Empresa Exterior

Grandall Law Firm, el cuarto despacho de abogados más grande de China, anunció en Madrid la creación de una plataforma jurídica internacional que aspira a convertirse en la mayor alianza de servicios legales del mundo. La firma china centralizará a través de su oficina madrileña Grandall SpainLaw Firm esta plataforma cuyo objetivo es fomentar la internacionalización de empresas chinas en Europa y Latinoamérica en un marco de legalidad, seguridad jurídica y cumplimiento normativo internacional, forjando la Ruta de la Seda del siglo XXI.

La elección de España como sede de la nueva plataforma se debe al atractivo del país para los inversores chinos. En 2016, las inversiones de la potencia asiática en España se cuadruplicaron hasta llegar a los 1.800 millones de dólares. Según ha destacado la agregada comercial de ICEX España Exportaciones e Inversiones, Alicia Tamames, el país constituye un puente entre Europa, América Latina y Medio Oriente tanto a nivel geográfico como cultural. Industria alimentaria, fabricación de plástico y caucho, maquinaria, material de transporte y construcción de edificios son los sectores autóctonos más atractivos para los inversores chinos. 

En el acto inaugural de la plataforma participaron más de 60 abogados chinoseuropeos y latinoamericanos convencidos de que la globalización va a suponer a lo largo de los próximos años un boom en los servicios de asesoramiento de compañías a nivel mundial. Por eso, los fundadores de la alianza planean la creación de una red de cooperación jurídica para ayudar a las empresas a generar oportunidades de inversión en el extranjero.

Ámbitos como acuerdos comerciales, contratación, inversión, resolución de litigios y trazabilidad del capital parten de marcos regulatorios diferentes en función de cada país y exigen equipos de abogados con experiencia multijurisdiccional.

La creación de esta alianza llega seis días antes de que el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, participe en la cumbre sobre la Nueva Ruta de la Seda que se celebrará en Pekín. Presentada en 2013 por el presidente de China, Xi Jinping, esta iniciativa recrea la milenaria Ruta de la Seda conectando el cinturón económico que une China con Europa, Oriente Próximo y África para fomentar las relaciones comerciales entre los países pertenecientes a esta área. Por primera vez, han sido invitados al encuentro estados europeos como España, Suiza e Italia. 

Según Li Chun, socio fundador del grupo Gandall, “la Nueva Ruta de la Seda ofrece oportunidades emergentes en Europa y Latinoamérica. La iniciativa se está abriendo a la participación de nuevos países y también a la inversión en nuevos sectores más allá de las infraestructuras, como agricultura, servicios, maquinaria o parques empresariales”.

Para Raquel García-Argudo Mendes, socia de Grandall Madrid, “el gobierno chino tiene como prioridad que la pequeña y mediana empresa salga al exterior para ocupar una situación de liderazgo en la escena internacional. Sin embargo, aún existen altas dificultades y barreras de acceso para la inversión china en el extranjero, por lo que la cooperación internacional entre abogados es más necesaria que nunca si queremos obtener la confianza de las inversiones chinas”.

Una de las mayores dificultades para la inversión china en Europa es la falta de trazabilidad de las operaciones bancarias en el país asiático, razón que explica que algunas inversiones sean bloqueadas al llegar a Europa.

Por otro lado, el gobierno chino sigue supervisando la salida de capital en fusiones y adquisiciones en el extranjero ante el riesgo de devaluación del yuan. Sin embargo, a principios de este año, el presidente Xi Jinping anunció inversiones por valor de 750.000 millones en el exterior durante los próximos ocho años.

Etiquetas: 
Mariano Rajoy
Xi Jinping