Henar Hernández

Pie de foto: Amazon confirmó que está trabajando en un proyecto para desplegar una red de satélites para el servicio de Internet de alta velocidad en partes del mundo que carece de ello. El proyecto Kuiper fue reportado por primera vez por el sitio web de noticias de tecnología GeekWire, que citó los documentos regulatorios de EEUU. AFP/JOHANNES 

Según ha publicado Geek Wire, Amazon estaría planeando el desarrollo de ‘Project Kuiper’, un proyecto que ya se encontraría en fase de elaboración, cuyos primeros detalles se hicieron públicos el pasado septiembre cuando se conoció la noticia de que la compañía estadounidense estaba buscando perfiles de ingenieros especializados en desarrollo de software en satélites para llevar a cabo un “proyecto espacial grande y audaz” y, sobre el cual, la nueva plantilla tendría que firmar acuerdos de confidencialidad. Ahora, ha salido a la luz nueva información sobre esta nueva estrategia ideada por el CEO de la Amazon, Jeff Bezos. Así, ‘Project Kuiper’ consistirá en el lanzamiento de 3.326 satélites al espacio a modo de constelación para proporcionar cobertura de internet a la práctica totalidad de la población mundial. Los satélites serán distribuidos a distintas alturas en el espacio: 784 satélites a una altitud de 590 kilómetros, 1.296 satélites a una altura de 610 kilómetros; y 1.156 satélites en órbitas de 630 kilómetros, cubriendo el área comprendido entre la latitud 96 norte y la latitud 96 sur, donde habita el 95% de las personas en el mundo.

Según un comunicado enviado por Amazon a Geek Wire, el proyecto “proporcionará conectividad de banda ancha de alta velocidad y baja latencia a comunidades desatendidas en todo el mundo”. En esta línea, la Unión Internacional de Comunicaciones (ITU, por sus siglas en inglés), organismo de Naciones Unidas, estima que, para finales de 2019, el 50% de la población mundial estará conectada a internet, lo que implica que la otra mitad – aproximadamente 3.800 millones de personas – no cuenta con acceso a la red. Por ello, desde el seno de la organización internacional, han lanzado el programa ‘Conectar la otra mitad’, con el que la ONU espera, para el año 2025, que “la penetración de usuarios de banda ancha / Internet debería alcanzar el 75% a nivel mundial, 65% en países en desarrollo y 35% en países menos desarrollados”.

Pie de foto: Número de usuarios de Internet y tasa de acceso en todo el mundo. AFP/AFP

Otras compañías especializadas en esta materia como Hootsuite y We Are Social se muestran optimistas: según sus datos publicados en el informe ‘Digital 2019’, actualmente, existen 4.388 millones de usuarios de internet en todo el mundo, lo que ha supuesto un incremento del 9% - 366  millones de personas más – con respecto a enero de 2018. Esto implica que la tasa de penetración de internet crece en 11 nuevos usuarios por segundo, lo que supone, a su vez, 1 millón de personas conectadas a la red por primera vez cada día.

En cualquier caso, la otra mitad del planeta sigue ‘desconectada’ del mundo digital. UNICEF ha alertado de que el 29% de la juventud mundial – cerca de 346 millones de personas con edades comprendidas entre 15 y 24 años – no está ‘online’, lo que está generando una brecha digital que repercute en su formación, su cultura general e incluso sus interacciones sociales, con la posterior incidencia en sus oportunidades de desarrollo en el mundo laboral. Por ello, Amazon ha lanzado el ‘Project Kuiper’, cuya aplicación se espera a largo plazo porque todavía tiene que obtener los permisos mundiales necesarios para poder ejecutarse. Sin embargo, la compañía estadounidense ya ha iniciado la fase de elaboración del proyecto previo ‘Blue Origin’, bajo el cual se está confeccionando un cohete orbital denominado ‘New Glenn’ – cuyo lanzamiento está previsto para el año 2021 – con capacidad para lanzar al mismo tiempo grupos de satélites del ‘Project Kuiper’.

Otras empresas que han presentado o están elaborando proyectos similares son SpaceX, del multimillonario Elon Musk, a través de la constelación Starlink formada por 12.000 satélites; OneWeb, que ya lanzó con éxito en febrero de este año sus 6 primeros satélites a través del cohete ruso Soyez; y Telesat, que también ha puesto en órbita su primer prototipo. Del mismo modo, las multinacionales Facebook y Boeing también han anunciado su deseo de participar en la construcción de esta gran constelación universal que en el futuro – quizá más a corto plazo que a medio – conectará a la red a todos los habitantes de la Tierra.