Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

Opinión

Argelia: ¡SOS país en peligro!

Los expertos y analistas, argelinos y extranjeros, de la economía argelina, han lanzado la voz de alarma sobre la naturaleza improductiva de la mayoría de las inversiones públicas y privadas en Argelia, que en los últimos quince años han alcanzado los 700.000 millones de dólares. De hecho, esta dinámica se ha destinado principalmente a aumentar las importaciones de productos acabados y semi acabados, lo que ha producido importantes beneficios para los miembros del clan presidencial, sus servidores y su clientela política. Estas inversiones frenan en gran medida la capacidad del país, cuya base industrial fue severamente dañada por una privatización salvaje y la corrupción generalizada. La destrucción masiva de lo que quedaba de la industria argelina también afectó a los recursos humanos y naturales no renovables, gestionados por un Estado fracasado en un país socialmente enfermo. El fracaso del país es debido, en gran medida, a las actitudes antisociales y suicidas de los aventureros del clan presidencial, que no han dudado en imponer al pueblo argelino por la fuerza y el fraude masivo a un candidato [a las elecciones presidenciales] discapacitado física, mental y moralmente [Abdelaziz Buteflika] e incapaz de asumir sus funciones.

Leer más

La balcanización de Irak

La ofensiva del EIIL en Irak no ha sorprendido a Estados Unidos, por la sencilla razón de que los comandantes históricos de esa fuerza yihadista ya eran oficialmente aliados de la OTAN en Libia. A pesar de todos los aspavientos retóricos de Washington, la ofensiva del Emirato Islámico en Irak y el Levante en territorio iraquí es parte de la estrategia tendiente a desmantelar Irak, aprobada por el Senado estadounidense en 2007 y como resultado de una propuesta de… Joe Biden. Si lo que se dice en Washington fuese cierto –que la ofensiva iraquí del Emirato Islámico en Irak y el Levante (EIIL, también conocido en árabe como Daesh) realmente sorprendió a Estados Unidos–, el presidente Obama tendría que destituir de inmediato a todos los dirigentes de la United States Intelligence Community, a la que pertenecen la CIA y las numerosas agencias federales que se dedican al espionaje y a la ejecución de operaciones secretas estadounidenses a escala mundial.

Leer más

Un Rey, a descubierto

En coche descubierto por las calles de Madrid. El rey Felipe VI quiere contacto con los ciudadanos, no se esconde y busca la cercanía con aquellos españoles que valoran el trabajo realizado por la Corona en el progreso y la democracia de España y, sobre todo, con los desafectos que han perdido la confianza en la jefatura del Estado por el caso Urdangarin, tan desafortunado como lesivo para la institución. Es cierto que este traspié en la familia real coincide con una situación cargada de corrupciones inaceptables que afectan tanto al PP como al PSOE y que contaminan la credibilidad de las instituciones democráticas. El discurso de Felipe VI en el Congreso, en el acto de su proclamación como Rey de España, ha sido impecable, magnífico podríamos decir porque ha respondido a todas las exigencias que se podían plantear desde cualquier posición política y sin rebasar los límites que impone la Constitución a las competencias del Rey. Parados, nacionalistas, cabreados, incrédulos y todo aquel que no rechazara el discurso antes de escucharlo tienen argumentos para pensar. Las líneas de pensamiento, convicciones democráticas, problemas e inquietudes generales se han plasmado en un discurso pronunciado con soltura, firmeza, convicción y solvencia para transmitir una clara sensación de capacidad y compromiso con la renovación que necesita la clase dirigente de España.

