Viernes, 25 de Mayo de 2018

Opinión

¿Monarquía o República? “El modelo español” se desploma…

Al margen del debate público y de las guerrillas políticas entre conservadores y republicanos sobre el modelo de Estado en España, pocos españoles saben que la figura del rey Juan Carlos de Borbón representaba para toda una generación de ciudadanos en los países árabes y del norte de África, sobre todo en países con tradición monárquica como Marruecos, todo un ejemplo, un modelo a seguir y hasta una aspiración al cambio voluntario y valiente de las estructuras autoritarias, militares y de servicios de seguridad todopoderosos, a la instauración del Estado de derecho y de las libertades. Por su papel relevante en la transición política hacia un modelo democrático pactado entre partidos, facciones y grupos enfrentados en una guerra fratricida, el rey Juan Carlos encarnaba el pilar central de un difícil equilibrio político en un país que acababa de salir de la dictadura y un pueblo malherido después de una de las peores guerras civiles en la historia contemporánea. La España de los años 70 y 80 y la monarquía española representaban para muchos países – a pesar de la memoria sesgada y de las muchas asignaturas pendientes de la transición democrática - un ejemplo de cómo pasar página y caminar desde el absolutismo más salvaje que reinaba en muchos países del Tercer Mundo hacia una democracia incipiente.

Leer más

BCN, la logística y el Mediterráneo

Barcelona, por su situación geográfica, sus capacidades e infraestructuras, podría consolidarse como la referencia del sector logístico y de transporte del Mediterráneo. Pero debe prepararse ante los retos que se avecinan. La apuesta por las infraestructuras debe seguir siendo prioritaria, especialmente el corredor mediterráneo y la creación de redes y servicios logísticos de mayor eficiencia. Transformar Barcelona en un centro logístico para el Mediterráneo representa una alternativa: un híbrido que reduce la tensión entre la integración global y la capacidad de respuesta local. Tanto las organizaciones internacionales y regionales como las grandes multinacionales pueden seleccionar la ciudad como sede, plataforma o base natural para cubrir o ampliar su expansión en mercados vecinos y como centro de enlace para toda la región mediterránea. Barcelona es el primer centro logístico del Mediterráneo. Su carta de presentación no podría ser mejor. Es única y diferente de otros enclaves, dispone en un reducido espacio de un gran puerto, tanto para mercancías como para pasajeros y cruceros -y la zona de actividades logísticas es la más importante del sur de Europa-, un moderno aeropuerto internacional, la Zona Franca, Mercabarna, varios polígonos industriales y el Salón Internacional de la Logística, una feria líder del sector en el sur de Europa y el Mediterráneo. Esta oferta de infraestructuras dota a Barcelona de una oportunidad única para ser más competitiva y liderar la logística regional. A pesar de los difíciles momentos económicos que vivimos, la mejora de la logística debe ser una prioridad, porque es necesaria para recuperar y mejorar la economía. Además, tanto en el Mediterráneo como a escala mundial el transporte y la logística afectan al precio y la disponibilidad local de alimentos y productos.

Leer más

Más brutal que Al Qaeda

Sí, existe. Hasta los dirigentes y doctrinarios de Al Qaeda lo corroboran. Se trata del terrorismo que practica otra organización de la misma ideología yihadista, el denominado Estado Islámico de Irak y Levante (EIIL), como parte fundamental de su repertorio de violencia insurgente tanto en Irak como en Siria. Un terrorismo que, además de atentados suicidas por lo común muy letales, incluye frecuentes decapitaciones en público o crucifixiones, a menudo divulgadas mediante Internet, de quienes el EIIL considera infieles o herejes. En su inmensa mayoría, aunque no sólo, las miles y miles de víctimas mortales ocasionadas ya por este terrorismo son civiles musulmanes adscritos a confesiones que el EIIL no admite como islámicas o que no se conducen según los patrones rigoristas de comportamiento social exigidos por esa organización yihadista. Esas y otras expresiones de terrorismo características del EIIL derivan de las que otrora fueron propias de su entidad precursora, es decir, Al Qaeda en Mesopotamia bajo el liderazgo de Abu Musab al Zarqaui. Esta extensión de Al Qaeda en Irak, constituida como tal en 2004, empezó a utilizar el apelativo de Estado Islámico de Irak (EII) en 2006 y el actual de Estado Islámico de Irak y el Levante en abril de 2013, tras haber ampliado su ámbito operativo al contiguo territorio de Siria. Por su particular brutalidad y las colectividades locales a que principalmente afecta, la violencia terrorista del EIIL puede ser útil a corto plazo para ejercer un control efectivo sobre las mismas, pero a medio y largo plazo puede dificultar cuando no imposibilitar la legitimación a que aspira cualquier entidad yihadista en el seno de su población de referencia.

