Miércoles, 17 de Enero de 2018

Carles Puigdemont y Kim Yong-Un o la enfermedad del infantilismo revolucionario