The Diplomat

Pie de foto: Un KC-130J Súper Hércules./ Foto: YouTube

España facilitó apoyo logístico al bombardeo llevado a cabo por Estados Unidos, Reino Unido y Francia sobre Siria en respuesta al ataque con armas químicas atribuido al régimen de Bashar El Assad. El Gobierno consideró la acción “legítima y proporcionada”.

Dos aviones cisterna estadounidenses KC-130J Súper Hércules despegaron, al parecer, desde la base aérea de Zaragoza para apoyar el despliegue aéreo de la operación militar. Los aparatos estabn en Zaragoza por unas obras que se realizaban en su base habitual, en Morón de la Frontera (Sevilla). Los aviones fueron utilizados como gasolineras volantes para que pudieran repostar los cazas que participaron en el bombardeo.

El Gobierno español, a través de un comunicado difundido por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de una declaración de su presidente, Mariano Rajoy, calificó la acción contra Siria de “legítima y proporcionada”, y en clara referencia a Rusia, señaló que “aquellos que apoyan al régimen sirio tienen que ejercer toda la presión necesaria para evitar los ataques contra la población civil”. Rajoy añadió que el Gobierno español fue avisado del ataque con antelación por parte de los aliados.

En España, Ciudadanos apoyó la acción, mientras el PSOE la cuestionó, diciendo que hubiera asido preferible esperar a la conclusión de las investigaciones. Podemos, a través de su líder Pablo Iglesias, se opuso al ataque y resucitó el “No a la guerra”.