Paco Soto

Pie de foto: Brahim Ghali, secretario general del Frente Polisario y presidente de la RASD, entrevistado por un periodista.

El secretario general del independentista Frente Polisario y presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Brahim Ghali, cree que su participación en los trabajos de la V cumbre de jefes de Estado y presidentes de Gobierno de la Unión Africana (UA) y la Unión Europea (UE), en Abiyán (Costa de Marfil), ha sido una “victoria para el pueblo saharaui y su causa justa”. A pesar de los intentos de Marruecos por excluir a la RASD de la cumbre, esta entidad participó activamente en el evento africano-europeo. Ghali considera que la “posición africana unificada, procedente de su defensa del Acta constitiutiva [de la UA], ha derrotado todas las tentativas marroquíes que pretendían excluir a la RASD y han mostrado a los africanos los intentos de Marruecos por destruir la unidad africana”.

El presidente de la RASD y líder del Polisario, que sucedió en ambos cargos al difunto Mohamed Abdelaziz, saluda la “posición consensuada de los países africanos sobre la participación de los países miembros de la UA” a todo evento que agrupe a sus miembros en África. “Esta posición –según Ghali- demuetra al mundo entero y a todos los miembros [de la UA] que “la RASD no puede ser ignorada en su calidad de miembro permanente y fundador de la UA”. La entidad saharaui fue invitada a participar en la cumbre por la Oficina del presidente de la UA y Ghali recibió la invitación oficial el pasado 31 de octubre por parte del presidente de la Comisión de la UA, Moussa Faki. La presencia de la RASD demuestra, por una parte, la voluntad unificadora de la UA, y, por otra parte, que aunque Marruecos ha ganado adeptos a sus tesis sobre el conflicto sharaui en el seno de la UA y ha consolidado su posición, la postura oficial de esta institución panafricana no es oficialmente favorable a la posición de Rabat.

Satisfacción independentista

Países influyentes y poderosos como África del Sur y Argelia son firmes defensores del Polisario y del derecho de autodeterminación del pueblo saharaui, y aseguran que el Sáhara Occidental es un territorio ocupado por Marruecos que tiene que experimemntar un proceso de descolonización. Los dirigentes del Polisario y la RASD están razonablemente satisfechos de su participación en la cumbre de Abiyán, porque piensan que han conseguido desbaratar los planes de aislamiento y desprestigio que puso en marcha Marruecos contra los independentistas saharauis. En este sentido, el ministro delegado y consjero de la presidencia saharaui, Bachir Mustafá Sayed, recalca que “lo que ha ocurrido en la cumbre de Abiyán permitirá ir hacia al apaciguamiento de la región y hacia la edificación del Gran Magreb Árabe con el Sáhara Occidental”.

“La presencia de la RASD en la cumbre es una victoria para la causa aharaui”, afirma Sayed. La V cumbre UA-UE, cuyo lema era “Invertir en la juventud para un desarrollo duradero”, abordó cuestiones complejas como las migraciones, la seguridad, el crecimiento económico equilibrado y equitativo y el bienestasr social y la cooperación entre los dos continentes para lograr que África supere el subdesarrollo y se convierte en un territorio de oportunidades. Por esto mismo, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, subrayó que entre África y Europa, las relaciones económicas tienen que establecerse “sobre la base de la igualdad y del partenariado, y tienen que beneficiar a las dos partes”.

Pie de foto: El Rey de Marruecos, Mohamed VI, y el presidente de la RASD, Brahim Ghali, rodeados de dirigentes africanos y europeos.

Una imagen llamativa

Algunos medios de comunicación difundieron una imagen donde salen el Rey Mohamed VI y Brahim Ghali con otros líderes durante la cumbre africana. ¿Pura coincidencia? Probablemente. Pero que dos dirigentes enemigos se dejen fotografiar con otros líderes africanos y europeos tienen un alto valor simbólico. Es quizá demasiado pronto para asegurar que se trata del prinipio del deshielo entre Marruecos y el Polisario, entre otros motivos, porque detrás del movimiento independentista saharaui está la poderosa Argelia, que utiliza el conflicto saharaui para debilitar al Reino Alauita. Por lo tanto, es un tanto temerario hablar de una imagen histórica. Pero en cualquier caso, hay que admitir que no es frecuente poder contemplar una foto oficial donde se ve a Mohamed VI hablando distendidamente con el presidente Emmanuel Macron, y a escasos metros se encuentra Brahim Ghali mirando fijamente al Rey marroquí.

Han ocurrido otros acontecimientos donde dirigentes marroquíes han coincididido con delegaciones de la RASD, pero esta vez el responsable de Marruecos es el jefe del Estado y no un ministro o secretario de Estado. Es un asunto delicado, y sobre todo ahora cuando Marruecos insiste que hay un proceso en marcha para que los países miembros de la UA rompan relaciones diplomáticas con la RASD. Lo confirmó a la agencia Efe el ministro marroquí de Asuntos Exteriores, Nasser Bourita.  No hay que olvidar que en 1984, el Rey Hasan II dio la orden de que Marruecos se retirara de la Organización para la Unidad Africana (OUA) porque este organismo transacional había admitido el ingreso de la RASD en su seno. Marruecos regresó a la UA hace casi un aó; tuvo el apoyo de 39 de los 55 países de la entidad panafricana.

