Domingo, 24 de Junio de 2018

Opinión

Soberanía flexible

Todos tenemos nuestro orgullo y un punto de soberbia que nos impide actuar con inteligencia en momentos de gran tensión. Y no solo eso, sino con el más elemental sentido común. Los dirigentes políticos suman una responsabilidad añadida por ser depositarios de la confianza de los ciudadanos de su país para administrar sus intereses lo mejor posible. Debe entenderse que la vida humana es el interés más importante que preservar por parte de toda la sociedad y, sobre todo, por aquellos mandatarios que, al final, asumen toda la responsabilidad de lo que ocurre. Valga esta introducción para situar unas actuaciones absolutamente increíbles e incomprensibles por parte de las autoridades de Nepal que han tardado una semana en permitir que fuerzas especializadas de rescate de países como España, tan poco sospechoso de suponer una amenaza para su seguridad nacional, puedan actuar en las labores de asistencia a las miles de víctimas del terrible terremoto que ha asolado buena parte del país y que ha afectado a vecinos como la India y el Tibet. Esta debe ser la razón de tanta cerrazón a aceptar la ayuda extranjera que hubiera podido salvar muchas vidas si hubiera actuado desde el primer día de la catástrofe. Es cierto que Nepal tiene muchos problemas estratégicos en la región y debe andarse con mucho ojo para evitar incursiones indeseables, pero la situación que viven sus habitantes reclama una soberanía flexible. La falta de eficacia en el socorro a los afectados ha creado enorme malestar y protestas en Katmandú y otras ciudades. La última decisión del gobierno nepalí es cerrar sus fronteras a la actuación de organizaciones sociales. Seguro que hay pescadores sin escrúpulos que tratan de pescar en medio del sufrimiento ajeno pero la ONU debería trabajar por regular las condiciones mínimas necesarias para que en este tipo de situaciones la vida humana prevaleciera sobre intereses políticos con las debidas garantías a las cuestiones más delicadas de cada país. En España hemos sufrido la falta de sentido común de algún responsable de la Gendarmería marroquí a la hora de negar la ayuda ofrecida por especialistas españoles para socorrer a los espeleólogos accidentados en el cañón del río Wandras. Se hubiera salvado la vida de uno de los dos fallecidos, la de José Antonio Martínez. Hay que aprender las duras lecciones que nos da la vida que incluyen humildad y eficacia con sentido común y una soberanía flexible.

