Eloísa Cózar Navarrete

Pie de foto: La Excma. Embajadora de la República de Moldavia Dña. Violeta Agrici, el Subdirector del Museo Andrei Prohin y el Director General Sr. Alejandro Klecker de Elizalde. ©ATALAYAR 

Desde el pasado 26 de marzo y hasta el próximo 17 de mayo se puede visitar en la Real Fábrica de Tapices de Madrid la exposición Scoarte: una imagen del mundo tejida en lana”. Una exhibición en la que, por primera vez en España, se exponen los textiles y herramientas para su confección del patrimonio del Museo Nacional de Etnografía e Historia Natural de Chisinau. La exposición, formada por una selección de 24 Scoarte, ha sido organizada por la Embajada de la República de Moldavia en España, el Museo Nacional de Etnografía e Historia Natural de Chisinau y la Real Fábrica de Tapices.

Una ventana a una de las colecciones más singulares de los textiles tradicionales del país, que recoge algunas de las muestras de los Scoarte más representativas de los siglos XVIII y XIX. Creaciones totalmente originales, realizadas con hilo de lana, que han sido tejidas hace siglos y han perpetuado a lo largo del tiempo, adquiriendo un valor histórico y cultural incalculable. Durante la inauguración oficial de la exposición que ha tenido lugar este miércoles, representantes de la Real Fábrica de Tapices de Madrid, de la Embajada de Moldavia en España y del Museo de Etnografía de Chisinau, han invitado a todos los interesados a asistir y a disfrutar de una de las colecciones de tapices más impresionantes de Moldavia. 

Scoarte: arte tradicional y puente entre generaciones

El Scoarte es un tipo de textil especialmente representativo del ámbito cultural. En su versión más funcional, habitualmente se ha empleado para decorar el interior de viviendas y lugares cerrados, así como dote de varias clases sociales. Sin embargo, más allá de función meramente ornamental, el Scoarte ha servido como puente de valores y lazo de unión entre comunidades. A través de los dibujos y los hilos de sus diseños, las artesanas han acumulado información cultural, histórica y social y se ha conseguido transmitir de generación en generación, formando un universo de creencias y costumbres propio en el que cada alfombra tiene un valor particular. Una definición de arte textil diferente y alternativa a la que estamos acostumbrados en Europa Occidental.

Pie foto: Tapices de la exposición "La imagen del mundo tejida en lana", muestra que nos introduce en una de las manifestaciones textiles más singulares de la República de Moldavia. ©ATALAYAR 

La tradición en la creación de estas alfombras ha adoptado una importancia cada vez mayor entre las propias comunidades, que han ido adaptando sus diseños y herramientas a la intrínseca evolución de las materias primas y las herramientas de producción. Generalmente, los Scoarte son fabricados en telares orientados en vertical y empleando lana, aunque cabe señalar que sus propiedades han ido evolucionando a la par que lo hacían las comunidades y culturas que lo producían.

Ante todo, estas alfombras tienen una profunda simbología. Una simbología que nos permite conocer la evolución, la tradición y los principios artísticos de los siglos XVIII y XIX de la cultura, especialmente rumana.  Una verdadera imagen del mundo, tejida y conservada a lo largo de la Historia.