Antonio Regalado

Pie de foto: La sociedad civil se ha puesto en marcha en Barcelona; “es el comienzo de la resistencia”, aseguró el empresario convocante, José Manuel Opazo.

Ha pasado un año y un día desde que el Parlamento de Cataluña aprobó las leyes de desconexión contra España; en realidad, son una copia de la Ley Habilitante de Hitler en 1933. Hoy, el templo de la representación de los catalanes sigue cerrado para no cumplir la sentencia del TS que le exige inhabilitar a los golpistas. 

La crisis se ha llevado por delante a un gobierno felón (Rajoy-Santamaría) y nos ha traído otro (Sánchez-Iglesias) apoyado por separatatistas y compañeros de viaje de ETA cuyo denominador común es cargarse España, empezando por desenterrar a Francisco Franco, que lleva muerto casi 43 años. De nuevo tenemos al Frente Popular en la Carrera de San Jerónimo para instaurar la III República que nos conduzca a otra ‘guerra’ más (incivil). El objetivo inmediato es deslegitimar la Transición y los 40 años de democracia y libertades de la Constitución. Es lo que el kamikaze demócrata y anticatalanista  Antonio Robles- un demócrata (necesario)  de izquierdas- denomina ‘la normalización del mal’.

Apaciguamiento  y cobardía

El apaciguamiento con el catalanismo y el nacionalismo vasco que predicaron y practicaron Zapatero,   Mariano,Santamaría; y que predican y  practican hoy, AnaPastorPedro SánchezPablo  IglesiasCarmen Calvo,  Fernando- Grande MarlascaMeritxellBatetDolores  Delgado, los MikelIcetade turno y los medios de comunicación apesebrados, no sirve para nada y solo da a alas a Quim Torra y al huído Puigdemont para que siguen con el golpe de Estado permanente. 

Hay que reconocer que solo Ciudadanos y VOX defienden la Constitución del 78. El gol ‘por la escuadra’ de doña Ana a Pablo Casado confirma que el sorayismo desleal no ha muerto. Y que hemos perdido un año crucial, intimidados por la fiebre amarilla,  por la cobardía de Rajoy al aplicar un 155 light,  y por el entreguismo de un inquilino de la Moncloa que después de haber jurado lealtad a la Constitución ha olvidado su promesa. ¿Cuándo tendremos un presidente del Ejecutivo que defienda la unidad y el cumplimiento de las leyes sin complejos?¿Para cuándo unas leyes preventivas que impidan dar un golpe en diferido y los golpistas sigan cobrando del erario público?

Barcelona 9-S: sin odios, sin miedo

No hemos saludo a la calle, ciertamente,  un millón de personas como el 8-0 tras el discurso del Rey el 3 de octubre de 2017. Pero hay que dejar constancia de que miles de decenas de ciudadanos -los organizadores hablaron de 500.000 personas- recorrieron desde El Molino, en El Paralelo a la Plaza de España,  con banderas españolas, catalanes y europeas, para defender la unidad de la Patria. Una marcha de casi dos horas, sin miedo, sin odios, orgullosos de sentirse españoles. 

La victoria de la selección en Londres provocó que muchos participantes asistieran vistiendo la camiseta de la Roja. Dos horas largas de fiesta democràtica compartida por personas llegadas desde 30 capitales desde Cádiz a Guadalajara compartiendo un deseo común: que España no se rompa. Y, además, han exigido a Pedro Sánchez que se convoquen elecciones generales ya, al estar apoyado por socios de terroristas y por separatistas.

La iniciativa ha sido la de un empresario comprometido, José Manuel Opazo, a quien le duele España desde Suiza, donde reside. En declaraciones a este enviado especial, Opazo confirmó que con una sociedad civil en marcha como la congregada, “ESPAÑA TIENE FUTURO”. Como la convocatoria era civil, en el mitin final no participaran políticos; de los diez intervinientes, la más aplaudida fue Dolores Asenjo, la única directora de Instituto que se negó a entregar las llaves a los comisarios políticos del ilegal referéndum del 1-0. Llamó fascistas a los golpistas por prohibir el castellano en esta tierra donde es mayoritario.

 Luego, las profesoras de CADECA contaron en directo las persecuciones sufridas desde hace 25 años por oponerse a la inmersión lingüística. Angela DiezyPaloma Leóncontaron el maltrato físico  que llegaron hasta el secuestro, las palizas  y la quema del coche. Puro fascismo. Vivencias estremecedoras.  Antonio Robles,  autor del libro ‘Historia de la resistencia del nacionalismo en Cataluña’ expresó su lucha de 40 años con estas ocho palabras: “Todo lo que pasa ahora ya ha pasado”.  Los organizadores sobrepasan sobradamente el horario autorizado con la constante y paciente vigilancia de los Mossos  de Esquadra. Ni un incidente.

La fiesta democrática de esta jornada de españolidad, va a marcar un antes y un después  en Cataluña; empezó con la música de Manolo Escobar, “Que Viva España” y terminó con “Mediterráneo”  de Joan Manuel Serrat y “Mi querida España”, de Cecilia

El gran desafío de esta convocatoria de Barcelona a los partidos políticos es sencillo: la sociedad civil está en marcha. Este espíritu democrático frente al totalitarismo  no va a parar porque los congregados están convencidos  de que con los terroristas y los golpistas NO SE DIALOGA.  Los cuatro eslóganes más aplaudidos fueron  ¡VIVA ESPAÑA!, ¡VISCA CATALUÑA¡, VIVA LA LIBERTAD! y ¡VIVA EL REY!