Leer más

Rey, sin complejos

Entre los muchos problemas que sufrimos los españoles cabe destacar que parece que el que más chilla y más ruido hace, lleva razón. Sin duda, hay que protestar todo lo que se pueda ante las injusticias, manifestarse para defender los propios derechos e intereses y reivindicar todo aquello que sea lógico e, insisto, evite injusticias. Otra cuestión es pensar o imponer que las protestas de unos cuantos miles de ciudadanos implican o representan a la gran mayoría. Craso error que padecen sociedades árabes o ucraniana, por citar ejemplos recientes. El respeto que merecen las minorías y su derecho constitucional a manifestarse no debe interpretarse como una expresión rotunda de la voluntad de la mayoría de la sociedad. Por supuesto que hay que tener en cuenta el termómetro de la calle por muy instrumentalizado y politizado que esté en cualquier sentido, pero de ahí a crear un estado de opinión en contra o a favor de una determinada institución o programa político o económico o social debe ir un gran trecho. Uno de los criterios fundamentales en una sociedad democrática para definir la importancia, relevancia, trascendencia de cualquier iniciativa y, sobre todo, su índice de representatividad son los medios de comunicación y los periodistas verdaderamente profesionales.

Leer más

La apertura de un Centro Cervantes en El Aaiún: Más vale tarde que nunca

Hace unos días saltaba a los medios de comunicación la noticia de la implantación –en fechas próximas- de una extensión del Instituto Cervantes en la ciudad de El Aaiún, para garantizar la enseñanza oficial del idioma español en dicha ciudad y poblaciones cercanas. La importancia de la noticia se manifiesta por el lugar donde se pretende ubicar un centro del Cervantes. En efecto, El Aaiún, capital administrativa del Sáhara, antigua provincia española, ha sido testigo a lo largo de corta pero intensa historia, de una envidiable relación con este idioma. No en vano fue fundada por los españoles durante su larga y tortuosa presencia en tierras del Sáhara, siendo el núcleo de numerosas iniciativas educativas y culturales. Aún se pueden apreciar en sus calles restos de lo que fue la impronta española y se mantiene todavía en funcionamiento el colegio “La Paz”, dependiente del Ministerio de Educación español. Por otra parte, la población local, con una fuerte presencia de saharauis oriundos que en el pasado fueron ciudadanos españoles nacidos en esta provincia, la número 53 del territorio español, conserva el idioma como base de su acervo cultural e idiosincrasia. Por todo ello tienen el derecho de conservar y transmitir a sus descendientes el idioma vinculante e identificador de su cultura. Existen en las ciudades del Sáhara cientos de miles de ciudadanos cuya segunda lengua es el español, después de su lengua vernácula, el hasaniya. Este legado idiomático marca una clara diferencia con gentes francófonas del entorno.

