Agencia EFE

El ministro argelino de Asuntos Magrebíes, de la Unión Africana y de la Liga Árabe, Abdelkader Mesahel, propuso hoy a los países vecinos una reunión para buscar salidas a la crisis en Libia. En una rueda de prensa tras entrevistarse este martes en Argel con el jefe de la diplomacia tunecina, Jemaies Jhinaui, el responsable argelino sugirió que el encuentro se celebre en los próximos días en Túnez capital.

"Los países vecinos de Libia deben reunirse próximamente en Túnez para coordinar sus esfuerzos en el tema libio. Seguimos comprometidos con la unidad y la estabilidad de ese país hermano y en la necesidad de un consenso internacional sobre las soluciones políticas propuestas", advirtió.

Mesahel reveló que Jhinaui y el examinaron que la situación de seguridad en la región, en particular en Libia, y coincidieron en la la necesidad de que se forme cuanto antes un Gobierno de unidad nacional.

Este Gobierno "debe instalarse en Trípoli y tener amplias facultades para poner orden en el país", subrayó.

El jefe de la diplomacia tunecina subrayó, igualmente, la "total coincidencia de posiciones y análisis de Túnez y Argelia" y la "obligación de favorecer la solución política que ayude a los hermanos libios encontrar una solución".

"Argelia, Túnez y todos los países vecinos convergen hacia el mismo objetivo. Queremos que los hermanos libios decidan cuanto antes esta solución (política)", insistió Jhinaui, quien defendió "la unidad y la integridad territorial de ese país".

La posibilidad de que la llamada "alianza internacional contra el yihadismo" extienda sus bombardeos aéreos en Siria e Irak a Libia está en el centro del debate político desde hace varias semanas.

Aunque en la reunión ministerial que esa alianza mantuvo recientemente en Roma se descartó una operación inmediata, expertos en la región creen que podría ser una realidad el próximo verano si prosiguen el vacío de poder y las disputas entre los gobiernos libios rivales.

La semana pasada, el Gobierno tunecino y el presidente del país, Beji Caid Essebsi, se opusieron a una eventual intervención y advirtieron del error y el daño que causaría una operación como la que en 2011 contribuyó a que los rebeldes acabaran con más de cuatro décadas de dictadura en Libia.

Túnez anunció el viernes que ha puesto en marcha un plan para preparar la posible llegada masiva de refugiados en caso de una eventual intervención militar extranjera en la vecina Libia, que expertos locales han cifrado en más de dos millones de personas.

Etiquetas: 
Libia
Argelia
Túnez