide en BUT (unidad de térmia britanica cuya energia es de 252 calorías); recordemos que una termia es 100.000 BUT así un millón de BUT equivalen a unos 28 M3 de gas. En orden doméstico y práctico del ciudadano normal, mejor entendamos que, un calentador de gas, consume 18 termias al mes; un horno sobre 100 ; una secadora de ropa 3,5 y una estufa nos gasta 2 termias al mes, para darnos cuenta de la magnitud del almacenaje de Nigeria.

    En la actualidad, gran parte del gas es quemado, se pierde por falta de infraestructura, el que se comercializa, se exporta licuado (GNL). Así por ejemplo, a nuestra planta y refinería de Huelva llegan los buques metaneros con el 9,7 % del consumo nacional, lo que antes del 2013 era el 18,6 % se ha reducido gracias al gasoducto MEDGAS que lo trae directo desde Argelia.  Desde Almeria el gas se utiliza para producir electricidad que, curiosamente, parte de ella pasa a Marruecos por dos cables bajo el Estrecho.

    El trazado.- Solo hay que mirar el mapa de la panza de Africa para descartar un itinerario del gasoducto a traves de tantas naciones, obligaría a estaciones de compresión en cada frontera y centros de ramificación para las múltiples salidas;  ¿salidas a donde ? nos preguntamos (?). Ni Benin, Burkina Faso, Ghana, Togo, Costa de Marfil, Mali, no digamos si bajamos  hasta Guinea Conakry, Sierra Leona !lagarto,lagarto , Senegal, Gambia que es como la habitación interior de invitados del Senegal, Guinea Bissau…para cruzar Mauritania de sur a norte… ninguno de éstos paises -carentes de industria e infraestructuras- que solicitasen consumo de gas natural pueden permitirse el lujo de un gigantesco gasoducto que con este trazado rebasaria los 4.250 km. de tuberia. Menos aún la infinidad de posiciones de válvulas, estaciones de regulación y medidas, nuevas antenas y ramales todos ellos por encima de los 100 km de longitud y además, adaptando la reglamentación administrativa y burocrática de cada país atravesado !todo un caótico mundo !. Por otro lado, y aunque el dinero lo puede todo en materia constructiva, este gasoducto cruzaría muchos ríos y zonas selváticas lo que haría más laboriosa y ardua su ejecución.

    Sin duda, cuando Mohamed VI y el presidente Buhari han referido un «proyecto de integración económica regional», el primero estaba pensando alcanzar Marruecos de la forma más directa y el segundo en vender gas a quien tiene centros de consumo y un futuro estable y predecible para aumentar el gasto.

    Un gasoducto Nigeria-Marruecos solo puede ir por el siguiente trazado: ascender desde el Este del delta del Níger evitando el gigantesco cruce del río (aunque en éstos problemas ya está todo inventado), describir un arco suave en dirección norte próximo a la ciudad de Sokoto (eso son unos 1.000 km) y desde allí -girando un ángulo de treinta y tantos grados hacia el Oeste, una alineación lo más recta posible del gasoducto buscando las pantorrillas de Marruecos al sur de Tifariti y Smara, lo que supondría atravesar el estado de Níger (300 km), Malí (1.350 km) y Mauritania (650 km.) para entrar por las provincias del viejo Sahara Occidental. Resumiendo: plantarnos desde el delta del Níger en el sur de Marruecos suponen 3.400 km -más o menos- de gasoducto. Una vez allí, el trazado es cosa de estudiar con más -y cariñoso- detalle. Salvar la cuenca del Draá (tá chupao), rebasar el Antiatlas (poco problema), extenderse por el Sous, cruzar el Gran Atlas lo más cerca de la costa (mayor problema), atravesar las llanuras del interior de Safi por Chemaia para ascender por los centros neurálgicos del Reino hasta la riqueza del Gharb y la bella Tánger, eso !! ya seria cosa nuestra !!; constructivamente todo seria factible de ejecutar. Incluso salir hacia el Este para buscar la panza del Maghreb en las tres ciudades imperiales del interior tampoco seria problematico, hasta podría entroncarse con el gasoducto Maghreb-Europa construído en el 95-96 que atraviesa el norte de Marruecos con 540 km de trazado.

    El actual gasoducto Maghreb-Europa, soporta 80 bares en una tuberia de acero al carbono de altísima calidad en referencia API-5L Gr.X65 con 48’’ de diámetro y espesores que van desde 14,3 a 23,8 mm, cruza el Estrecho de Gibraltar por el lugar menos peligroso con dos tuberias  para bombear 10.000 millones de m3/año de gas argelino a España, Portugal y fusiona con el Europeo a traves de las líneas de Enagas por el Pirineo navarro. Toda la tuberia está revestida de polietileno extruido en fábrica exteriormente para evitar la corrosión y una película interior de epoxi. Así son todos los pipelines del mundo para crudos y gas. Es evidente que el futurible gasoducto Nigeria-Marruecos tendrá que ser de mayor diámetro que el G.M-E.

