Paco Soto

Pie de foto: Dos militantes del Frente Polisario exhiben una bandera independentista ante militares marroquíes.

El Frente Polisario, un movimiento político apoyado por Argelia que lleva más de 40 años luchando contra Marruecos por la independencia de la antigua colonia española del Sáhara Occidental, “está preparado para iniciar negociaciones con Marruecos sobre la base del derecho de los saharauis a la autodeterminación”. El anuncio lo hizo esta semana, en Argel, Mhamed Khadad, miembro de la dirección del movimiento independentista. Marruecos rechaza la independencia del Sáhara Occidental y considera inviable la celebración de un referéndum de autodeterminación bajo control de la ONU, como defienden el Polisario y Argelia y otros países. Rabat ofrece como alternativa una amplia autonomía para el territorio en conflicto pero bajo soberanía marroquí. Esta fórmula fue planteada por primera vez por el Rey Hasan II, padre de Mohamed VI. En 1991, Marruecos y el Polisario acordaron un alto el fuego supervisado por la ONU, que no ha abandonado oficialmente la solución de la consulta de autodeterminación.

Adiós a las armas

La dirección del Polisario no contempla volver a las armas contra Marruecos para conseguir la independencia de la antigua colonia de España en el norte de África, pero algunos sectores del independentismo saharaui, sobre todo jóvenes que nacieron y se criaron en los campamentos de refugiados de Tinduf, en el Sáhara argelino, no descartan la vía militar para lograr sus objetivos soberanistas. Dentro de la población autóctona del Sáhara Occidental, el regreso a las armas contra el Reino de Marruecos cuenta con pocos adeptos. Una parte de la población, que vive en Tinduf, en el Sáhara Occidental, en España y en otros países, defiende la independencia del territorio, pero otro sector está a favor de la plena integración de la región en Marruecos. El pasado viernes, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó una resolución favorable al inicio de negociaciones sobre el conflicto del Sáhara Occidental entre las dos partes enfrentadas, Marruecos y el Polisario.

Resolución de la ONU

La resolución prolonga también hasta el 30 de abril de 2018 el mandato de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO). Mhamed Khadad, que es el coordinador del Polisario con la MINURSO, explicó durante su comparecencia ante los medios que “este conflicto debe ser tratado conjuntamente por la Unión Africana y la ONU”. Según el dirigente independentista saharaui, las negociaciones del Polisario con Rabat deberían desembocar en “la libertad y la independencia nacional” del Sáhara Occidental. Sobre la decisión el pasado viernes de retirar las tropas de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD) de Guerguerat, en la frontera sur de la antigua colonia española con Mauritania, Mhamed Khadad declaró que hay que evitar “la posibilidad de utilizar Guerguerat para detener el proceso político”.

Marruecos, según anunció el Rey Mohamed VI, retiró sus tropas de la citada región hace varias semanas. La ambigüedad del Polisario sobre la retirada de su contingente militar en Guerguerat, a pesar del llamamiento a favor de la desmilitarización que hizo el secretario general de la ONU, António Guterres, provocó fuertes tensiones con Rabat. Mhamed Khadad valoró positivamente la decisión de Naciones Unidas de poner en marcha un centro de vigilancia en Guerguerat para evitar que las dos partes en conflicto den marcha atrás en el proceso de desmilitarización.

Pie de foto: El Rey de Marruecos, Mohamed VI.

Satisfacción de Marruecos

Por su parte, Marruecos también saludó la decisión de la ONU sobre la vigilancia en Guerguerat y el inicio de negociaciones entre Rabat y el Polisario, según manifestó el recién nombrado ministro de Asuntos Exteriores, Nasser Bourita. El jefe de la diplomacia marroquí recalcó que “la iniciativa de autonomía” propuesta por su país para el Sáhara Occidental “se ve una vez más reforzada” en el marco de la “dimensión regional” del conflicto. Abundando en la misma línea, Bourita aseguró que “el Consejo de Seguridad y el jefe de la ONU han llamado a los países vecinos, sobre todo a Argelia, a hacer esfuerzos” para encontrar una solución dialogada a la crisis saharaui.

Asimismo, el titular de Exteriores marroquí explicó que Rabat inició en agosto de 2016 la construcción de una carretera asfaltada en la frontera con Mauritania que creó tensiones con el Polisario con el objetivo de luchar “contra el contrabando”. Según Bourita, el Polisario llevó a cabo diversas provocaciones contra Marruecos en la zona de Guerguerat y se negó a retirar sus tropas, pero después, añadió el ministro, “se vio en la obligación de agachar la cabeza en Guerguerat” y aceptar la petición de desmilitarización del territorio. “Marruecos seguirá observando la situación de muy cerca”, y lo hará con la “implicación personal” del Rey Mohamed VI, señaló el titular de Exteriores del Reino Alauita. 

Etiquetas: 
marruecos
Frente Polisario
Sáhara Occidental