Paco Soto

Pie de foto: Entrada de un hospital público en Argelia.

El dato es alarmante y preocupa a los profesionales del sector sanitario en Argelia: unos 300.000 enfermos mentales vagabundean diariamente por las calles de Argel y las principales ciudades del país. La mayoría de estas personas abandonadas por los poderes públicos y en muchos casos por sus familias tiene una media de edad que supera los 60 años. Los profesionales del sector hacen lo que pueden para atender a estos enfermos, pero no dan abasto. El sistema sanitario público argelino es deficiente. Carece de medios materiales y humanos suficientes para atender las necesidades de la población. La salud mental está prácticamente abandonada por el sistema sanitario estatal. Solamente las clases privilegiadas que tienen recursos suficientes para acudir a la sanidad privada o viajar al extranjero, pueden hacer frente a los problemas provocados por trastornos mentales. Las clases populares se fastidian y sufren en silencio.

“Precariedad extrema”

Mohamed Tedjiza, jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Drid Hocine de Argel, confirmó al diario Al Huffington Post Maghreb la existencia de 300.000 enfermos mentales que callejean sin rumbo fijo por las principales ciudades de Argelia. El profesor Tedjiza denunció la situación de “precariedad extrema” en la que viven estas personas. Un tercio de estos enfermos tiene entre 60 y 90 años. La enfermedad de Alzheimer afecta a muchas de estas personas desamparadas. El envejecimiento de la población y el incremento de la esperanza de vida en Argelia, pero también la intolerancia con la que tratan muchas familias a sus enfermos mentales, son factores que no ayudan a resolver el problema. Según el doctor Mohamed Tedjiza, 20% de los enfermos mentales han sido abandonados por sus familias. Los centros especializados en enfermedades mentales son pocos y carecen de estructuras adecuadas para acoger en buenas condiciones a los pacientes que lo necesiten.

Falta de medios

El profesor Tedjiza critica duramente a la sociedad argelina, porque es insensible ante este problema, y también condena al sistema público en manos del Estado porque sufre de “una falta crónica de medios y de instituciones especializadas”.  La posición de este médico no es una opinión aislada. Según profesionales del Hospital Psiquiátrico Mahfoud Boussebsi de Cheraga, en Argel, la mayoría de los enfermos mentales acogidos en este centro sanitario vuelve a recaer. La causa es la ausencia de seguimiento y la falta de ayuda familiar. Muchos enfermos mentales abandonados a su suerte son agresivos y a veces peligrosos. En estas condiciones, poco pueden hacer los médicos para atenderlos adecuadamente.

Etiquetas: 
Argelia
Sanidad
enfermos mentales