Leer más

Felipe VI

España amanece con un Rey nuevo, Felipe VI. Una nueva generación llega a la Jefatura del Estado estrenando el método de la abdicación de Juan Carlos I. No tenemos ninguna de duda del éxito del reinado del hijo que tendrá que hacerse un hueco en la historia creando su propia personalidad y forma de ejercer su responsabilidad, como tampoco de los logros de 39 años del padre que hemos rememorado durante estos días, desde el anuncio de la abdicación. El mayor reto al que se enfrenta Felipe VI es recuperar buena parte de la imagen perdida por el caso Urdangarin que no debe condicionar sus pasos firmes en el trono. Los tribunales están en la recta final, parece y de una vez por todas, de un proceso que debe esclarecer cualquier comportamiento delictivo y castigarlo como si se tratara de cualquier ciudadano español. Tampoco debe sufrir penalizaciones añadidas por ser de la familia real. Pero una cuestión está clara, debe ser el principio de una manera rotunda de acabar con las tentaciones de comportamientos ilícitos a la sombra del poder. Y esto no se refiere únicamente al cuñado del nuevo Rey, implica muy directamente a toda la clase política que debe zanjar sin medias tintas cualquier caso de corrupción y penalizar duramente acciones que traicionen la confianza de los ciudadanos en sus representantes. Hay que acabar con el “y tú más” para empezar a limpiar a fondo una vida política que necesita urgentemente de una regeneración para que buena parte de los españoles vuelva a confiar en aquellos que, principalmente, por vocación o por interés deciden dedicarse a la política que sirve para solucionar los problemas de los ciudadanos. Hacemos esta disquisición porque la llegada al trono de Felipe VI coincide con una situación política nueva, con el bipartidismo cuestionado por los resultados de las últimas elecciones donde opciones poco claras han conseguido un apoyo considerable. Y va a ser inevitable que la valoración que pueda ir logrando el nuevo monarca dependa en alguna medida de la percepción que tenga la gente sobre la acción política y de los políticos en cuanto a cuestiones tan trascendentes como la crisis de Cataluña y del modelo autonómico, la lucha contra la corrupción y la necesidad de acabar cuanto antes con los millones de parados que suponen el desafío inmediato, urgente e ineludible de cualquier acción de gobierno y de oposición, sea en el ámbito nacional, autonómico o local.

Leer más

Un Rey para la esperanza y la concordia

Son contadas las ocasiones en que todo un país es consciente de asistir a un acontecimiento de envergadura histórica. Y son menos aún los grandes momentos que se viven con la normalidad y estabilidad institucional con que los españoles estamos viviendo estos días que siempre vamos a conservar, de modo privilegiado, en la memoria. Si la proclamación de Felipe VI, tras la abdicación de Juan Carlos I, es motivo de alegría para todos los españoles, resulta también de justicia felicitarnos por la madurez y la transparencia con que ha culminado el proceso sucesorio. No en vano, el automatismo en la sucesión a la Corona manda un mensaje de ejemplaridad dentro y fuera de nuestras fronteras: el de un país con unas instituciones dotadas de solidez y capacidad de respuesta y el de unos ciudadanos que apostamos por la estabilidad de nuestra democracia y por la vigencia de los símbolos que nos representan y hermanan. Con el ascenso al trono de Felipe VI los españoles estamos reafirmando la probada capacidad de nuestra Constitución para garantizar una convivencia en paz, libertad y progreso, y dar cauce a un proyecto común e integrador para España.

Leer más

Nuevos tiempos en España

Vivimos un momento nuevo en España donde la renovación de las nuevas generaciones se abre el lógico camino para afrontar los desafíos que tiene por delante una sociedad como la española, encuadrada en una Europa decadente pero con una enorme proyección en América Latina, África y el mundo árabe. Se avecinan tiempos mejores gracias al esfuerzo y al trabajo de todos los ciudadanos guiados por una Monarquía Parlamentaria que ha hecho posible una complicada transición democrática y por una clase política, con luces y sombras en todos los partidos, que navega desde hace tiempo por las procelosas aguas de una crisis económica y financiera que ha puesto al descubierto parte de sus carencias, sus egoísmos, sus corrupciones y muchas incapacidades creando una preocupante desafección entre los ciudadanos. Sin embargo, asistimos a un cambio en la Jefatura del Estado con total garantía de futuro, estabilidad, compromiso, preparación y dedicación a la tarea que confiere la Constitución al nuevo Rey Felipe VI y que debe tener un fiel y eficaz apoyo en los partidos políticos para superar los graves problemas que sufre España desde hace demasiados años y, lo que puede ser más inquietante, los retos que se plantean desde posiciones partidistas y personales, sin tener en cuenta los intereses de todos.

Leer más

¿Monarquía o República? “El modelo español” se desploma…

Al margen del debate público y de las guerrillas políticas entre conservadores y republicanos sobre el modelo de Estado en España, pocos españoles saben que la figura del rey Juan Carlos de Borbón representaba para toda una generación de ciudadanos en los países árabes y del norte de África, sobre todo en países con tradición monárquica como Marruecos, todo un ejemplo, un modelo a seguir y hasta una aspiración al cambio voluntario y valiente de las estructuras autoritarias, militares y de servicios de seguridad todopoderosos, a la instauración del Estado de derecho y de las libertades. Por su papel relevante en la transición política hacia un modelo democrático pactado entre partidos, facciones y grupos enfrentados en una guerra fratricida, el rey Juan Carlos encarnaba el pilar central de un difícil equilibrio político en un país que acababa de salir de la dictadura y un pueblo malherido después de una de las peores guerras civiles en la historia contemporánea. La España de los años 70 y 80 y la monarquía española representaban para muchos países – a pesar de la memoria sesgada y de las muchas asignaturas pendientes de la transición democrática - un ejemplo de cómo pasar página y caminar desde el absolutismo más salvaje que reinaba en muchos países del Tercer Mundo hacia una democracia incipiente.

