Henar Hernández

Pie de foto: El viceprimer ministro chino Liu He, a la derecha, posa con el secretario del Tesoro de Estados Unidos Steven Mnuchin, en el centro, y el representante comercial de Estados Unidos Robert Lighthizer. Pekín, el miércoles 1 de mayo de 2019. REUTERS/ANDY WONG/POOL

El Ministerio de Finanzas de China ha comunicado su decisión de incrementar las tarifas arancelarias a los productos estadounidenses, valorados en 60.000 millones de dólares, del 10% actual al 25%, con entrada en vigor el próximo 1 de junio.

En concreto, en el comunicado se expone que 2.493 artículos tributarios estarán sujetos a un arancel del 25%, mientras que 1.078 artículos contarán con una tarifa arancelaria situada en el 20% y otros 974 artículos se encontrarán bajo un arancel del 10%. 595 artículos mantendrán un 5% arancelario. De acuerdo con medios estadounidenses, los principales sectores de la economía estadounidense afectados por esta medida serán el agrícola, con productos como el maní, el azúcar o el trigo, y el ganadero, con productos como el pollo y el pavo.

Cabe destacar que la decisión china se configura como la respuesta a la estrategia lanzada desde Washington, en la que el presidente de EEUU, Donald Trump, anunció el aumento de las tarifas del 10% al 25% - del mismo modo que ha informado Pekín – a las importaciones chinas valoradas en 200.000 millones de dólares.

Así, en el comunicado del Ministerio de Finanzas se expone que: “Las medidas anteriores de los Estados Unidos han llevado a una escalada de las fricciones económicas y comerciales entre China y los Estados Unidos, contrariamente al consenso entre ambos sobre la resolución de las diferencias comerciales a través de consultas, poniendo en peligro los intereses de ambas partes y no cumpliendo con las expectativas generales de la comunidad internacional”. En este sentido, fuentes del Ministerio han comunicado que el incremento de las tasas arancelarias “es una respuesta al unilateralismo y al proteccionismo de Estados Unidos”.

El presidente estadounidense ya ha reaccionado a la contramedida china en su cuenta personal de Twitter: “Le digo abiertamente al Presidente Xi y a todos mis muchos amigos en China, que China se sentirá gravemente herida si no hace un trato porque las empresas se verán obligadas a abandonar China para ir a otros países. Comprar en China es demasiado caro. ¡Tuviste un acuerdo, casi completado, y te retiraste!”, refiriéndose en esta última frase a su homólogo chino, Xi Jinping. Cabe recordar que, a principios de abril, Trump recibió en la Casa Blanca al viceprimer ministro del Gobierno y líder de las negociaciones chino, Liu He, con el objetivo de rebajar las tensiones económicas y materializar un nuevo acuerdo bilateral entre las dos potencias.

Las consecuencias de este nuevo episodio de la guerra comercial por excelencia que azota la esfera internacional también se han notado en los parqués de todo el mundo: en la apertura del mercado estadounidense este lunes, el índice bursátil Dow Jones ha perdido 505 puntos, el S&P ha caído un 1,9% y el Nasdaq 100 se ha dejado un 2,5%, si bien al mediodía los valores ya comenzaban a recuperarse. Asimismo, los mercados asiáticos han sufrido pérdidas. El índice chino Shanghai Composite (SSE) se ha desplomado un 1,21%, y el japonés Nikkei 225 ha caído un 0,72%.