Juan Pons. Analista de asuntos espaciales y de defensa

Argelia ya cuenta en el espacio con su primer satélite gubernamental de comunicaciones. Se trata de una enorme plataforma de 5,2 toneladas de peso llamada Alcomsat-1 que, adelantándose al horario previsto inicialmente, ha despegado en la tarde del 10 de diciembre desde la base espacial china de Xichang a bordo de un lanzador Larga Marcha CZ-3A.

Tras un vuelo de 26 minutos, el satélite se ha separado del cohete portador y ha desplegado sus paneles solares para alimentar de energía eléctrica los equipos que viajan a bordo. El Alcomsat-1 navega ahora por el espacio para conseguir alcanzar la órbita geoestacionaria a 36.000 kilómetros de la Tierra y situarse en su definitiva posición orbital, a 24.8º Oeste.

Tan largo camino le exigirá efectuar 5 maniobras durante los próximos 6 días, operaciones que serán supervisadas por técnicos de la Agencia Espacial de Argelia (ASAL). Cuando finalmente entre en servicio dentro de unos meses, las autoridades argelinas podrán disponer de comunicaciones estratégicas para sus servicios públicos, sus empresas estatales y para seguridad y defensa.

El Alcomsat-1 es el primer gran programa espacial surgido de la cooperación entre China y Argelia. Es el fruto de un acuerdo suscrito en septiembre de 2013 entre los gobiernos de Pekín y Argel por el que la industria espacial china ha entregado a las autoridades argelinas un sistema espacial de comunicaciones llave en mano.

Derivado de la plataforma de comunicaciones china DFH-4, el ingenio argelino ha sido fabricado por la Academia China de Tecnología Espacial (CAST), el principal constructor de satélites de Asia. Embarca al menos 33 transpondedores, de los que 19 funcionan en banda Ku, 12 en banda Ka y 2 en banda L.

Con una vida operativa estimada de 15 años, la finalidad del nuevo satélite es proporcionar comunicaciones estratégicas de banda ancha, voz, datos y televisión al gobierno de Argel, fundamentalmente al ministerio de Defensa, a los servicios de inteligencia, al ministerio del Interior, a la Gendarmería Nacional, por lo que se especula que el Alcomsat-1 también incorpora comunicaciones seguras en banda X militar.

Desde el punto de vista de sus aplicaciones civiles, ofrecerá de forma permanente “conexiones a Internet de banda ancha y cubrirá todo el territorio nacional argelino, incluidas las regiones más remotas”, ha asegurado Oussedik Azzedine, presidente de la Agencia Espacial de Argelia (ASAL).

La industria china no sólo ha construido y puesto en órbita el nuevo satélite. También ha formado y entrenado a los ingenieros y al personal técnico argelino y ha puesta a punto las infraestructuras de seguimiento y control situadas en las localidades de Boughezoul (provincia de Medea) y Bouchaoui (Argel).

Hay que tener en cuenta que Argelia es el país más grande de África y el décimo del mundo en extensión, por lo que disponer de un sistema de comunicaciones estatal y desde el espacio es una decisión estratégica para continuar con el desarrollo del país. Ocupa 2.381.741 kilómetros cuadrados, lo que significa que es 4,7 veces más grande de España. Pero mientras la población española asciende a 46,5 millones de personas, la de Argelia es de 40,5 millones, que se concentran en las regiones al norte país, principalmente en la franja costera del Mediterráneo.

La mayor parte del territorio argelino es de naturaleza árida o desértica, pero es allí donde están las riquezas naturales de la nación, principalmente los grandes yacimientos de gas, petróleo, hierro, cobre y zinc, que son la base principal de su economía y la fuente principal de sus ingresos por exportaciones. El control de esa gran riqueza natural enterrada en el subsuelo del enorme país exige contar con comunicaciones seguras y aplicaciones digitales robustas, como las que va a proporcionar el Alcomsat-1. 

Tras el éxito del lanzamiento, el presidente de Argelia, Adbelaziz Bouteflika, ha enviado un mensaje a su homólogo chino Xi Jin Ping en el que le ha expresado su agradecimiento por la disponibilidad de China en garantizar “la transferencia de tecnología en un campo altamente desarrollada como es el de las TIC”.

Es conveniente recordar que el Alcomsat-1 no es el único satélite de Argelia. El país magrebí cuenta con otros 4 satélites en plena operatividad, 3 de ellos de observación de la Tierra ˗uno fabricado en Gran Bretaña y 2 en Francia˗ y un cuarto para ensayos tecnológicos, fabricado en Argelia con la colaboración de la Agencia espacial británica. 

Etiquetas: 
Argelia
China
espacio
satélite