Leer más

¿Murió Hermida? No, noo, nooo, ni hablar

La muerte de Jesús Hermida nos eclipsa. Encarnaba una de las etapas más creativas e innovadoras de la comunicación española, y del periodismo español, que se asocia al oficio de televisión de autor, del último tercio del siglo XX. Su estampa era la del comunicador global, el periodista que se adelantaba a un período de eclosión de la tecnología, con las crónicas emocionales de Nueva York, ‘interpretadas’ como si conociera de antemano que el género llamado a imponerse en el medio era el del reality show en todos los ámbitos de la pequeña pantalla universal. No era todavía el momento de Internet, ni de redes que se parezca, era la era de la caja tonta todavía, y ya estaba Hermida en los años 60 y 70 y 80 y 90 haciendo la televisión de mañana, solo delante de las cámaras como un Leonard Cohen solo ante el micrófono con la voz, sin los cánones convencionales del periodismo televisivo, que imponía un lenguaje robotizado y mimético del presentador clon. Mi primer recuerdo de un periodista célebre de ‘carne y hueso’ fue Jesús Hermida en la Caja General de Ahorros y Monte de Piedad. En la antigua sede de ‘la Caja’, el periodista mediático del alunizaje de 1969 y los entierros de los hermanos Kennedy y los ‘cacahuetes’ de Jimmy Carter y la vida norteamericana de exportación nos deleitó con una conferencia sobre sus peripecias y confesiones detrás de las cámaras. Hasta allí me llevó mi padre, persuadido de mis primeras inclinaciones infantiles. Conocíamos a Hermida en la era dorada de la TVE hegemónica, pero él nos contó aquella tarde su vida cotidiana en el país de los amos del mundo, entre los rascacielos. Y en cierta forma me reafirmó en esta vocación adictiva que me iba a durar toda la vida. Luego, mucho tiempo después, lo entrevisté con motivo del 40º aniversario del llegada del hombre a la Luna, el mismo hombre que años después posaría su huella en esta isla: Neil Armstrong. Y Hermida se mostró cordial como era costumbre en él con los colegas, generoso en regalar sus experiencias, con la sencillez de vuelta de una carrera en la cima que le generó una fama desmesurada, y por ello, quizá, una falsa apariencia vanidosa que sus imitadores agradecían para exagerarle los tics con exitoso histrionismo. Muchos compañeros le agradecerán siempre sus pequeños y grandes consejos sobre el ‘arte’ del periodismo hablado, cuando ya retirado daba clases de formación a la cantera. Déborah Sabina, que fue compañera mía en la SER y alumna de Hermida en Madrid (a su vuelta a España, fueron muy conocidas las denominadas ‘chicas Hermida’, que lo acompañaban en el formato magacín de las mañanas), me habló una vez de su cercanía docente y de la empatía de su ejemplo profesional. El maestro de las cámaras inventó a su antojo el contramanual de la telegenia. Lo había hecho de corresponsal y después lo maduró como conductor de telediarios y debates: agitaba las manos en el aire contra toda ortodoxia, ladeaba la cabeza intencionadamente y hablaba como si lo hiciera desde un columpio procurando vocalizar como un actor de teatro en medio de una función. Y todas esas normas antitelevisivas pasaron a ser canónicas. Los presentadores, antes acartonados, se despojaron de prejuicios y miedos. Lo vamos a echar de menos. La entrevista que le hizo al rey don Juan Carlos en las postrimerías (de ambos) fue criticada por bondadosa. Sin embargo, creo que, como tantas veces ocurre, ese diálogo, alejado de las fijaciones del momento, podrá ser revisionado como una más de sus demostraciones de naturalidad televisada, de periodista caído del cielo como en una escena de guiñoles donde la gracia no estuviera en los mamporros sino en la gestualidad. Los hogares españoles conocían y querían a Hermida. ¿Cuál era su secreto? No hay que darle vueltas. La televisión tiene guardada bajo siete llaves esa respuesta. Nadie lo sabe. Nadie sabrá jamás por qué alguien sí y alguien no le cae simpático a esa señora. Era un periodista tocado por el ángel catódico, que a unos los hunde en la miseria y a otros los eleva a los altares. Acabo de conocer la noticia del infarto cerebral que lo mató y me dio mucha pena. Yo creía que Hermida iba a estar siempre ahí. ¿Murió Hermida? Él habría bromeado fiel a su prosopopeya: “No, noo, nooo, ni hablar”

Leer más

El drama de la migración subsahariana

El dantesco drama de la migración subsahariana no solo estremece la conciencia humana, sino que llena de indignación a cualquier persona por insensible que esta sea, ante el verdadero holocausto que se está produciendo en aguas del Mediterráneo por el masivo ahogamiento de centenares de africanos que huyen de los conflictos bélicos y de la devastación de países como Libia y Siria, sumidos en un autentico caos y en una cruenta guerra civil.

Leer más

Los desafíos económicos de África

Estas últimas semanas África ha vuelto a formar parte de las noticias, tanto buenas como malas. En Nigeria se han celebrado unas elecciones históricas, que vieron cómo un derrotado presidente admitía dignamente su derrota frente a su opositor. Kenia ha sido el escenario de otro mortífero ataque del grupo terrorista Al Shabab, con base en Somalia, al que ha respondido con su fuerza militar. Los grandes rasgos del crecimiento de África nos llegan tanto de sus promesas como de sus peligros.

