Raúl Redondo

Pie de foto: El viceprimer ministro de China, Liu He, junto con el secretario del Tesoro de los EEUU, Steven Mnuchin (D) y el representante comercial de los EEUU Robert Lighthizer. AFP/NICOLAS ASFOURI

Los máximos responsables de las negociaciones entre China y Estados Unidos respecto al asunto de la guerra comercial existente entre ambas naciones protagonizaron un contacto telefónico sobre cómo implementar el acuerdo alcanzado entre los presidentes Xi Jinping y Donald Trump, según indicó en un comunicado el Ministerio de Comercio chino.

El organismo público chino indicó en su página web que, por la parte china, participaron el viceprimer ministro Liu He y el ministro de Comercio, Zhong Shan, mientras que, por la estadounidense, tomaron parte el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el representante de Comercio Exterior, Robert Lighthizer.

Ambos interlocutores "intercambiaron puntos de vista sobre la implementación del consenso logrado entre ambos jefes de Estado en Osaka", durante el encuentro que mantuvieron en el marco de la cumbre del G20 celebrada en la ciudad japonesa.

Por otro lado, medios norteamericanos remarcaron que el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, aseguró que la conversación telefónica "fue bien" y la calificó de "constructiva". Kudlow se mostró optimista de cara a un nuevo encuentro entre ambos equipos negociadores, un nuevo contacto que para el asesor económico de la Administración Trump "tendría sentido".

Mientras tanto, Trump, quien aludió a las positivas cifras de empleo en EEUU, aseguró en la red social Twitter que "los acuerdos comerciales están siendo negociados o se está preparando su negociación", en referencia también al conflicto comercial con China. "Otros países nos han tratado muy injustamente (por ponerlo de forma suave) durante muchos años, ¡pero eso está cambiando!", explicó el presidente republicano.

El pasado 29 de junio, Trump y Xi Jinping acordaron una ‘paz’ dentro del marco de su guerra comercial. Así, Washington frenó la imposición de nuevos aranceles a China y accedió a permitir que las empresas estadounidenses vendan productos a la compañía china de telecomunicaciones Huawei, aunque manteniendo el veto a esta empresa asiática en materia de redes 5G.

Durante la cumbre del G20 celebrada en la ciudad japonesa de Osaka, Donald Trump y Xi Jinping llegaron a un acuerdo para reactivar las negociaciones comerciales y se detuvieron las amenazas estadounidenses de ampliar la aplicación de sus aranceles a todas las importaciones chinas.

Trump había amenazado con imponer aranceles de entre el 10 o el 25 % a unos 325.000 millones de dólares en importaciones chinas, lo que había alarmado a los mercados internacionales y a numerosas empresas estadounidenses, que temían aumentos de precios en algunos de los productos preferidos por los consumidores.

El acuerdo implica que esos gravámenes están fuera de la mesa por ahora, pero EEUU mantiene en vigor sus aranceles a productos chinos por valor de 250.000 millones de dólares, y China conserva sus gravámenes a importaciones estadounidenses por 110.000 millones de dólares.

El Ministerio de Comercio chino reclamó la pasada semana que Washington retire los aranceles adicionales impuestos a los productos del país asiático para posibilitar un acuerdo definitivo que entierre el conflicto comercial.