Paco Soto

Pie de foto: El director de cine marroquí Nabil Ayouch.

El director de cine y televisión, guionista y productor marroquí Nabil Ayouch, que nació en París el 1 de abril de 1969, está a punto de estrenar un nuevo largometraje, ‘Razzia’, que será seguramente tan polémico en su país como su anterior película, ‘Much loved’. El próximo mes de septiembre, los espectadores marroquíes podrán ver ‘Razzia’ en algunos cines del país magrebí. Ayouch, que está acostumbrado a ser criticado sin piedad, incluso condenado, por los sectores más reaccionarios, hipócritas e intolerantes de la sociedad marroquí, sabe que ‘Razzia’ no dejará insensible a nadie en Marruecos; encenderá el entusiasmo de los partidarios del cineasta y desatará la reprobación de quienes consideran que Ayouch no respeta ni el islam ni la cultura marroquí. Es el cuento de siempre, de los que no ven más allá de la punta de la nariz, han convertido la profunda y bella espiritualidad islámica en una siniestra ideología y son reacios a la evolución social y cultural, a veces compleja, difícil y contradictoria, que vive su país. ‘Much loved’ levantó muchas pasiones en Marruecos, y algunas voces integristas apoyadas por un montón de estúpidos e iletrados indignados que no habían visto la película exigieron su prohibición. Pero los matones de la inteligencia no consiguieron su propósito.

Pie de foto: Nabil Ayouch durante el rodaje de una película.

Artistas de gran talento

Ocurrirá lo mismo con ‘Razzia’, o eso parece. Los principales protagonistas de la película son actores y actrices de gran talento como Maryam Touzani, Amine Ennaji, Dounia Binebine (hija de Mahi Binebine), Ariel Worthalter y Abdelilah Rachid. Según fuentes del Centro Cinematográfico Marroquí (CCM) citadas por medios locales, el filme tiene algunas escenas “picantes”, con mujeres muy atractivas que defienden una serie de libertades individuales que en un país como Marruecos todavía no ha asumido una parte considerable de la población. Por ejemplo, que una mujer disponga de su cuerpo como le plazca sin que la llamen puta, mantener relaciones sexuales con la persona que le guste y si ésta está de acuerdo, creer o no en Dios, poder cambiar de religión… Estos objetivos que alcanzarlos en Europa han costado siglos de lucha, dolor y sangre y siempre están en peligro por culpa de los matarifes de la libertad, en los países islámicos, y en Marruecos en particular, son hoy por hoy ciencia ficción.

La censura se pone a trabajar

La censura se ha puesto en marcha, y propone que ‘Razzia’ no la puedan ver los espectadores menores de 16 años, porque los defensores de no se sabe bien qué pureza moral consideran que escenas “íntimas” protagonizadas por chicas marroquíes podrían perturbar a los chavales. Pobres jóvenes cinéfilos, a lo mejor ven la película y descubren que el sexo les gusta y es algo hermoso, o que la masturbación no es un pecado, deben pensar los guardianes de la ortodoxia heredera de siglos de idiotez, maldad, represión y costumbres absurdas e injustas. Nabil Ayouch es un maestro en el arte de remover conciencias y poner el dedo en la llaga de las contradicciones de la sociedad marroquí. Lo hace muy bien, y, además, tiene talento cinematográfico. En ‘Razzia’, lo ha vuelto a demostrar. El director marroquí cuenta cinco historias diferentes. Una historia ocurre en las montañas del Atlas en los años ochenta del siglo pasado. Las otras cuatro en Casablanca, la inmensa metrópoli marroquí y africana, en la actualidad.

Pie de foto: Nabil Ayouch hablando con los actores del largometraje ‘Los caballos de Dios’.

Un gran profesional del séptimo arte

Así las cosas, ya veremos cuál es la difusión que tiene el polémico nuevo filme de Ayouch en su país de origen y en otros lugares. Hijo de un padre marroquí musulmán y de una madre judía tunecina, Ayouch, que tiene nacionalidad francesa y pasó gran parte de su infancia en Sarcelles, cerca de París, es un gran profesional del séptimo arte y un Señor como la copa de un pino que en 2015 fue galardonado con la Orden de las Artes y las Letras. Los que le insultan y atacan suelen ser gente mediocre, mentes retorcidas y estrechas llenas de odio y rencor. Después de haber estudiado teatro en París entre 1987 y 1990, comenzó su carrera como guionista y director trabajando para la agencia de publicidad Euro-RSCG.

Revolución cinematográfica

En 1992, dirigió ‘Les Pierres bleues du désert’, su primer cortometraje, protagonizado por el actor de origen marroquí Jamel Debbouze. Luego siguieron otros dos cortos, y en el año 2000 ganó el Ecumenical Award en el Festival Internacional de Cine de Montreal por su magnífica y emocionante película ‘Ali Zaoua, prince de la rue’. En 2012, su largometraje ‘Los caballos de Dios’ compitió en la sección Un Certain Regard del Festival de Cannes. Las películas de Ayouch como ‘Mektoub’, ‘Une minute de soleil en moins’, ‘Ali Zaoua, prince de la rue’, ‘Los caballos de Dios’, ‘Whatever Lola Wants’, ‘Much loved’ y ahora ‘Razzia’ han revolucionado el panorama cinematográfico marroquí y enriquecido el patrimonio fílmico mundial. 

Etiquetas: 
marruecos
cine
Naibl Ayouch