Paco Soto

Pie de foto: Extracto de un cómic egipcio sobre la problemática de la inmigración.

Túnez acaba de demostrar una vez más que es un país de vanguardia en el Magreb y en el conjunto del norte de África. Lo es desde el punto de visto político, social y cultural. Tanto es así que, según informó el semanario africano ‘Jeune Afrique’, un colectivo tunecino de dibujantes y guionistas de cómics denominado Lab619 invitó a profesionales de otros países de África del Norte y de Oriente Medio a trabajar conjuntamente sobre la dramática cuestión de la inmigración irregular. Lab619 quiere aportar una mirada original a esta cuestión, que en los últimos años ha adquirido naturaleza de tragedia., con miles de muertos y desaparecidos en el Mar Mediterráneo, el desiertro del Sáhara y otros lugares del planeta. Es una cuestión de rabiosa actualidad que los creadores tunecinos quieren plasmar desde su propia condición profesional, sensibilidad social e ideas. El colectivo está a punto de poner en venta el trabajo dedicado a las migraciones. Es un número especial de 120 páginas con 11 historias que cuenta con el apoyo de la Fundación Rosa Luxemburgo, una entidad alemana de izquierda muy activa en el norte de Africa.

Ideas originales

Según explicó la dibujante tunecina y promotora del proyecto Abir Gasmi, “en 2016, la Fundación nos contactó para proponernos la idea”. A partir de finales de octubre de este año, Lab619 se puso a trabajar y acogió en Túnez a dibujantes de cómics de Marruecos, Egipto., Líbano, Libia y Argelia. La mayoría de los autores son dibujantes del mundo del cómic independientes, y en sus trabajos proponen ideas originales y un tratamiento muy personal de la trágica cuestión de las migraciones en situación clandestina. Los lectores que no sepan árabe tendrán la posibilidad de leer algunas historias en inglés. Cabe destacar el magnífico trabajo del libanés Barrack Rima, ‘Sociologia’, y una obra muy llamativa del egipcio Migo.

Pie de foto: Abir Gasmi, dibujante de cómics tunecina y promotora del proyecto.

Los autores quieren transmitir una mirada de las migraciones desde el Hemisferio Sur. Por parte de la Fundación Rosa Luxemburgo, sus responsables insisten en que los cómics tienen “una mirada artística desde el Sur”. Hace un tiempo, un grupo de dibujantes argelinos ya hizo un trabajo parecido sobre el tema de las fronteras. “Hemos acumulado historias recogidas en la prensa de inmigrantes en Túnez o también testimonios de personas de diferentes ONGs como Médicos Sin Fronteras”, explicó Abir Gasmi.

Una visión propia

Los autores han querido dar su propia versión de esta crisis de refugiados y migrantes que vive el planeta en estos momentos, y África y Europa en particular. El resultado de este trabajo es una obra coherente y humana, donde el lector puede descubrir caras e historias de seres humanos que han vivido la trágica experiencia de la inmigración en condiciones irregulares. Es lo que querían desde un principio los promotores de la iniciativa: humanizar una cuestión dramática. En las librerías tunecinas se han puesto en venta 1.500 ejemplares del cómic en árabe a 10 dinares la unidad. Una traducción en francés será puesta a la venta más adelante. 

Etiquetas: 
Túnez
comics
inmigración