Miércoles, 17 de Octubre de 2018

Opinión

La responsabilidad de Europa en el Magreb (y II)

Parece que ese es el sino de África: haber sido repartida como un pastel, explotada, humillada e ignorada por las potencias europeas, y sufrir los estragos de su implacable y depredador colonialismo. Y que siendo el continente más rico del planeta en materias primas, la inmensa mayoría de su población (unos 1.111 millones de habitantes) siga pasando hambrunas y todo tipo de sufrimientos y calamidades. Todo ello propiciado por Estados fallidos, regímenes corruptos, dirigentes sin escrúpulos y sátrapas de diverso pelaje. ¿Cómo se explica esto? ¿De quién es la responsabilidad? El neocolonialismo que sobre todo practica Francia en el Magreb y su área de influencia (y en el resto de sus excolonias de África Central y Occidental), hace que su responsabilidad sea mayor. Por ello, el colonialismo francés en el Magreb merece una atención especial. Y como la acción colonizadora de Francia en Marruecos y Argelia siguió el mismo patrón del imperialismo francés que en el resto de sus ‘provincias’ en el continente africano, con el sometimiento de la población, muertes, represiones y políticas extractivas beneficiosas para la metrópoli (Ver, ‘Marruecos, Argelia, los dos referentes del Magreb’); nos centraremos solamente en Túnez y Mauritania, dos ejemplos paradigmáticos del colonialismo francés, y que aún hoy en día, en alguna medida, siguen bajo la influencia francesa. Francia conquistó Túnez en 1881 en virtud de la autorización concedida en el Congreso de Berlín de 1878; y el gobierno francés, de acuerdo con su política imperialista, convierte a la ciudad de Túnez en un protectorado. Las tierras pasaron a manos de los colonos franceses, respetando a los colaboracionistas terratenientes locales, y los campesinos fueron expulsados a tierras estériles o bien pasaron a ser jornaleros en las propiedades francesas.

Leer más

Responsabilidad frente al terrorismo

La cautela del Gobierno de Mariano Rajoy a la hora de plantearse su entrada en la coalición internacional, formada por 10 países, que va a luchar contra la barbarie del Estado Islámico (EI) puede tener consecuencias inesperadas para los intereses de España. Ni el presidente, ni los ministros correspondientes han concretado las razones por las cuales España no aparece en el grupo de salida para acabar con esos criminales, delincuentes y narcotraficantes que utilizan métodos medievales de decapitación, crucifixión y descuartizamiento de todo aquel ser humano, cristiano o musulmán o lo que sea, que no esté de acuerdo con lo que ellos quieren para imponer por la fuerza y el terror su dominio sobre tierras ricas en petróleo y gas después de saquear los bancos y perseguir a sus ciudadanos.

Leer más

BRICS: Nuevos vientos del Sur

Seguramente Jim O’Neill no previó el terremoto que sacudiría la economía mundial y el cambio de su centro de gravedad debido al agotamiento de las economías avanzadas y sus seguidas crisis cuando en 2001 inventó el acrónimo BRIC -iniciales de Brasil, Rusia, India y China- al que después se le añadiría la S de Sudáfrica. Los BRICS tienen en su poder más del 40% de la población mundial y representa el 25% del PIB del globo terráqueo. Un protagonismo que también se refleja en el peso de este grupo en la inversión, el consumo y las exportaciones mundiales. Las relaciones entre las economías desarrolladas e industriales del norte y los países emergentes se igualan. Las exportaciones entre los países del sur, es decir el comercio sur-sur, superan a las del norte-sur. Los países emergentes han aumentado su participación en el comercio mundial al 35%. El acuerdo de los cinco países BRICS para crear dos nuevas instituciones financieras multilaterales -un Nuevo Banco de Desarrollo y un Fondo de Reservas- constituye un importante paso para la arquitectura financiera internacional.