Opazo cerró el acto anunciando que aquí comienza la resistencia. España es una gran nación, se dijo alto y claro; esto no es el fin; es solo el comienzo. Hubo un minuto de silencio por las víctimas del terrorismo y del pensamiento único. Y sonó el himno nacional con más fuerza que nunca.

El regreso

Hemos vuelto a Barcelona, como lo hicimos el 8-O del pasado año para recordarle a los demócratas catalanes que no están solos; para exigirle al gobierno de la Nación que, tras la declaración de guerra de Torra -“Hay que atacar al Estado”-, decrete un 151  con todas las de la ley. Hemos vuelto para decirle a los golpistas que no vamos a consentir que se instaure una tiranía nazi ni que se abra la puerta de la cárceles a los presos políticos. “Nohay presos políticos”, señor ministro del Interior, aunque usted se calle como un muerto ante el consejero que defiende a los “políticos presos”; estamos aquí de nuevo porque no vamos a dejar en la estacada al ReyFelipe VIni al juezPablo Llarena

Hemos regresado para agradecer a Albert Riveraque denunciara públicamente en TV3 que “esa Casa es una máquina de propaganda del independentismo”, para desenmascarar a los CDR convertidos en las SS del catalibanismo, para condenar la marcha con antorchas de Tarrasa -fascismo procesional-, para  limpiar las calles de la okupación  de “sogas amarillas” en los espacios públicos y para  responsabilizar  a la alcaldesa de Vich de alentar el yihadismo catalán, llamando cada noche a la rebelión. Y volveremos si preciso fuese el próximo domingo para apoyar la manifestación “Hablamos Español”.Porque la dignidad se resoeta y no se negocia.

Diez Ideas-fuerza para rearmar el Estado.
 
A la vista de la experiencia acumulada y ante la extrema gravedad de los desafíos que se avecinan en Cataluña, País Vasco, Navarra, Galicia, parte de Aragón, Asturias, Baleares y Comunidad Valenciana, -(terminarán reivindicando hasta Almansa  (Albacete)- los ciudadanos esperamos  respuestas eficaces. Nos gustaría que el Gobierno de la Nación, tuviera agallas para advertir públicamente que “quien le eche un pulso al Estado, tiene que perderlo”. Mientras tanto, y tras lo vivido este 9 de septiembre en la Ciudad Condal, adelantamos este decálogo:

1.    Reforma del Código Penal para reinstaurar el delito  (o el intento de delito de secesión),  equiparándolo expresamente al delito de Alta Traición alemán. E incluirlo en la Euroorden.

2.     Penalizar la convocatoria y la realización de  referéndums ilegales.
 
(En Francia, que es uno de los países más democráticos del mundo, hay dos temas que no se pueden defender ni presentar en la Asamblea Nacional: la forma de Estado (República) y la secesión de la Patria. Ni la prevalencia en todo el país de la lengua francesa).
 
3.     El Estado tiene que volver a tener una presencia permanente y estable en todo el territorio nacional. Y en todas las instituciones.  Despliegue del Ejército, la Policía Nacional, la Guardia Civil y la UME. 

4.     Fórmula de Juramento (o promesa) única de acatamiento de la Constitución, a los Estatutos de Autonomía y lealtad al Rey, para todos los cargos electos, designados y funcionarios. Sin ese requisito, no se puede tomar posesión, y por tanto, no se alcanza la condición de diputado, senador, alcalde,  maestro o bombero; no se ejerce y  no se cobra.
  
5.   Rearmar la unidad inhabilitando (política y económicamente) a todos los ciudadanos que no cumplan las leyes ni las sentencias judiciales. Especialmente si son funcionarios o cargos públicos.

6.    Recurso previo de inconstitucionalidad para todas las leyes orgánicas, no solo para los estatutos de autonomía.
 
7.   Reforma de la Ley Electoral, primando a los partidos de carácter nacional y subiendo el número de diputados hasta 400 como permite la Carta Magna.

8.   Instaurar legalmente el concepto de lealtad constitucional, promulgando  una ley de Protección de la Democracia y de los símbolos constitucionales.

9.     Recuperación en exclusiva (e indelegables) para el Estado de las competencias de Interior, Seguridad y antiterrorismo; Relaciones Exteriores, Justicia, Educación, Sanidad –tarjeta sanitaria única en toda la Nación, permisos de caza, pesca, etc. -, Agua, Fronteras, inmigración, suelos y subsuelos, millas marinas y Aeropuertos. Las policías autonómicas deben depender directamente del ministerio del Interior, que, por cierto, es quien las paga. Competencias exclusivas del Estado también en la extinción de incendios sin fronteras autonómicas o provinciales.
 
10. Prevalencia de las leyes emanadas del Congreso y del Senado frente a las de las de las CCAA.

Parar la dictadura

Hay que perder el miedo al miedo para siempre. Si no nos humillamos ante las pistolas de ETA, no podemos quedarnos en la acera del miedo esperando que estos nazis nos liquiden con su pogromo supremacista. Sabemos que con este Gobierno (en funciones) no vamos a conseguir nada bueno. Por eso reclamamos elecciones generales ya. Y que los catalanes demócratas y las FSE sepan, repetimos, que no están solos. 

Ha merecido la pena volver a Barcelona para participar en una fiesta más por la libertad. Aún estamos a tiempo de evitar que los lazos  amarillos se conviertan en sogas para que estos catalibanes ahorquen la democracia con sus sonrisas totalitarias. Hemos venido para detener la dictadura.Desde el otro lado del miedo, desde la orilla de la libertad, escribimos con más  fe constitucional que nunca mirando de frente al Palacio de Montjuic en este domingo  otoñal, y nos reafirmamos en que no nos rendiremos. Jamás.