Leer más

Los pueblos beréberes sufren una constante represión

Durante el encuentro que la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos humanos, Navi Pillay, mantuvo con representantes de la sociedad civil marroquí, el pasado 28 de mayo en Rabat, tuvimos la ocasión de exponerle algunas de las graves violaciones de los derechos humanos que sufren los ciudadanos amazighes (beréberes) en Marruecos. Con la llegada del nuevo rey, Mohamed VI, en 1999, se abrió un periodo de gran esperanza con su iniciativa de institucionalizar ideas tan necesarias como “Equidad” y “Reconciliación”, para hacer justicia y resolver las graves violaciones contra los derechos humanos cometidas durante los conocidos “años de plomo”, bajo el reinado del difunto dictador Hasan II. Esta iniciativa permitió a muchas de las víctimas tener voz y que fueran recompensadas con exiguas ayudas financieras. Pero nunca se indagó sobre el crimen contra la humanidad cometido contra la población civil del Rif Beréber entre los años 1958-1959, o sobre los numerosos asesinatos políticos cometidos contra miembros del Ejército de Liberación Nacional, como el dirigente Abbas Mesaâdi, o contra investigadores amazighs como el lingüista Boujemâa el Habbaz... Nunca nadie se ha preocupado de llevar tales crímenes antes lo tribunales.

Leer más

España vista desde la orilla árabe

La abdicación del rey Juan Carlos en favor de su hijo ha cogido por sorpresa a propios y extraños. Desde el mundo árabe se observa un cierto desconcierto en la escena política española y aprensión ante posibles consecuencias no deseadas. No porque los ciudadanos árabes crean que es un pecado. El Emir de Catar, un monarca con poderes absolutos, abdicó en favor de su hijo Tamim hace justo un año. El temor que provoca la noticia está vinculado con la euforia desatada en amplios sectores de la población española, que de pronto se descubren republicanos; se han lanzado a las calles y plazas en todo el país, en ciudades grandes y pequeñas pidiendo, exigiendo, proclamando sus fervores por instaurar una nueva república en España. ¿Quiénes son? ¿De dónde salen? Y sobre todo ¿qué quieren?, se preguntan los gobernantes árabes, aireando una inquietud que comparto.Muchos de los manifestantes son republicanos de corazón, por herencia familiar o por sentimiento demócrata y liberal en el sentido más horizontal del término. En todos estos años, cada vez que se producía una manifestación popular, sindical, política, ecologista, ciudadana, cualquiera fuera el motivo de su convocatoria, aparecían banderas republicanas. Una vez fue contra la guerra de Iraq, otra vez a favor del pueblo saharaui (paradójico esto último ya que fue la República española la que colonizó definitivamente el territorio del Sáhara en 1934), otra vez por huelgas, otra por la sanidad pública y en contra de su privatización, otra en contra de las enésimas reformas universitarias, y por supuesto en las periódicas celebraciones del aniversario de la proclamación de la II República el 14 de abril de 1931; siempre, en todas ellas, aparecían banderas republicanas.

Leer más

Qué se juega España en sus relaciones estratégicas con los países del Golfo

España dispone de una situación particular y privilegiada en relación con los países árabes y en especial con los del Golfo, lo que le confiere una oportunidad histórica única para su desarrollo y para ejercer un papel protagonista en la escena internacional. A diferencia del resto de naciones occidentales, España posee tres ventajas históricas. Primero, formó parte durante siglos de la civilización árabe-musulmana; segundo, su política invariable en relación con el conflicto palestino-israelí desde sus comienzos en 1948; y tercero, las relaciones particulares que unen a la Familia Real española con las monarquías árabes. La gira del Rey Juan Carlos por los países del Golfo, que aún debe completarse con su visita al emirato de Catar, se enmarca en estas relaciones y supone una oportunidad histórica tanto para España como para las monarquías árabes, coincidentes en diseñar un nuevo modelo de relaciones multilaterales de alcance estratégico. Para España no sólo ha significado la firma de multitud de grandes contratos por valor de miles de millones de euros y la inyección de capitales árabes en los circuitos financieros y empresariales españoles, sino que ha otorgado a la política exterior española un poder de protagonismo activo en la geopolítica mundial.