Leer más

La responsabilidad de Europa en el Magreb (I)

Dice el viejo proverbio que “después de aquellas lluvias, vinieron estos lodos”. Por tanto, cuando nos referimos a las responsabilidades de Europa en el Magreb, y al margen de las políticas e instrumentos de la UE encaminados al desarrollo de esta importante región geoestratégica del continente africano, tenemos que referirnos, inexcusablemente, a las potencias europeas que colonizaron los cinco países que componen el Magreb -verdaderas responsables de la situación actual-. Esta política se inscribe en el reparto de África auspiciado por la Conferencia de Berlín de 1884. En la década de los 50 y 60 se produjeron las independencias de Libia (1951), Túnez (1956), Marruecos (1956), Mauritania (1960) y Argelia (1962). Pues bien, desde entonces todos estos países, que conforman la UMA (Unión Magrebí Árabe), han pasado por diversas vicisitudes y sufrido las consecuencias de las políticas intervencionistas de las exmetrópolis; cuando no, la constante y depredadora explotación de sus recursos naturales. Aunque habría que distinguir qué países y cuáles exmetrópolis, en función de la realidad y características de cada Estado. No es igual el colonialismo francés en Túnez, Argelia, Marruecos y Mauritania, que el colonialismo italiano en Libia, o el colonialismo español en Marruecos, que fue ejercido conjuntamente con Francia, en sus respectivos Protectorados.

Leer más

La OTAN se reúne “contaminada de Ucrania”

La OTAN es imprescindible para la seguridad mundial, anda desorientada y su reforma no es el momento de abordarla ante la crisis de Ucrania, que monopoliza la agenda. Éste parece ser el escenario de la cumbre de los 28 jefes de Estado y de Gobierno que la Alianza Atlántica celebra en Gales (Reino Unido) los días 4 y 5 de septiembre, adonde acuden el presidente del Gobierno y su ministro de Defensa con la intención -complicada- de implicar a la Alianza en África. La financiación de la OTAN ocupa también un lugar destacado de la agenda, entre acusaciones de opacidad.

Leer más

Kurdistán-Irak, la batalla por el petróleo

La urgencia de la situación en que se encontraban las minorías yazidíes, refugiados en una montaña en el norte de Irak, y sobre todo la cercanía de los militantes del grupo yihadista del llamado EI (Estado Islámico) a la capital kurda Erbil fueron los principales argumentos de Obama para justificar la rapidez de la intervención militar. Una reacción que contrastó con la situación dramática en Siria. Dicen que la administración de Estados Unidos no quiere volver a Irak después de perder 5.000 soldados, además de 30.000 heridos y tres billones de dólares. No puede tropezar con la misma piedra dos veces. La estabilidad del Kurdistán iraquí y su ubicación estratégica, rodeado por las poblaciones kurdas de Siria, Irán y Turquía, la guerra con el extremismo y una eventual independencia son factores que aceleraron a Estados Unidos a lanzar bombardeos en la región contra los insurgentes.

Leer más

Cumbre OTAN 2014: Necesaria cooperación con África

De nuevo, la OTAN se encuentra ante un punto vital de decisión, que será determinante para la defensa y la seguridad de los aliados en los próximos años y que marcará un nuevo enfoque estratégico acorde con el actual escenario internacional. La próxima Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza Atlántica, que se celebra en Cardiff (Gales) el 2 y 3 de septiembre, constituye una excelente oportunidad para afrontar este reto. Hasta hace unos meses, el fin de las operaciones de combate en Afganistán, la reorientación de Estados Unidos hacia el eje Asia-Pacífico, la crisis presupuestaria en el seno de la organización y la carencia de importantes capacidades militares iban a centrar los debates de esta Cumbre. Sin embargo, la crisis de Ucrania ha modificado drásticamente la agenda y, aun siendo este un asunto trascendental para la Organización, no debería convertirse en la única cuestión a abordar en la mesa de negociaciones.

Leer más

España envía material militar a Ucrania

Rajoy hace méritos ante la OTAN con el envío de material de guerra al ejército de Ucrania para lograr la implicación de la Alianza en África. Un C-295 ha volado a Kiev con dos toneladas de equipos de protección

Leer más

Similitudes entre el Islam, el Cristianismo y el Judaísmo. No somos tan diferentes.

Los musulmanes creemos en un Solo Dios, Todopoderoso, Creador de los Cielos y la Tierra y todo lo que ellos contienen; creemos en las Revelaciones anteriores y en sus Libros Sagrados, creemos en los Profetas y Mensajeros; creemos en Adán y Eva, Noé, Abraham, Ismael, Isaac, en Jacob y las 12 tribus, en José y los sueños del Faraón; En Moisés y los Mandamientos de la Ley, creemos también en Jesús y en María.

Leer más

¿En qué siglo estamos?

