Paco Soto

Pie de foto: El periodista Sami Ben Gharbia se enfrenta a muchas presiones por un artículo/Facebook. 

Los periodistas en Túnez sufren acoso y numerosas presiones por parte del poder político. La democratización real del país ha transformado radicalmente la información y la libertad de expresión y de prensa es una realidad. Pero los poderes fácticos siguen considerando que el periodismo tiene que verse controlado y limitado y ciertas líneas rojas no se pueden traspasar. Algunos periodistas han sido incluso asesinados por grupos yihadistas en Túnez y en otros países de la región como Libia. El periodista Sami Ben Gharbia, del diario ‘Nawaat’, es víctima de las presiones y acoso que denuncian diversos colectivos tunecinos e internacionales. Dicho profesional recibió presiones para que revelara sus fuentes tras escribir un artículo sobre el controvertido proyecto de ley de reconciliación económica. En este sentido, el presidente del Sindicato Nacional de Periodistas Tunecinos (SNJT), Neji Bghouri, denunció en rueda de prensa la persistencia de violencias contra los periodistas, a pesar de que fue suprimida la circular número 4 relativa a la organización del trabajo periodístico en las células de información y comunicación en los ministerios y establecimientos públicos.

Prácticas antidemocráticas

El SNJT constató la existencia de prácticas antidemocráticas que limitan el acceso de la información a los periodistas, sobre todo a nivel regional. En la misma línea, Bghouri, durante la lectura del último informe del sindicato, deploró varias agresiones a periodistas durante el pasado mes de abril por parte de agentes policiales. Además, aseguró que varios funcionarios y responsables gubernamentales cometieron limitaciones al ejercicio de la profesión periodística, y calificó esta situación de “fenómeno nuevo”. Denunció la obstinación a juzgar a los periodistas sobre la base de disposiciones del código penal y del código de normativas militares.

Pie de foto: Familiares de dos periodistas tunecinos asesinados por un grupo yihadista en Libia.

Peticiones a Justicia e Interior

Neji Bghouri pidió al ministro de Justicia, en su calidad de presidente de la Fiscalía, el abandono de las persecuciones judiciales contra las periodistas basadas en leyes anacrónicas que violentan las disposiciones legales 115 y 116, que regulan la profesión periodística. Bghouri informó de que el sindicato mandó recientemente una carta al Ministerio del Interior pidiéndole que investigara las agresiones a periodistas, y puso el acento en la necesidad de que las fuerzas de seguridad protejan a los profesionales de la información durante su trabajo. Sobre las constantes agresiones de las que son víctimas los periodistas deportivos, el presidente del SNJT lamentó las escasas actuaciones policiales para frenar esta violencia. El sindicato explicó que la mayoría de los procesos contra periodistas son iniciados por ciudadanos que no han entendido lo que significa el ejercicio del periodismo. En este contexto, Sami Ben Gharbia, co fundador de ‘Nawaat’, recibió muestras de apoyo de organizaciones defensoras de los derechos humanos tunecinas y extranjeras. El periodista fue interrogado y presionado durante seis horas por los gendarmes.

Etiquetas: 
Túnez
periodismo
libertad de expresión