Leer más

Un Rey para todos

España comienza una nueva etapa con Felipe VI. La decisión del Rey D. Juan Carlos de abdicar la corona en su hijo Felipe de Borbón marca el rumbo que reclama una nueva generación que debe dar respuesta a los desafíos que tiene la sociedad española. En el Palacio de la Zarzuela se cuidaron todos los detalles, como suele ser habitual, empezando por la foto que tenía D. Juan Carlos detrás con su hijo y su nieta, futura reina de España cuando corresponda y si los políticos reforman la sucesión a la Corona que recoge actualmente la Constitución. Algunas citas relevantes apuntan al agradecimiento público a la Reina Doña Sofía por su apoyo constante y también la mención a la princesa Letizia y a su papel con el futuro Rey. No faltó el recuerdo a su padre, el Conde de Barcelona. el recuerdo a su padre, en Conde de Barcelonaiciones para desempeñar normalmente su trabajo como Jefe del Estado. El Rey aboga Son cuestiones trascendentes de cara a la opinión pública española que valora este tipo de cuestiones a la hora de manifestar su reconocimiento a la Corona. Aspectos sociales que inciden directamente en planteamientos políticos de mayor calado y que representan un importante elemento a valorar, sobre todo cuando se acaban de celebrar unas elecciones con los resultados que se han producido. El servicio a España de D. Juan Carlos es innegable a lo largo de todos los años de su reinado como impulsor de la transición, convencido de la democracia con una Monarquía parlamentaria, embajador de los intereses de España y de sus empresas por todo el mundo y referencia de prestigio y credibilidad en el ámbito internacional y con un elevadísimo respaldo popular en toda España. Las sombras de los últimos tres años por el caso Noos no deben desvirtuar un balance extraordinario para la reciente historia de España, donde además, los problemas de salud han mermado las condiciones para desempeñar normalmente su trabajo como Jefe del Estado. El Rey de todos los españoles aboga por un balance autocrítico que viene obligado por la grave crisis económica y que culmina con la afirmación de que “somos una gran nación”. Impulso, renovación, superación, nueva generación joven, con energía, emprendedora para afrontar las transformaciones y reformas que demanda la nueva situación en España. Son las claves de una decisión histórica que coloca al Príncipe Felipe ante el compromiso y los retos para los que lleva 46 años preparándose como garantía de futuro para la estabilidad de España.

Leer más

El ombligo y la cuchilla

Todos los europeos del sur nos planteamos que en cualquier momento nos puede tocar sacar el pasaporte y emigrar. El 25% de paro y los salarios a la baja en España, la esclerosis económica en Francia, el látigo de los recortes públicos en Portugal e Italia, o la falta de perspectivas vitales en Grecia, por poner algunos ejemplos de fenómenos que se repiten en toda la ribera mediterránea, están provocando el éxodo de trabajadores hacia el norte de Europa, Estados Unidos, y algunos países asiáticos. Estos nuevos emigrantes que llenan los aeropuertos del viejo continente son mayoritariamente jóvenes que llevan bajo el brazo títulos universitarios y certificados de cualificación de los más diversos saberes: el talento y la energía se escapan por las venas abiertas de la Europa latina. Un verdadero drama para el futuro de estos países, que difícilmente recuperarán la inversión pública que ha supuesto la formación de estos cerebros en fuga.

Leer más

Turquía: sigue la pasión

La economía turca creció un 4% en 2013: Parece que la crisis política ha causado poco daño, pero si siguen los choques podría llegar la desaceleración. De momento su atractivo se mantiene fuerte a pesar de la dura competencia a nivel mundial de otras potencias emergentes. Turquía atrajo más de 400.000 millones de dólares de inversión extranjera en la última década, y su economía ha crecido fuertemente - unos 800.000 millones de dólares al año- lo que ha permitido que el país se ponga a nivel de Suiza u Holanda. La renta per capita aumentó de 3.500 dólares a 10.782 dólares y llegará a los 35.000 dólares en 2022 para diez millones de la población turca. El Marmaray es su proyecto del siglo. Inaugurado hace unas semanas, es un túnel que une los continentes de la histórica Ruta de la Seda con un coste de 2.800 millones de dólares. Construido bajo el estrecho del Bósforo por un consorcio internacional y con participación española es sólo uno de las numerosas obras. Otros proyectos incluyen un canal de 50 kilómetros y un megaaeropuerto. Turquía planea invertir 186.444.45 millones de euros en redes de transporte, energía e infraestructuras hasta 2022. La parte del León será para Estambul.