Leer más

Conocimiento mutuo

Cada día es más necesario un mayor y mejor conocimiento mutuo entre cristianos y musulmanes, entre occidentales y árabes, entre personas que tienen distintas religiones, etnias, razas, costumbres y culturas pero que son plenamente conscientes de que su presente y su futuro está en la convivencia, en el respeto, en la tolerancia y en unos principios y valores que son comunes a todos los seres humanos. La educación representa buena parte de lo que los humanos precisan para relacionarse con los demás, para ganarse la vida d

Leer más

Yemen, la tormenta y la geopolítica

Mientras Irán, EEUU y la UE cerraban el principio de acuerdo marco nuclear que parece un 'win-win' si se cumple (o si el diablo no se encuentra en la letra pequeña cuando se negocie en junio el documento definitivo), Arabia Saudí, al mando de una coalición de 10 países de la región, empezó la operación 'Tormenta decisiva' bombardeando posiciones de los rebeldes hutís y sus aliados en Yemen después de que se hicieran con el control de gran parte del país con un avance espectacular. La lucha entre Teherán y Riad se complica. Los hutis controlan las orillas del mar Rojo, y ahora está en juego el control del estratégico estrecho de Bab Al-Mandeb, el paso hacia el Canal de Suez, vía clave a través de la cual pasa la mayor parte del petróleo del mundo.

Leer más

Hasta el mar les ha defraudado

Un país o patria no es donde se nace, sino donde se pueda vivir con dignidad y humanidad, donde se pueden lograr metas, así lo expreso un emigrante que logró llegar a Italia después del hundimiento de la embarcación.

Leer más

No son yihadistas, son terroristas a secas

Recientemente el diputado socialista Diego López Garrido, que ostentó, entre otros cargos, el de Vicepresidente de la Asociación Pro Derechos Humanos y de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado en 1989, ha calificado, la matanza de 150 cristianos en Kenia por parte de las milicias islamistas Al Shabaab como una “guerra de religiones”.

Leer más

Justicia Universal y Derecho Marítimo

A propósito del accidente del pesquero ruso incendiado en el Puerto de la Luz y de Las Palmas, su traslado a alta mar y su posterior hundimiento con el vertido de fuel y la consiguiente repercusión en el ecosistema marino de Canarias; unido a las continuos naufragios en el Mediterráneo de embarcaciones repletas de africanos huyendo de la muerte y destrucción que asola países como Siria y Libia; y al tráfico de drogas que se produce en estas aguas, he creído conveniente abordar algunos aspectos de la Justicia Universal en el ámbito del Derecho Marítimo, rama del Derecho Internacional Público.

Leer más

Nuevos esclavistas

El mar Mediterráneo se está convirtiendo, a centenares, en una vergonzante fosa común de seres humanos que huyen de las guerras y de las miserias buscando una vida digna y encuentran una muerte peor en las aguas inmisericordes de un mar que no entiende de bondades.

Leer más

Para combatir el radicalismo no hace falta menos islam sino más historia

La Organización del Estado Islámico (OEI) representa al islam o es una caricatura maléfica del mismo? Esta pregunta sigue siendo motivo de divisiones: opone a los occidentales que sospechan por principio del islam y a los musulmanes indignados por la OEI. El debate hace furor en el frente de la política interna, en Europa y en Estados Unidos.

Leer más

¿Hacia la Tercera Crisis del Petróleo?

La Doctrina Carter inspirada por Brzezinski (1980), tenía como objetivo la implementación en Oriente Próximo y Medio del llamado caos constructivo

Leer más

Sudán Election…Lesson of Democracy

Four peaceful days of voting were over. No matter whether the turnover was weak in some polling centers, or over crowded in others. It doesn’t matter if there were minor technical and logistical problems that delayed the voting process in some States, and which are being investigated.

Leer más

Las venas abiertas de un tambor de hojalata

Eran tiempos de transición hacia la democracia en España y de dictaduras militares en Latinoamérica. Eran tiempos en los que Las venas abiertas de América Latina circulaban por los lugares en los que nos reuníamos los jóvenes.

Leer más

Fanatismo inhumano

Que unos seres humanos tiren por la borda a otros, en medio del mar, porque se han puesto a rezar a su Dios cristiano, es deleznable y estremecedor. Este asesinato incrementa la preocupación por el adoctrinamiento de miles de personas. Hay que cuidar mucho lo que se emite en televisión y en otros medios porque los fanáticos terroristas lo utilizan para lavar el cerebro a miles de personas que, después, son capaces de cometer este tipo de asesinatos.

Leer más

Páginas

Suscribirse a RSS - blogs