Leer más

BCN, la logística y el Mediterráneo

Barcelona, por su situación geográfica, sus capacidades e infraestructuras, podría consolidarse como la referencia del sector logístico y de transporte del Mediterráneo. Pero debe prepararse ante los retos que se avecinan. La apuesta por las infraestructuras debe seguir siendo prioritaria, especialmente el corredor mediterráneo y la creación de redes y servicios logísticos de mayor eficiencia. Transformar Barcelona en un centro logístico para el Mediterráneo representa una alternativa: un híbrido que reduce la tensión entre la integración global y la capacidad de respuesta local. Tanto las organizaciones internacionales y regionales como las grandes multinacionales pueden seleccionar la ciudad como sede, plataforma o base natural para cubrir o ampliar su expansión en mercados vecinos y como centro de enlace para toda la región mediterránea. Barcelona es el primer centro logístico del Mediterráneo. Su carta de presentación no podría ser mejor. Es única y diferente de otros enclaves, dispone en un reducido espacio de un gran puerto, tanto para mercancías como para pasajeros y cruceros -y la zona de actividades logísticas es la más importante del sur de Europa-, un moderno aeropuerto internacional, la Zona Franca, Mercabarna, varios polígonos industriales y el Salón Internacional de la Logística, una feria líder del sector en el sur de Europa y el Mediterráneo. Esta oferta de infraestructuras dota a Barcelona de una oportunidad única para ser más competitiva y liderar la logística regional. A pesar de los difíciles momentos económicos que vivimos, la mejora de la logística debe ser una prioridad, porque es necesaria para recuperar y mejorar la economía. Además, tanto en el Mediterráneo como a escala mundial el transporte y la logística afectan al precio y la disponibilidad local de alimentos y productos.

Leer más

Más brutal que Al Qaeda

Sí, existe. Hasta los dirigentes y doctrinarios de Al Qaeda lo corroboran. Se trata del terrorismo que practica otra organización de la misma ideología yihadista, el denominado Estado Islámico de Irak y Levante (EIIL), como parte fundamental de su repertorio de violencia insurgente tanto en Irak como en Siria. Un terrorismo que, además de atentados suicidas por lo común muy letales, incluye frecuentes decapitaciones en público o crucifixiones, a menudo divulgadas mediante Internet, de quienes el EIIL considera infieles o herejes. En su inmensa mayoría, aunque no sólo, las miles y miles de víctimas mortales ocasionadas ya por este terrorismo son civiles musulmanes adscritos a confesiones que el EIIL no admite como islámicas o que no se conducen según los patrones rigoristas de comportamiento social exigidos por esa organización yihadista. Esas y otras expresiones de terrorismo características del EIIL derivan de las que otrora fueron propias de su entidad precursora, es decir, Al Qaeda en Mesopotamia bajo el liderazgo de Abu Musab al Zarqaui. Esta extensión de Al Qaeda en Irak, constituida como tal en 2004, empezó a utilizar el apelativo de Estado Islámico de Irak (EII) en 2006 y el actual de Estado Islámico de Irak y el Levante en abril de 2013, tras haber ampliado su ámbito operativo al contiguo territorio de Siria. Por su particular brutalidad y las colectividades locales a que principalmente afecta, la violencia terrorista del EIIL puede ser útil a corto plazo para ejercer un control efectivo sobre las mismas, pero a medio y largo plazo puede dificultar cuando no imposibilitar la legitimación a que aspira cualquier entidad yihadista en el seno de su población de referencia.