Leer más

Al Sisi, el mal elegido

En Egipto el desenlace de la elección presidencial no ha generado ningún suspense. El exjefe del Ejército, Abdelfatah Al Sissi, que derrotó al islamista Mohamed Morsi, salió, como se esperaba, victorioso en las urnas contra su único rival, el líder de izquierda Hamdín Sabbahi. Pero la escasa participación deslució ese “triunfo” que anunció Al Sisi. La victoria de Al Sisi no es la que él y sus partidarios esperaban. No tiene el carácter de “plebiscito” que ellos soñaron. La manera en que fue elegido Al Sissi no ha solucionado la cuestión de la falta de legitimidad del poder que acabó con Mohamed Morsi y los islamistas. Después del escrutinio, esta falta de legitimidad es aún más evidente. La baja participación ha hecho estallar la ficción sobre la “excepcional” popularidad con la que se encubrió el exmariscal candidato. El verdadero dilema del escrutinio era justamente el nivel de participación; y estuvo tan alejado de los deseos de Al Sisi y de su campo después de dos días oficiales de voto que las autoridades tuvieron que abrir los colegios electorales un tercer día. El nivel de participación, que al acabar el escrutinio superó el 37% debido a la prórroga electoral, no salvó a Al Sisi de la crítica.

Leer más

Ha muerto una gran mujer

Christine Daure-Serfaty murió el 28 de mayo a los 88 años en un hospital de París. Los jóvenes de hoy en día no saben quién fue esta mujer francesa excepcional que se casó con Abraham Serfaty, uno de los más firmes opositores al régimen de Hasan II en Marruecos. Christine Daure era hija de Pierre Daure, físico, rector de la Universidad de Caen en los años 30 del siglo pasado y prefecto del departamento de Calvados, en 1944, después de que Francia fuera liberada del nazismo. Christine Daure se comprometió con la lucha por la democracia y el respeto a los derechos humanos en Marruecos en los años de plomo, el periodo más duro de la represión contra la oposición durante el largo reinado de Hasan II. Colaboró activamente en la elaboración del libro de Gilles Perrault ‘Nuestro amigo el rey’, donde el autor relata con pelos y señales las barbaridades cometidas por los servicios secretos y la policía política marroquíes, las torturas y malos trato, los secuestros, los juicios sin garantías, el encarcelamiento de opositores en presidios clandestinos como el de Tazmamart, la arbitrariedad del poder despótico… El libro tuvo un gran impacto en el extranjero, sobre todo en Francia, un país que cerró los ojos ante las atrocidades cometidas en Marruecos en los años de plomo. Christine Daure, que era profesora de historia y geografía, fue durante toda su vida una activa militante a favor de la libertad y presidió el Observatorio Internacional de Prisiones (OIP) en 1993. Pero también fue escritora. En 1986, publicó bajo el seudónimo de Claude Ariam ‘Rencontres avec le Maroc’ (Encuentros con Marruecos). La obra fue reeditada en 1993 con el verdadero nombre de la autora. También publicó obras como ‘La mémoire de l´autre’ (La memoria del otro), un libro que escribió con su esposo, ‘La Mauritanie’ (Mauritania) y la novela ‘La femme d´Ijoukak (La mujer de Ijoukak), que fue publicada en Marruecos por la Editorial Tarik en 2008.