La utopía regresiva se sirve del valor de los símbolos y las nuevas tecnologías

Leer más

Argel-Rabat, el eterno desencuentro

A propósito del artículo anterior ‘Marruecos, Argelia, los dos referentes del Magreb’, y dado que el contencioso histórico entre estos dos países -en el que gravita la cuestión del Sáhara- es uno de los motivos que dificultan la integración de la Unión Magrebí Árabe (UMA), aparte de no contribuir en nada a la estabilidad de la región, he creído oportuno profundizar en las relaciones argelino-marroquíes, plagadas de desencuentros y dificultades. Pues, tal como ha señalado la Comisión Económica para África de las Naciones Unidas (CEA), reunida días pasados en Adís Abeba (Etiopía), el Magreb necesita hoy más que nunca acelerar el proceso de su integración para satisfacer las reivindicaciones expresadas por sus poblaciones estos últimos años. Y, precisamente, porque los dos países más importantes del Magreb siguen seriamente enfrentados es por lo que se hace necesario, en mi opinión, conocer las causas que dificultan las relaciones entre Marruecos y Argelia. Aunque en 1999, la elección como presidente de Argelia de Abdelaziz Buteflika (que es marroquí, natural de Uchda), y el inicio del reinado de Mohamed VI en Marruecos planteó ciertas expectativas, frustradas poco después. Las tensas relaciones diplomáticas entre Argelia y Marruecos han sido una constante; y la propia convivencia histórica entre los dos países ya fue complicada. La principal diferencia radica, en primer lugar, en la existencia de dos regímenes políticos divergentes: una monarquía parlamentaria aliada de Occidente, lo que hace de Marruecos un país estable y seguro, bastión contra el fundamentalismo islámico; y una república socialista árabe, en la órbita soviética de la antigua URSS, y ahora de Rusia y sus aliados, que ha convertido a Argelia -que vivió una cruenta guerra civil- en un país poco estable e inseguro; donde en la práctica manda la cúpula militar, que alienta y exporta el terrorismo islámico más allá de sus fronteras.

Leer más

Merkel en Santiago

La canciller alemana ha disfrutado de unas 35 excelentes horas en Santiago de Compostela en compañía de un gallego exultante, el presidente del Gobierno español. Los gestos y la buena cara de ambos dirigentes políticos demostraban la buena sintonía actual entre ambos, sellando un acuerdo entre conservadores para afrontar los próximos compromisos de la Unión Europea. España y Alemania, con gobierno de gran coalición entre los democristianos y los socialdemócratas, frente a los socialistas de Francia e Italia. Aunque no es nada acertado pensar que, en este caso, la ideología y las posiciones políticas condicionan las decisiones europeas de unos y otros. Lo que realmente se tiene en cuenta son los intereses nacionales de cada gobierno en cada país. En el caso de Angela Merkel y Mariano Rajoy, su gran entendimiento se ha ido labrando con el paso de los meses y con los notables resultados de crecimiento económico gracias a las reformas emprendidas por el Ejecutivo español que tanto sacrifico han supuesto para buena parte de la sociedad española. Austeridad y ajuste fiscal frente a inversión e impulso de la actividad económica para abordar el mayor reto de todos: la creación de empleo, sobre todo en España donde empieza a mostrar algunos datos positivos. La crisis de gobierno en Francia pone de manifiesto lo delicado de su situación, pretendidamente ignorada por sus dirigentes anteriores provocando una crisis de peores consecuencias y dificultades añadidas para su superación. Merkel y Rajoy han sido exquisitamente prudentes y no han entrado a valorar los problemas políticos internos entre los socialistas franceses pero no han dejado de recordar el compromiso del primer ministro galo, Manuel Valls, de afrontar las reformas imprescindibles que necesita Francia y que otros nunca quisieron acometer. Con sus elementos particulares, el caso de Italia es parecido porque Matteo Remzi cosechó una notable victoria electoral en los comicios europeos pero no ha logrado cerrar ninguna de las reformas tan prometidas como necesarias. En Santiago de Compostela se ha hablado de cargos europeos, cuota de poder que cada uno pretende asegurar, pero el encuentro hispano-alemán sólo sería provechoso para incrementar el turismo alemán si lo único que trascendiera fuera eso, con todo lo que está ocurriendo en Irak, Siria, Libia, Gaza, Ucrania y donde el papel de la Unión Europea es muy mejorable.

