Ayer fue un gran día para ATALAYAR y todo su equipo, dirigido por Javier Fernández Arribas, y para nuestros lectores: el acto de presentación oficial de ATALAYAR entre dos orillas, en la sede de Madrid de Casa Árabe. 
 
El acto corrió a cargo del ministro de AA.EE y Cooperación, José Manuel García-Margallo, quien dio la bienvenida a un proyecto periodístico que mira al sur, “en concreto al Magreb, y por extensión a los países árabes, en un momento histórico clave para estos países, un momento de profundos cambios y que, a pesar de la dificultades, son en sí mismos una apuesta decidida de los países de “la primavera árabe” por la democracia, la libertad, la justicia y el bienestar social”.  García-Margallo estuvo acompañado por Eduardo López-Busquet, director de Casa Árabe, quién dio la bienvenida a todos los presentes, y Javier Fernández Arribas, director de ATALAYAR entre dos orillas, “un magazine  que -en palabras de Fernández Arribas- tiene como objetivo tender puentes políticos, económicos y culturales entre ambos mundos y que quiere servir de enlace para dar a conocer la realidad que se vive en cada orilla del Estrecho, apostando por la información de calidad, la opinión cualificada y el trabajo, en definitiva, bien hecho” de todos y cada uno de los profesionales que hacen posible esta aventura periodística que desde ayer ha pasado a ser un proyecto respaldado por las instituciones españolas, como es el Ministerio de AA.EE o el Instituto Cervantes, y extranjeras, representadas en el cuerpo diplomático presente en la sala, como  el embajador de Marruecos,  de Túnez , Mauritania o Sudán, y otros miembros oficiales de la legaciones  de Argelia, Libia, Kuwait y Palestina, así como de empresarios con intereses económicos en distintos países del norte de África.
 
Javier Fernández Arribas resaltó la independencia profesional del proyecto ATALAYAR entre dos orillas. Un proyecto que, junto a otros dos socios, José María Bartol Espinosa y David Alvarado, ha llegado al mercado español y del norte de África -en palabras del ministro José Manuel García- Margallo- en el “momento oportuno y con un objetivo claro” y que le distingue.  Atalayar, con unos meses de vida, ha sacado ya al mercado cuatro números y está preparando un quinto número especial julio/agosto que recogerá todos los pormenores de la visita del rey don Juan Carlos a Marruecos el próximo día 15 de julio; especial que estará en los quioscos de España y Marruecos, y Argelia, el próximo día 1 de agosto.
 
Atalayar entre dos orillas es –en palabras de Fernández Arribas- un magazine internacional de actualidad de España y el Magreb que “apuesta por lo español” en el norte de África con el objetivo de contribuir a que las relaciones se estrechen aún más cada día y a "mejorar el conocimiento mutuo entre España y el Magreb". Su objetivo primordial es tender puentes a un lado y otro del Estrecho para mejor conocimiento de las dos orillas, y ser una fuente de información privilegiada y de utilidad para el mundo empresarial español. 
 
"Atalayar" –“observar para informar”- es una apuesta por la “presencia española en la zona y el apoyo de la cultura española en el mundo árabe y el Magreb, donde el español es hablado por millones de personas, como es el caso de Marruecos donde ya existen más de seis millones de nacionales que lo hablan”, según su director, Javier Fernández Arribas, periodista español de larga trayectoria profesional, demostrada cada día en las tertulias periodísticas del Debate de la 1, de la Noche 24 Horas de TVE, La COPE, sus artículos semanales para los periódicos regionales de Vocento o en su video-blog, crónicas, artículos y reportajes tanto de carácter nacional como internacional.
 
Como adjunto a la dirección y en la otra orilla del Estrecho, se encuentra David Alvarado, antiguo corresponsal de CNN en Marruecos, que puso en marcha y dirigió Correo Diplomático y que ha estado al frente del Instituto Cervantes en Orán.
 
"Atalayar" cuenta también con un gran número de colaboradores en el norte de África y prestigiosas firmas de a uno y otro lado del Estrecho:   Mustafá Amadjar, Mohamed Rehane, Ismaïl Harakat, José Antonio González Alcantud, Alberto Gómez Font, Mimoun Charqi, Mostafa Ammandi,  Amal Baba Ali, Mayte Carrasco, Francesca Cicardi, Ouissal el Hajoui, y José María Bartol, desde la otra orilla. Y en ésta, Esther Pedraza, José María Rubio, José Ferrér, Alfonso Escárate, Diego Carcedo, Alejandro Luque y Blanca Jiménez de la Hoz, entre otros. Un equipo coordinado por Susana Ávila, periodista también de larga trayectoria profesional en radio, prensa y televisión.
 
