Atalayar

Cepsa ha reafirmado su compromiso con Argelia elevando su participación en el campo Bir el Msana hasta el 75%, tras cerrar la adquisición de un 30% que estaba en manos de la malasia Petronas, informó la petrolera.

Bir El Msana es un yacimiento petrolífero situado en el Noroeste del desierto argelino, en la cuenca de Berkine, donde Cepsa lidera, junto a la estatal argelina Sonatrach -socio estratégico de la petrolera española en el país y que posee el restante 25%-, la operación desde 2013.

Puesto en producción en julio de 2015, este yacimiento cuenta con tres pozos de producción, tres de inyección de agua y uno de inyección de gas. Actualmente, el campo produce alrededor de 12.500 barriles diarios de petróleo.

El cierre de la adquisición de la participación ha tenido lugar en un acto celebrado este miércoles en las Torres Petronas, en Kuala Lumpur (Malasia). Por parte de Cepsa, ha asistido el director de la compañía en Argelia, Francisco Claver, y por Petronas ha participado su director general de Estrategia y Comercial, Azman B A Aziz.

Argelia, un país estratégico 

En Argelia, Cepsa desarrolla, de la mano de Sonatrach, sus operaciones en otros dos importantes yacimientos de petróleo en la cuenca de Berkine: el campo de Rhourde el Krouf (RKF) y Ourhoud (ORD), el segundo campo más grande del país y que en noviembre de 2017 alcanzó los 1.000 millones de barriles.

En total, los yacimientos operados por la compañía dirigida por Pedro Miró en Argelia producen más de 130.000 barriles diarios. También en la cuenca de Berkine, Cepsa cuenta con otro yacimiento de crudo, Rhourde er Rouni II, actualmente en fase de desarrollo.

En el área de gas natural, participa en el yacimiento Timimoun, que ha entrado recientemente en producción. Además, tiene una participación del 42% del gasoducto Medgaz, una ruta alternativa para el abastecimiento de gas natural desde Argelia a Europa vía España.

La compañía propiedad de Mubadala Investment comenzó su actividad de exploración y producción en Argelia de la mano de Sonatrach hace más tres décadas para extender después su actividad progresivamente a otros países como Colombia, Perú, Brasil, Surinam, Tailandia, Malasia, Emiratos Árabes Unidos, donde recientemente ha ampliado su portfolio con la concesión de dos nuevos campos ‘offshore’, y México, país en el que acaba de adjudicarse tres bloques de exploración de hidrocarburos.