Los dirigentes marroquíes con el Rey en primera fila no están dispuestos a ceder en la defensa de la marroquinidad del Sáhara Occidental. Su oferta política es clara y no engaña a nadie: amplia autonomía del territorio que fue colonia española, pero bajo soberanía marroquí. El Polisario rechaza esta fórmula y defiende la independencia en el marco de un referéndum de autodeterminación supervisado por Naciones Unidas.

Aislamientio de la RASD

Las autoridades y los medios marroquíes piensan firmemente quer la presencia e intensa actividad de Mohamed VI en la cumbre de Abiyán ha aislado al Poliario de sus socios africanos. “Ha sido un mazazo para los separatistas, porque no se lo esperaban. Estaban convencidos de que el Rey boicotearía la cumbre. Al revés, el monarca ha aprovechado la cumbre de Abiyán para defender la causa marroquí en el Sáhara, se ha acercado incluso a países adversarios como África del Sur y ha convencido a algunos dirigentes africanos que Marruecos tiene razón en la crisis saharaui, mientras el Polisario y Argelia se equivocan, mienten y manipulan la realidad”, indica un diplomático marroquí. En cambio, según fuentes del Polisario en España interrogadas por Atalayar, “Mohamed VI y el majzén se han equivoado. Su estrategia de aislar a la RASD e impedir su presencia en Abiyán no ha funcionado. Marruecos está a la defensiva, porque sabe que el Sáhara Occidental no le pertenece y es un territorio ocupado. Más tarde o más temprano se tendrá que celebrar un referéndum de autodeterminación, y estamos convencidos de que ganará la opción independentista”.

El diario marroquí ‘Al Ahdath Al Amagribia’ subraya que Marruecos “mantendrá la misma cadencia ofensiva para promover en el continente africano” la defensa del Sáhara. Por el contrario, las fuentes independentistas consultadas creen que “estamos más cerca de iniciar un proceso de descolonización en el Sáhara Occidental, porque la comunidad internacional, y desde luego la Unión Africana, no puede aceptar la existencia de una colonia en África en pleno siglo XXI”. Por su parte, el investigador marroquí Fouad Ferhaoui estima que “la presencia [de Marruecos] al lado del Polisario ya no es un problema para la diplomacia marroquí. Lo prioritario es cómo sepamos manejar la política” en la UA y otros foros internacionales.

Pie de foto: Un desfile de tropas de la RASD.

Tensiones bajo control

Así las cosas, se celebró la V cumbre UA-UE en Abiyán y no se incendió la ciudad porque compartieran mesa y mantel los representantes de Marruecos y la RASD. Las tensiones estuvieron bajo control y las dos delegaciones se comportaron correctamente. “Desde que Marruecos regresó a la UA, cada vez que se celebra un evento se monta algún lío”, comenta un diplomático de Costa de Marfil a un medio africano. “Pero no pasa nada. Ni Marruecos ni la RASD han creado problemas, su participación en la cumbre ha sido muy civilizada y educada. Además, la UA en un foro adecuado para abordar cuestiones como el conflicto del Sáhara, aunque esta vez tuvimos que debatir otras problemáticas”, señala Alexandre Dumond, especialista francés en el Magreb.

Rabat adopta una posición más flexible que hace tan solo una década. “Es consciente de que tiene que convencer con argumentos y no imponer sus ideas de forma autoritaria o a base de eslóganes. Este ha sido el gran problema de Marruecos en el conflicto del Sáhara. Durante años ha perdido la batalla de la imagen, sobre todo en Europa y España; no ha valorado correctamente el poder de su adversario, su capacidad de maniobra y sus apoyos internacionales y la simpatía que genera su causa, sobre todo en la sociedad española”, explica Dumond.

Aliados de Rabat

En este momento, la correlación de fuerzas es más bien favorable a Marruecos, que tiene a sus principales aliados en África del Oeste, y sus opositores más radicales son Argelia y África del Sur, dos grandes potencias económicas y políticas en el continente. La dirección de la UA tiene que hacer verdaderos equilibrios para no provocar una escisión sobre la crisis saharaui. En este contexto, Marruecos decidió no asistir a ciertos eventos organizados por la UA como la reunión del Consejo de Paz y Segyuridad (CPS). En este caso, la ausencia del país magrebí fue un hecho irrelevante, porque no pertenece al CPS. Ahora bien, como destaca Alexandre Dumond, “la estrategia de Marruecos no puede ser la de la silla vacía, o el pataleo, porque sería darle la razón al Polisario y Argelia. Marruecos tiene que aprovechar todos los foros para defender inteligentemente sus propósitos y no ver enemigos en aquellos países africanos que todavía dudan en el conflicto del Sáhara”. 

Etiquetas: 
marruecos
Sáhara Occidental
Frente Polisario
Abiyán
UA
UE