lainformacion.com

 

Su juventud y contagiosa sonrisa no reflejan la pesada carga con la que viaja a Rio Daniah Hagul: será la primera mujer libia en zambullirse en la piscina olímpica en unos Juegos desde la caída de Muamar Gadafi. En un país donde los chicos aprenden a chutar el balón incluso antes de hablar, la natación dista de ser el deporte preferido de los libios. Y mucho menos para las mujeres del país, que añaden además el pudor de enfundarse el traje de baño en público.

Las piscinas y los clubes de natación son casi inexistentes, y el presupuesto de la Federación exiguo en este país del norte de África desgarrado por los conflictos tras la caída de Gadafi en 2011. "Será un honor y un privilegio para mí representar a mi país en Rio (...) y me preparo para trabajar duro", confió a la AFP Daniah, que participará en la prueba de 100 metros braza.

Daniah, de 17 años, puede competir al máximo nivel gracias a la decisión de sus padres de irse a Malta en los años 90. Fue es esa isla del corazón del Mediterráneo donde aprendió a nadar con cuatro años, antes de empezar a competir con 13. "Daniah es la única nadadora que representa a Libia en competiciones internacionales y puede hacerlo porque reside fuera de Libia", explica a la AFP su padre, Bachir.

"La natación femenina es una novedad para Libia. Algunos sólo ven dificultades (...) pero debe comenzar por los padres, a ellos les corresponde cambiar la mentalidad, animar y apoyar a sus hijas. (...) Ante todo es el obstáculo cultural el que hay que suprimir", según su madre, Samira. Aunque la prensa de Libia apenas se acuerda de Daniah, su historia y su ejemplo son ampliamente mencionados en las redes sociales por los libios, que preferirían ver el nombre de su país asociado a una medalla olímpica que a una guerra.

"No podía dejar de pensar, cuando seguía las pruebas de natación en los Juegos de Londres en 2012, en lo maravilloso que sería representar a Libia en los próximos Juegos Olímpicos", confiesa Daniah. Sin embargo, pese a haber llamado la atención del Comité Olímpico libio, la situación bélica del país le impide recibir una financiación digna. Sus padres, una empresa libia, y la economía colaborativa de mecenas anónimos permiten que pueda costearse los desplazamientos y gastos mínimos.

Daniah cultiva otras pasiones además de la natación

"Me encantan desde siempre las matemáticas y el diseño y recientemente he descubierto mi pasión por la fotografía, (...), la combinación de las tres me abrirá las puertas a una carrera como arquitecta", señala. Está ansiosa por estar en Rio con otros deportistas compatriotas. Sólo Ahmed Attellesey participará en la natación, en los 50 metros nado libre. Como Daniah, el nadador se entrena en el extranjero, en su caso en Suecia.

Libia no ha ganado una medalla en las 10 ediciones de los Juegos Olímpicos en las que ha participado, y sólo cuenta con un bronce en los paralímpicos. Daniah será la cuarta nadadora en la historia del país que participa en la cita olímpica cuatrienal, y espera seguir abriendo camino en Rio.

Etiquetas: 
Libia
Juegos Olímpicos
Daniah Hagul
natación