Raúl Redondo

Pie de foto: Pedro Miró, vicepresidente y consejero delegado de Cepsa, y Ahmed Al Jaber, consejero delegado de Adnoc.

La compañía española Cepsa está aumentando su presencia en Emiratos Árabes Unidos (EAU)a pasos agigantados con iniciativas importantes dentro de sus áreas de exploración y producción y dentro del sector químico, ayudando a contribuir así a su sólida expansión internacional. 

En la actualidad, Cepsa opera activos en más de 20 países en toda la cadena de valor del petróleo y de gas y también participa en el sector de las energías renovables desde 2017. Además, se encarga de tratar materias primas de origen vegetal.El modelo integrado de negocio que sostiene todas sus actividades le ha permitido convertirse en una compañía energética de referencia, creadora de valor sostenible y con un sólido crecimiento internacional.

EAU tiene una gran importancia dentro de la planificación de Cepsa de cara al exterior y se ha convertido en las últimas fechas en uno de los escenarios predilectos para la empresa española. No obstante, la compañía es filial de Mubadala, fondo soberano de inversión de Abu Dhabi, emirato integrante de EAU. 

Mubadala pasa por ser el accionista mayoritario de Cepsa y recientemente llegó a un acuerdo con otro fondo de inversión como es The Carlyle Group para la venta de entre el 30 y el 40% de su participación en la compañía española. Operación que todavía está sujeta a la supervisión de las autoridades reguladoras correspondientes para poder llegar a realizarse efectivamente, algo que se espera para finales de 2019.

Cepsa está valorada en unos 12.000 millones de dólares (algo más de 10.500 millones de euros) y el valor de la transacción con Carlyle se estima entre los 3.206 y los 4.275 millones de euros. 

El fondo soberano emiratí se hizo con Cepsa en 2011, año en que la empresa española estaba tasada en unos 8.000 millones de euros, y el valor de esta ha ido creciendo por el auge en sus principales negocios. Por un lado, aumentando su peso en el sector químico, con la puesta en marcha de plantas como las de Shanghái, en China, o la de Dumai, en Indonesia, y con el proyecto aprobado para una nueva planta química en Abu Dhabi, y, por otro lado, manteniendo su apuesta por la exploración y producción, sobre todo con las licencias ‘offshore’ concedidas por ADNOC, la petrolera estatal de Abu Dhabi, por un valor de inversión de 1.500 millones de euros. 

Además, Cepsa dio el salto también en el sector de las renovables tras el acuerdo firmado con Masdar, al tiempo que ha venido desarrollando su primer parque en España, de cara a ofrecer a sus clientes el suministro de electricidad y gas. 

La apertura a finales de 2012 de la oficina de Cepsa en Abu Dhabi marcó el punto de partida de este crecimiento en EAU, uno de los más notables de la compañía en el ámbito internacional. Desde 2013, Cepsa desarrolla actividades de suministro de combustibles marinos desde el puerto de Fujairah, y de exploración y producción, a los que se ha sumado el proyecto de construcción de una planta química para la producción de LAB, materia prima para la fabricación de detergentes biodegradables, de la que Cepsa es uno de los principales productores del mundo.

Su experiencia en la gestión de proyectos de ingeniería y su conocimiento sobre operación y mantenimiento en instalaciones industriales le han valido la confianza de compañías líderes en la región que han elegido a Cepsa como socio preferente para el desarrollo de nuevos proyectos y la búsqueda de nuevas oportunidades de negocio.

Con una gran presencia en España y el resto de Europa, la progresiva internacionalización de Cepsa ha llevado su operatividad a otros muchos puntos del mundo, además de Oriente Medio, como es el caso de Argelia (con más de treinta años de actividad de exploración y producción), China, Indonesia o Canadá.

Igualmente, Cepsa tiene una destacable trayectoria en América con sus trabajos de exploración en Brasil y, desde 2018, en México; respecto a la fase de producción, hay que destacar su presencia Colombia y Perú y en cuanto a suministro, Cepsa es el suministrador de referencia en Panamá a ambos lados del canal.

La actividad en la industria química también es remarcable en Brasil, donde se sitúa la planta Detén Química, dedicada a la producción de LAB y LABSA, participada por Cepsa (72%) y Petrobras (28%).

Pie de foto: Cepsa

Se puede destacar también que Cepsa comercializa sus lubricantes en 11 países latinoamericanos: Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, México, Nicaragua, Paraguay, República Dominicana y Uruguay.

Fallida salida a bolsa y posterior venta de participaciones

Uno de los episodios destacables vividos por Cepsa recientemente fue la cancelación de su salida a bolsa en 2018. El fondo soberano Mubadala intentó la colocación en Bolsa del 28% del capital de la compañía a un precio entre 13,1 y 15,1 euros por acción, horquilla con la cual la valoración de la compañía tenía un techo de unos 8.000 millones de euros. Pero todo se complicó y la inestabilidad de los mercados bursátiles hizo que el fondo emiratí retrasase sin fecha fija la vuelta de Cepsa a Bolsa. En esta decisión también pesó la volatilidad del precio del petróleo, que condujo al barril Brent (crudo de referencia en Europa) a cotizar en 86 dólares el barril en el momento en el que se tomó la determinación de no salir a bolsa, octubre de 2018. También tuvo que ver en el descarte de la opción bursátil el hecho de que las entidades financieras consultadas, algunas relacionadas con el proceso de colocación en Bolsa, elaboraron un rango de precios por acción que no eran los que los eventuales compradores estaban dispuestos a pagar.

Al caducar el folleto de salida a bolsa, Mubadala tomó la determinación de hacer negocio con su filial Cepsa llegando finalmente a la ya referida venta de entre el 30 y el 40% del capital de la petrolera al fondo de inversión Carlyle.