Leer más

Rey, sin complejos

Entre los muchos problemas que sufrimos los españoles cabe destacar que parece que el que más chilla y más ruido hace, lleva razón. Sin duda, hay que protestar todo lo que se pueda ante las injusticias, manifestarse para defender los propios derechos e intereses y reivindicar todo aquello que sea lógico e, insisto, evite injusticias. Otra cuestión es pensar o imponer que las protestas de unos cuantos miles de ciudadanos implican o representan a la gran mayoría. Craso error que padecen sociedades árabes o ucraniana, por citar ejemplos recientes. El respeto que merecen las minorías y su derecho constitucional a manifestarse no debe interpretarse como una expresión rotunda de la voluntad de la mayoría de la sociedad. Por supuesto que hay que tener en cuenta el termómetro de la calle por muy instrumentalizado y politizado que esté en cualquier sentido, pero de ahí a crear un estado de opinión en contra o a favor de una determinada institución o programa político o económico o social debe ir un gran trecho. Uno de los criterios fundamentales en una sociedad democrática para definir la importancia, relevancia, trascendencia de cualquier iniciativa y, sobre todo, su índice de representatividad son los medios de comunicación y los periodistas verdaderamente profesionales.

Leer más

La apertura de un Centro Cervantes en El Aaiún: Más vale tarde que nunca

Hace unos días saltaba a los medios de comunicación la noticia de la implantación –en fechas próximas- de una extensión del Instituto Cervantes en la ciudad de El Aaiún, para garantizar la enseñanza oficial del idioma español en dicha ciudad y poblaciones cercanas. La importancia de la noticia se manifiesta por el lugar donde se pretende ubicar un centro del Cervantes. En efecto, El Aaiún, capital administrativa del Sáhara, antigua provincia española, ha sido testigo a lo largo de corta pero intensa historia, de una envidiable relación con este idioma. No en vano fue fundada por los españoles durante su larga y tortuosa presencia en tierras del Sáhara, siendo el núcleo de numerosas iniciativas educativas y culturales. Aún se pueden apreciar en sus calles restos de lo que fue la impronta española y se mantiene todavía en funcionamiento el colegio “La Paz”, dependiente del Ministerio de Educación español. Por otra parte, la población local, con una fuerte presencia de saharauis oriundos que en el pasado fueron ciudadanos españoles nacidos en esta provincia, la número 53 del territorio español, conserva el idioma como base de su acervo cultural e idiosincrasia. Por todo ello tienen el derecho de conservar y transmitir a sus descendientes el idioma vinculante e identificador de su cultura. Existen en las ciudades del Sáhara cientos de miles de ciudadanos cuya segunda lengua es el español, después de su lengua vernácula, el hasaniya. Este legado idiomático marca una clara diferencia con gentes francófonas del entorno.

Leer más

Los pueblos beréberes sufren una constante represión

Durante el encuentro que la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos humanos, Navi Pillay, mantuvo con representantes de la sociedad civil marroquí, el pasado 28 de mayo en Rabat, tuvimos la ocasión de exponerle algunas de las graves violaciones de los derechos humanos que sufren los ciudadanos amazighes (beréberes) en Marruecos. Con la llegada del nuevo rey, Mohamed VI, en 1999, se abrió un periodo de gran esperanza con su iniciativa de institucionalizar ideas tan necesarias como “Equidad” y “Reconciliación”, para hacer justicia y resolver las graves violaciones contra los derechos humanos cometidas durante los conocidos “años de plomo”, bajo el reinado del difunto dictador Hasan II. Esta iniciativa permitió a muchas de las víctimas tener voz y que fueran recompensadas con exiguas ayudas financieras. Pero nunca se indagó sobre el crimen contra la humanidad cometido contra la población civil del Rif Beréber entre los años 1958-1959, o sobre los numerosos asesinatos políticos cometidos contra miembros del Ejército de Liberación Nacional, como el dirigente Abbas Mesaâdi, o contra investigadores amazighs como el lingüista Boujemâa el Habbaz... Nunca nadie se ha preocupado de llevar tales crímenes antes lo tribunales.