El ministro García- Margallo aprovechó la ocasión para hacer un detallado análisis de la situación política que se está viviendo en el Norte de África y los problemas que subyacen en torno a la misma: la crisis de Oriente Próximo y el fallido acuerdo de paz entre Israel y Palestina. Para el ministro, la solución a este conflicto eliminaría muchos de los problemas a los que nos enfrentamos todavía hoy. “España cree en un Israel seguro y en una Palestina fiable”- afirmó el ministro en relación a la histórica crisis siempre latente entre las dos regiones.   García-Margallo también tuvo palabras para Irán, donde aseguró se ha abierto una “ventana a la esperanza” con la elección de su nuevo presidente.
 
El ministro español de AA.EE  habló de Túnez, Argelia, Marruecos, Libia, Siria… Hizo un análisis de todos y cada uno de los países de la zona, haciendo especial hincapié en la situación de violencia que sufre Libia y en la crisis política abierta en Egipto, que tras un año de elecciones democráticas, con el jefe de Gobierno Mohamed Morsi cuestionado por buena parte de los egipcios  -que durante varios días volvieron a ocupar la emblemática plaza de Tahrir-,  presentaba una situación muy delicada y compleja que preocupaba sobremanera a Europa. Lo delicado y complejo de la situación quedó patente horas más tarde cuando el ejército egipcio se hizo con el control del país tras perpetrar un golpe de Estado, derrocar al presidente Morsi, e inmediatamente después derogar  la constitución de corte islamista aprobada durante su mandato. 
 
En el exhaustivo análisis realizado por  García-Margallo,  gran conocedor del mundo árabe -"No hay ni un solo país en la zona que yo no haya visitado en esta época"-, hizo una minuciosa valoración de la posición de España con respecto a gran parte de los países de la zona.  Así, Margallo defendió la participación española Malí, añadiendo que el país “va por el buen camino”; señaló como Libia es “una de las mayores preocupaciones de los países occidentales”, dispuestos a colaborar en una solución; o como la solución para Siria debe ser negociada y no militarizada, destacando la importancia de Ginebra II como solución a la crisis siria, que se ha cobrado la vida de 93.000 sirios, ha generado más de  1.700.000 refugiados y más de cuatro millones de desplazados en el interior del país: “La solución al conflicto sirio –aseguró-, no puede ser militar. Sólo existe una salida y es una salida negociada”. 
 
España apuesta por reforzar las relaciones diplomáticas y de cooperación con los países árabes y muy en especial con los países del Norte de África, “estableciendo -en palabras del ministro- una estrecha relación económica y de desarrollo que ayude al desarrollo y al bienestar social". En esa línea, el ministro español abundó en lo abultado del número de iniciativas que Europa ha tenido en la última década para reactivar la zona y las relaciones entre los estados, y abogó por concentrar todos los esfuerzos en la Unión para el Mediterráneo, que –en su opinión- no debería caer en la tentación de mediar en los conflictos que están teniendo lugar en el norte de África y en Oriente Medio.  “La Unión para el Mediterráneo no debe intervenir en los problemas políticos de la zona, y sí debe servir para encauzar proyectos de desarrollo en la misma. Europa debe concienciarse de la importancia que tiene el norte de África”, aseguró García-Margallo.
 
El ministro de AA.EE cerró su intervención agradeciendo al director de la revista, Javier Fernández Arribas,  la puesta en marcha de ATALAYAR, “una iniciativa muy importante desde el punto de vista intelectual, que sirve a los intereses de internacionalización de España” y mostró su total apoyo a ATALAYAR entre dos orillas.
 
En esa misma línea, el director Javier Fernández Arribas, aseguraba en su intervención que “en ATALAYAR queremos satisfacer una necesidad de comunicación inaplazable entre españoles y magrebíes” y le ofrecía al ministro García-Margallo su colaboración para que la revista “sea un vehículo para promocionar la marca España” y una herramienta para facilitar la expansión de las empresas españolas en el Magreb. 
 
“España –aseguró García-Margallo-, por sus circunstancias no puede aspirar a ser una gran potencia pero sí una potencia con activos importantes en el Magreb”.
 

 

Etiquetas: 
Atalayar
España
marruecos
Argelia
García-Margallo