Paco Soto

Pie de foto: Imagen de un ataque en la ciudad libia de Bengasi/GTRES.

El grupo yihadista libio Ansar Asharia, clasificado por la ONU y Estados Unidos como organización terrorista, anunció su “disolución” en un comunicado publicado en Internet. Ansar Asharia es un grupo yihadista vinculado a la red Al Qaeda, y, según las autoridades estadounidenses, estuvo implicado en el ataque contra el consulado de Estados Unidos de Bengasi (este de Libia) llevado a cabo el 11 de septiembre de 2012. En este atentado terrorista murieron el embajador de Estados Unidos en Libia, Christopher Stevens, y otros tres ciudadanos estadounidenses. En el comunicado, Ansar Asharia admite implícitamente que sus fuerzas han resultado “debilitadas” por la guerra antiterrorista llevada a cabo por el mariscal rebelde Khalifa Haftar en el este del país norteafricano.

Los golpes de Haftar

Haftar, que es bien visto por Estados Unidos, lleva a cabo una lucha a muerte contra los grupos yihadistas que actúan en el este de Libia, y, en términos políticos, se ha convertido, en el hombre fuerte libio en la zona. Khalifa Haftar es un alto mando militar que desempeñó cargos importantes en el régimen de Muamar Gadafi, y tuvo una actividad relevante en el conflicto libio-chadiano entre 1978 y 1987. Secular y partidario del presidente nacionalista de Egipto Gamal Abdel Nasser, Haftar se convirtió en el jefe del Estado Mayor del dictador Gadafi. Después, se opuso a Gadafi y abandonó su país. Contó con el apoyo de la CIA. Más tarde, en 2011, participó en la rebelión que derrocó a Gadafi. Mantuvo serias divergencias con las nuevas autoridades libias y decidió emprender por su cuenta un combate armado contra los yihadistas.

Pie de foto: El mariscal Khalifa Haftar.

Consejo de la Choura de Bengasi

Ansar Asharia, además de sufrir los golpes de las tropas de Haftar, perdió a su jefe, Mohamed Azahawi, que murió en un combate contra las fuerzas del mariscal rebelde a finales del año 2014, en Bengasi. Muchos de los miembros del grupo terrorista abandonaron sus filas y se integraron en Daesh. Más tarde, Ansar Asharia se unió al Consejo de la Choura de Bengasi, una coalición de milicias islamistas radicales que ocuparon la gran ciudad del este del país en 2014. Pocos meses después, el Ejército Nacional Libio (ENL) autoproclamado por el mariscal Haftar declaró la guerra a los yihadistas y reconquistó gran parte de Bengasi. Solo unos pocos terroristas ocupan dos barrios del centro de la ciudad. Fundado después de la revolución popular que derrocó a Gadafi en 2011, Ansar Asharia se implantó fundamentalmente en Bengasi y Derna (este), y otros grupos afines se crearon en Sirte y Sabratha, en el oeste de Libia. El grupo terrorista ha ocupado cuarteles abandonados por el antiguo régimen y los ha transformado en campos de entrenamiento para centenares de yihadistas que querían ir a combatir a Irak y Siria.

Etiquetas: 
Libia
terrorismo