Leer más

España vista desde la orilla árabe

La abdicación del rey Juan Carlos en favor de su hijo ha cogido por sorpresa a propios y extraños. Desde el mundo árabe se observa un cierto desconcierto en la escena política española y aprensión ante posibles consecuencias no deseadas. No porque los ciudadanos árabes crean que es un pecado. El Emir de Catar, un monarca con poderes absolutos, abdicó en favor de su hijo Tamim hace justo un año. El temor que provoca la noticia está vinculado con la euforia desatada en amplios sectores de la población española, que de pronto se descubren republicanos; se han lanzado a las calles y plazas en todo el país, en ciudades grandes y pequeñas pidiendo, exigiendo, proclamando sus fervores por instaurar una nueva república en España. ¿Quiénes son? ¿De dónde salen? Y sobre todo ¿qué quieren?, se preguntan los gobernantes árabes, aireando una inquietud que comparto.Muchos de los manifestantes son republicanos de corazón, por herencia familiar o por sentimiento demócrata y liberal en el sentido más horizontal del término. En todos estos años, cada vez que se producía una manifestación popular, sindical, política, ecologista, ciudadana, cualquiera fuera el motivo de su convocatoria, aparecían banderas republicanas. Una vez fue contra la guerra de Iraq, otra vez a favor del pueblo saharaui (paradójico esto último ya que fue la República española la que colonizó definitivamente el territorio del Sáhara en 1934), otra vez por huelgas, otra por la sanidad pública y en contra de su privatización, otra en contra de las enésimas reformas universitarias, y por supuesto en las periódicas celebraciones del aniversario de la proclamación de la II República el 14 de abril de 1931; siempre, en todas ellas, aparecían banderas republicanas.

Leer más

Qué se juega España en sus relaciones estratégicas con los países del Golfo

España dispone de una situación particular y privilegiada en relación con los países árabes y en especial con los del Golfo, lo que le confiere una oportunidad histórica única para su desarrollo y para ejercer un papel protagonista en la escena internacional. A diferencia del resto de naciones occidentales, España posee tres ventajas históricas. Primero, formó parte durante siglos de la civilización árabe-musulmana; segundo, su política invariable en relación con el conflicto palestino-israelí desde sus comienzos en 1948; y tercero, las relaciones particulares que unen a la Familia Real española con las monarquías árabes. La gira del Rey Juan Carlos por los países del Golfo, que aún debe completarse con su visita al emirato de Catar, se enmarca en estas relaciones y supone una oportunidad histórica tanto para España como para las monarquías árabes, coincidentes en diseñar un nuevo modelo de relaciones multilaterales de alcance estratégico. Para España no sólo ha significado la firma de multitud de grandes contratos por valor de miles de millones de euros y la inyección de capitales árabes en los circuitos financieros y empresariales españoles, sino que ha otorgado a la política exterior española un poder de protagonismo activo en la geopolítica mundial.

Leer más

Un Rey para todos

España comienza una nueva etapa con Felipe VI. La decisión del Rey D. Juan Carlos de abdicar la corona en su hijo Felipe de Borbón marca el rumbo que reclama una nueva generación que debe dar respuesta a los desafíos que tiene la sociedad española. En el Palacio de la Zarzuela se cuidaron todos los detalles, como suele ser habitual, empezando por la foto que tenía D. Juan Carlos detrás con su hijo y su nieta, futura reina de España cuando corresponda y si los políticos reforman la sucesión a la Corona que recoge actualmente la Constitución. Algunas citas relevantes apuntan al agradecimiento público a la Reina Doña Sofía por su apoyo constante y también la mención a la princesa Letizia y a su papel con el futuro Rey. No faltó el recuerdo a su padre, el Conde de Barcelona. el recuerdo a su padre, en Conde de Barcelonaiciones para desempeñar normalmente su trabajo como Jefe del Estado. El Rey aboga Son cuestiones trascendentes de cara a la opinión pública española que valora este tipo de cuestiones a la hora de manifestar su reconocimiento a la Corona. Aspectos sociales que inciden directamente en planteamientos políticos de mayor calado y que representan un importante elemento a valorar, sobre todo cuando se acaban de celebrar unas elecciones con los resultados que se han producido. El servicio a España de D. Juan Carlos es innegable a lo largo de todos los años de su reinado como impulsor de la transición, convencido de la democracia con una Monarquía parlamentaria, embajador de los intereses de España y de sus empresas por todo el mundo y referencia de prestigio y credibilidad en el ámbito internacional y con un elevadísimo respaldo popular en toda España. Las sombras de los últimos tres años por el caso Noos no deben desvirtuar un balance extraordinario para la reciente historia de España, donde además, los problemas de salud han mermado las condiciones para desempeñar normalmente su trabajo como Jefe del Estado. El Rey de todos los españoles aboga por un balance autocrítico que viene obligado por la grave crisis económica y que culmina con la afirmación de que “somos una gran nación”. Impulso, renovación, superación, nueva generación joven, con energía, emprendedora para afrontar las transformaciones y reformas que demanda la nueva situación en España. Son las claves de una decisión histórica que coloca al Príncipe Felipe ante el compromiso y los retos para los que lleva 46 años preparándose como garantía de futuro para la estabilidad de España.

Leer más

Páginas

Suscribirse a RSS - blogs