    Salvo la alimentación de la Térmica del Tahadar cosa de las multinacionales Siemens y Endesa sus propietarias, y un ramal en Ain Beni Mathar que surte la planta híbrida solar-gas de Abengoa,  es evidente que la Monarquía Alauita y el Mahazen no quieren saber nada de «tener que pagar» una sola termia a su vecino argelino. De ahí la maravillosa y esperanzadora idea surgida en Abuja para construir un gasoducto Nigeria-Marruecos.

    Pero, hablemos antes de….

    El desierto. Desde el norte de Nigeria, un trazado recto como un tiro hasta el sur de Marruecos, serían unos 2.400 km de desierto. A pesar de los satélites, tal vez precisemos la ayuda de los astrónomos/astrólogos árabes de finales del S XII capaces de alinear la Giralda de Sevilla con la Kutubia de Marrakech dejando en el centro (tres en raya) la Torre Hasan de Rabat. La construcción de gasoductos, oleoductos, acueductos o cualquier «pipelines» es la obra lineal de ejecución más rápida del mundo, se proyectan y estudian para un rendimiento medio de 1km/dia, sus trabajadores en sitios habitados saben que, cada tres o cuatro días deben cambiar de restaurant ó se llevan la tartera o les visita un catering. Ese ritmo de producción en desiertos se puede doblar o triplicar, todo depende de los frentes de trabajo que se abran y de los medios y recursos que se pongan sobre el terreno. Por si llegar al norte de Nigeria no fuera problemático, es evidente que cruzar la Republica de Níger, Malí y Mauritania, sin aeropuertos próximos, sin lugares de abastecimiento alguno, descartando la idea de «montar » campamentos base de obra cada 200 km. por las pérdidas de tiempo en traslados y mudanzas, etc etc, es todo un reto de ingenieria y logística.

    Nuestra línea de itinerario imaginario pasaría al norte de Niamey capital de Níger, y se adentraría en Malí arrimándose al valle del río Níger para evitar las montañas al norte de Ansongo y no tocar la reserva de fauna de esta region, pasaríamos al norte de Gao con aeropuerto, unos 300 km al norte de Tombouctou, también con aeropuerto, y a partir de Arauare se acabaría todo vestigio de vida hasta llegar a Marruecos, salvo los alacranes y las culebras al vaiven de las terribles tormentas de arena…. Todo nos hace pensar que las muchas empresas que emprendan esta hazaña se tendrán que proveer de empleados auténticos legionarios mercenarios, tecnificar al máximo los recursos mecánicos, pensar en soldaduras automáticas, grandes máquinas de obra civil y de montaje mecánico, preparar accesos paralelos al trazado, llevar y traer contínuamente al personal mediante helicópteros que a su vez exigirían la construcción de helipuertos, surtidores de combustible para toda una inmensa flota de vehículos 4x4 si bien -esto último- puede conseguirse a buen precio en cuanto los EEUU y Rusia se pongan de acuerdo en acabar con el Daesh. En fin, seguro que si lo pensamos despacito aparecen infinitos problemas de costosas soluciones, por no hablar del capítulo de seguridad laboral, accidentes o enfermedades que requieran urgente evacuación, incluso hospitales de campaña perfectamente equipados porque si un oficial tubero se corta una pierna con la radial, se muere desangrado antes de pinzarle las venas un médico. En fin, repito, una obra de esta magnitud requiere que todo lo relacionado con ella tenga la misma magnitud, desde los técnicos e ingenieros al último engendro mecánico que se precise. No creemos que sea imposible en absoluto, basta con que leamos un poco de Alejandro el Magno por el S IV a.de C. en las vísperas de Gaugamella para atrevernos con todo.

    El Sahel.  Es la franja que desde el Atlántico al Mar Rojo en Eritrea discurre entre los paralelos 15° y 22° (+/-), justo por debajo del Trópico de Cáncer. La anchura por encima de la sabana del sur se adentra en el desierto del Sahara, Nadie mide ni acota exactamente «El Sahel» porque no existen  hitos fronterizos que lo delimiten ni importa los países que lo ocupan, no es una línea sobre el mapa es un borde biogeográfico, de hecho en lengua árabe Sahel significa borde, costa, orilla…El Sahel es un sentimiento intuitivo, una presencia. El lugar donde circulan los espiritus de los Tuareg. Aunque … eso sería en las interesantes novelas de Vázquez Figueroa y en las sensuales películas de Bernardo Bertolouci. Hoy día hablar del Sahel nos lleva inevitablemente a pensar en terrorismo e inseguridad.

