Paco Soto

Pie de foto: Una vista del puerto de Argel.

Argelia vive un mal momento económico. La producción y exportación de hidrocarburos, principal actividad económica del país, no consigue paliar el déficit comercial. Según datos del Centro Nacional de Informática y Estadísticas de Aduanas (CNIS) publicados por la agencia APS, el déficit comercial rozó los 12.000 millones de dólares a finales del pasado mes de julio. Esto representa un incremento del 26,5% respecto al mismo periodo del año pasado, cuando el déficit comercial se situó cerca de los 9.500 millones de dólares. Las exportaciones argelinas entre enero y julio de este año alcanzaron los 15.000 millones de dólares, un 31,48% menos que en los siete primeros meses del año pasado. Los hidrocarburos (93,73% de las ventas exteriores argelinas) significaron un ingreso para el país de más de 14.000 millones de dólares en los primeros siete meses de 2016, frente a casi 21.000 millones de dólares el año pasado.

Sectores a la baja

Las autoridades argelinas pusieron en marcha un plan de restricción de importaciones que ha dado sus frutos este año. Las importaciones retrocedieron un 14,4% entre enero y julio de 2016, unos 27.000 millones de dólares, según datos del CNIS. Las importaciones de productos alimentarios son las que más se han reducido (18,43%, más de 4.500 millones de dólares). Otros sectores a la baja son los equipamientos industriales (15,5%) y los bienes de consumo no alimentarios (11%). Los créditos al consumo, reservados mayoritariamente a los productos locales, han tenido un efecto limitado en las importaciones. Argelia es un país que se ha visto seriamente afectado por la bajada del precio del petróleo. Durante un decenio, Argelia gozó de un excedente comercial importante; la tendencia varió a partir del año 2008, cuando estalló la crisis económica internacional, que afectó con especial dureza a los países capitalistas desarrollados, especialmente a España, que es uno de los principales socios comerciales del Estado norteafricano. En 2015, el déficit comercial argelino superó los 13.000 millones de dólares.

Pie de foto: Un yacimiento de hidrocarburos en el sur de Argelia.

Exportaciones al alza

En cambio, en Marruecos, la situación económica es mejor. Tanto es así que las exportaciones de Estados Unidos hacia Marruecos se incrementaron un 328% entre 2013 y 2015, superando los 2.000 millones de dólares. Según el International Trade Administration (ITA), las exportaciones estadounidenses hacia el país magrebí se incrementaron notablemente desde 2006, año en que Washington y Rabat firmaron un Acuerdo de Libre Cambio (ALE). Este acuerdo fue el primero que firmó Estados Unidos con un país africano. Desde entonces, varias empresas del sector aeronáutico se han instalado en Marruecos, para poder así acceder al mercado local y utilizar el país como plataforma hacia otras regiones de África y de Europa. Estados Unidos exporta esencialmente a Marruecos piezas destinadas a la industria automovilística y aeronáutica y productos alimentarios. Marruecos exporta a Estados Unidos frutas y hortalizas y fertilizantes. Lo que no va también en Marruecos como cabría esperar es el sector turístico. Durante el primer semestre de 2016, según datos del Observatorio de Turismo Marroquí, visitaron Marruecos 4,2 millones de turistas, un 2,6% menos que en el mismo periodo del año anterior. La caída fue mucho más relevante en países del norte de África como Túnez y Egipto, golpeados por el terrorismo yihadista: 21,5% y 51,7%, respectivamente. El flujo de turistas procedente de Reino Unido, Alemania, Francia e Italia disminuyó 8%, 7%, 5% y 5%, respectivamente.

Etiquetas: 
Argelia
déficit comercial