Leer más

Estamos a tiempo

Parece que algunos políticos se han dado por enterados del mensaje de los ciudadanos en las elecciones europeas. Esperemos que los demás también lo hagan por la cuenta que nos tiene a todos. Desde hace años, algunos analistas hemos reivindicado hasta el hartazgo, y a pesar de las miradas aviesas e inquisidoras de los adeptos a uno y otro bando, un consenso imprescindible entre los grandes partidos políticos para buscar soluciones a la peor crisis económica y social de los últimos 70 años. Echábamos de menos el espíritu de los Pactos de la Moncloa y ese sentido de Estado en beneficio de los intereses de todos, en lugar de los de algunos particulares y partidistas. La desafección ciudadana era patente en cada entrega del CIS. Si a eso le añadimos la corrupción con una respuesta absurda entre los afectados de: “y tú más”, llegamos a unas elecciones donde para empezar casi el 60% de los electores se quedaron en casa. La participación se salva porque los independentistas catalanes han logrado movilizar a los suyos para incrementar, además, el cisma soberanista catalán. Y la ola, casi tsunami, llega a los grandes partidos con una pérdida de 5 millones de votos. Se podrá decir que los comicios europeos no son del todo representativos porque los ciudadanos cuando consideran que se la juegan es en las municipales, autonómicas y, sobre todo, en las generales. Pero la apuesta de la campaña entre PP y PSOE era de pugna interna, lo de Europa era el escenario despreciado aunque su incidencia es cada día más relevante en nuestras vidas. Alfredo Pérez Rubalcaba no ha podido con la losa Zapatero y la crisis, era muy evidente su travesía en el desierto. Se abre la carrera por la sucesión. Mariano Rajoy no puede quedarse tranquilo aunque haya resistido el enorme desgaste de los recortes, se han ido muchos votos por Vox, Ciudadanos y UPyD. E Izquierda Unida no puede cantar victoria aunque suba porque si realmente fuera una alternativa fiable hubiera cosechado los votos de Podemos, una iniciativa más que populista. Estamos a tiempo de evitar la ingobernabilidad de España, y eso pasa por la receta que dio Felipe González: acuerdo PP-PSOE, no lo duden, como en Alemania.

Leer más

Entre el Islam y la laicidad: los árabes están desamparados

En este artículo publicado previamente en francés en la web marroquí Yabiladi.com, el escritor, poeta y sociólogo Mustapha Kharmoudi, que nació en Marruecos pero reside en Francia, analiza las contradicciones que vive el mundo arabomusulmán. Estas contradicciones, que son consecuencia de la lucha entre la modernidad y la tradición, provocan una auténtica esquizofrenia en las sociedades árabes. El autor del artículo señala que la religión musulmana desempeña un papel clave en las sociedades árabes, tanto desde el punto de vista religioso como social y moral. Es por eso, apunta Kharmoudi, que muchos árabes no entienden que un musulmán pueda cambiar de religión y convertirse al cristianismo, que es un fenómeno cada vez más numeroso en el Magreb. Es también por ese motivo que muchos musulmanes sufren un verdadero trauma cuando llegan a los países desarrollados de Europa y se dan cuenta que esas sociedades no han necesitado del Islam para salir adelante. El escritor y poeta marroquí indica que en el contexto europeo, algunos musulmanes llegan a plantearse que, a lo mejor, el Islam no es la única vía posible para resolver los problemas de la humanidad, la injusticia, la pobreza y las desigualdades, sino una opción entre otras. Esto, para Kharmoudi, abre la puerta a la reflexión sobre la existencia de una sociedad laica. Esta reflexión puede llegar a ser muy dolorosa, porque, en opinión del escritor y sociólogo marroquí, muchos musulmanes no pueden aceptar la idea de que en sus países el Islam no sea el elemento básico de cohesión social, moral, cultural y política. En este contexto, “el hombre musulmán está prisionero en un túnel y no ve la salida”, escribe Kharmoudi. El camino para construir una sociedad moderna en el mundo arabomusulmán será largo y tortuoso, y “esto dura desde hace catorce siglos”, lamenta el autor del artículo. Reproducimos a continuación el texto del artículo en cuestión.

Leer más

Páginas

Suscribirse a RSS - blogs