    El terrorismo. Este es un problema grave de diíicil solución y lo único que puede malograr un proyecto tan magnífico como un gasoducto Nigeria-Marruecos haciendo que se convierta en una quimera de estadistas y gobernantes. Al noreste de Nigeria, recostada sobre las fronteras del Chad y Camerún la yihad islamista de Boko Haran lleva asesinando desde el 2002, tienen acogotado casi a un millón de ciudadanos compatriotas y presumen de capitalidad en Maidoguri algo así como Dodge City la ciudad sin ley de la selva en lugar del Oeste norteamericano. Boko Haran tiene debilidad por quemar cristianos a ser posible dentro de sus iglesias, antes les roban las jovencitas para satisfacer los traumas libinidosos que tanto aislamiento miliciano y los exceso de sharia les provocan. Es una despreciable secta de asesinos que el Ejército regular nigeriano no consigue exterminar, es lógico pensar que Boko Haran no permanecera quieto y aprovechará la macro obra para publicitar sus atentados.

    El propio Sahel, es nido de terroristas islámistas de todo pelaje y condición, periódicamente aparecen letras y nuevas siglas de nuevos bandidos que, a su vez, se matan entre ellos. Toda esta barbarie aparecería a lo largo de los 2.400 k. del trazado restante, la canalla se extiende sin control a lo largo y ancho de Malí y del interior de Mauritania.  Raptan, extorsionan y piden rescates de los cuales se alimentan, cometen atentados y asaltan hoteles buscando víctimas europeas. El Ejército francés con apoyos de otros países tampoco consigue exterminarlos, si acaso frenarlos.

    Tras la barrera de arena que las Fuerzas Reales Marroquies construyeron en el interior del antiguo Sahara Occidental, se mueven las milicias del Frente Polisario, estos saben que tienen perdida la batalla política, moral, económica y social. Les consta que, el pueblo saharaui incorporado a la población de las provincias del Sur, obtendrá una generosa autonomía del reino Alahuita en cuanto desaparezca todo signo de confrontación y terrorismo fronterizo. Mucho en ello tiene que decir Argelia que sigue buscando una utópica salida al Atlántico cuando debería preocuparse de buscar una salida económica y sociolaboral a la sufrida y empobrecida población argelina.

     La inseguridad en el Sahel y a lo largo y ancho del inmenso desierto del Sahara es evidente, no hay guerras porque no hay lucha de fronteras, ni siquiera de pueblos de diferente credo religioso, resulta irónico saber que con los avances tecnológicos de hoy día, a través de satélites se puede observar hasta la marca de cigarrillos que fuma un espía, pero en cambio nadie quiere acabar con las guaridas de los malos, arrasar los campos de entrenamiento y acuartelamiento uno tras otro a lo largo del desierto, ni aquí en África ni en ningún lugar del mundo en conflicto sangriento. Todas las naciones poderosas venden armamento, unas aviones, barcos y tanques mientras otras solo dan para bombas de mano, pistolas y balas. Es igual, las guerras no se acaban porque el mundo ha entrado en un bucle donde los ricos y poderosos mandan más que los sabios y bondadosos. Las fuerzas del Nuevo Orden Mundial prefieren seguir con las plantillas en las fábricas mientras se aligera la hambruna del globo eliminando vidas inocentes, por lo visto no les basta con las epidemias.

    El Coste.  Como los buenos mercaderes del zoco, dejemos para el final el precio del gasoducto (chal-andi ?). En el argot pipelinero ya está todo inventado, las empresas barajan tablas tabuladas que determinan el coste en dólares/pulgadas/km. a definir anexos y variantes, pero sobre todo a valorar concienzudamente la incidencia de obra civil, expropiaciones (aquí poco probables, casi todo el trazado seria estadual), accesibilidad, niveles freáticos altos, cruces especiales de rios, barrancos y quebradas, carreteras, ferrocarriles y otras vías (casi inexistentes). !ojo ! nunca olvidar una gran partida de «imprevisto » ya que «el hombre propone… y Dios dispone», pero sigamos…¿De dónde se obtiene el agua para las pruebas hidráulicas y test de presiones antes de poner en servicio el gasoducto? por Nigeria se cruzan ríos y algún lago pero luego, salvo la proximidad del Níger no hay nada de nada, ¿cómo se llega sin agua a partir de Goa hasta a Marruecos? ; En España decimos: puede costar el collar más que el perro….Y cuando concluya toda la ejecución de esta magna obra, ¿Quién la mantiene? ¿Quién se acerca a reparar cualquier cosa averiada a lo largo de 3.400 km de gasoducto con tantos terroristas como mosquitos por los confines? ¿Qué compañia aseguradora se atreve apostar en éstas condiciones ?.

    En éstas condiciones, no se puede ejecutar obra alguna mientras persista la actual situación, a las complicaciones propias de la inhóspita región se suma la imposibilidad de garantizar la vida de los trabajadores (aventureros) que vinieran a construir el gasoducto Nigeria-Marruecos.

Creo que por una vez -mi querido amigo Said- el Rey de Marruecos, nuestro Rey de todos los que en el Maghreb vivimos, nos va a fallar. De una cosa sí estoy seguro: si así ocurriera, su Majestad sería el primero en sentirlo y lamentarlo.