Leer más

Defensa quiere a la OTAN en el Sahel

La crisis de Ucrania ha fijado el foco de la OTAN en el Este y España pretende que no pierda de vista el Sur, implicar a la Alianza hasta el centro de África. Sin resultados hasta ahora, el ministro de Defensa trata de que la OTAN aterrice en el Sahel –frontera sur del Sáhara- y cinturón africano adyacente, área que el Gobierno ha certificado como origen de todos los males para nuestra seguridad y donde ya trabajan 400 militares españoles, en parte en labores de apoyo a intervenciones de Francia, en parte encuadrados en misiones de la Unión Europea.

Leer más

La importancia geoestratégica del Magreb

Los recientes acontecimientos en Libia y Túnez, dos países de la paralizada UMA (Unión Magrebí Árabe), han puesto de relieve la enorme importancia geoestratégica del Magreb. Un concepto que data de miles de años, y que ahora cobra especial actualidad por cuanto esta región es de capital importancia para la paz y la seguridad en África, que tanto preocupa a Occidente. Pero antes de entrar en materia, hagamos una breve descripción del Magreb; término milenario (poniente en la astronomía árabe), que comprende los territorios de Libia, Túnez, Argelia, Marruecos y Mauritania. La población total de los cinco Estados se acerca a los 89 millones de habitantes, los cuales tienen como denominador común a los bereberes (imazighen, en su idioma), que son los nativos de esta extensa zona del Norte de África. Sin embargo, su realidad es muy diversa, pues en Marruecos y Argelia son parte importante de la población (un 35 % en Argelia, y un 60 % en Marruecos), en tanto que en Libia, Túnez y Mauritania son minoría, con un 15 %. Junto a los bereberes, los árabes son la otra etnia dominante. Los árabes llegaron en diferentes oleadas, especialmente a partir del siglo VII d.c., época en la que empezó la islamización del Magreb.

Leer más

Agresor injusto

El Papa Francisco ha planteado una cuestión muy trascendente, por lo que supone de respaldo a los bombardeos contra las milicias asesinas del Estado Islámico en Irak, aunque puntualizó que no apoya ni los bombardeos ni las guerras sino las acciones en Naciones Unidas; y muy relevante por lo que significa de reclamo a recuperar la autoridad internacional que ha residido en las últimas décadas, de facto, en los Estados Unios con consensos puntuales en Naciones Unidas y con acciones unilaterales más discutibles como ocurrió en Irak con algunos apoyos de sus aliados más directos. En su momento, las críticas a que Washington fuera el Gendarme del Mundo se elevaban cuando chocaban con intereses de algunas superpotencias como Rusia o China o potencias medias como Francia, sobre todo con actuaciones indirectas en algunos países de África. Sin embargo, en los Balcanes sacaron las castañas del fuego a los europeos. Hoy en día, la hegemonía norteamericana se ha diluido por la dura factura que se ha cobrado la crisis económica provocada en gran parte por la falta de regulación de un mercado financiero insaciable y sin escrúpulos y por los elevados gastos multimillonarios de las intervenciones en Afganistán e Irak. El presidente Barack Obama ha dedicado gran parte de sus esfuerzos a la recuperación interna y ha dejado sitio en la escena internacional a otros protagonistas que lo han aprovechado para su propio aprovisionamiento y para reforzar sus posiciones en conflictos como Siria, Libia, Ucrania o República Centroafricana. La Unión Europea no ha sabido, ni podido, ni soñado con asumir ese papel internacional debido a sus graves divisiones internas y su falta de recursos. El caso es que la degradación de algunos conflictos ha encendido todas las alarmas ante la pasividad de la llamada Comunidad Internacional porque los asesinos del Estado Islámico, repudiado incluso por Al Qaeda por la brutalidad de sus ataques contra la civiles a los que decapitan y crucifican impunemente, han logrado el control de zonas petrolíferas en el norte de Irak y de Siria; así como infraestructuras básicas de agua que ya han sido recuperadas por las fuerzas kurdas. Los bombardeos norteamericanos contra las fuerzas del EI ayudan a contenerlos, el envío posible de armas europeas a los kurdos bajo el control de Bagdad puede crear más problemas que soluciones; en definitiva asistimos a una pésima resolución de la guerra en Irak por parte norteamericana que difícilmente va a sofocar la amenaza yihadista sino se produce una intervención militar occidental. Pero, ¿quien va a meterse de nuevo en el avispero iraquí? Desgaste de opinión pública, enormes gastos económicos y bajas, intereses contrapuestos con otros países, pero no hay otra opción si, como reclama el Papa Francisco, queremos frenar al agresor injusto.

Leer más

Páginas

Suscribirse a RSS - blogs