Atalayar

Pie de foto: Mariano Rajoy pudo celebrar un encuentro con el presidente argelino, Abdelaziz Bouteflika, con un delicado estado de salud.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha afirmado en Argel que Argelia y España deben ser baluartes de la estabilidad mediterránea. Además, ha destacado la cooperación existente entre ambos países en asuntos de interés común.

El viaje del jefe del Ejecutivo español a Argelia para la celebración de la VII Reunión de Alto Nivel se ha completado con la audiencia que le ha ofrecido el presidente de la República, Abdelaziz Bouteflika. Tras la reunión, Mariano Rajoy ha explicado que en el encuentro se ha hablado del futuro de las relaciones bilaterales, de la necesidad de incrementar y mejorar las relaciones económicas y comerciales y también de los problemas de Libia y de Mali.

"Argelia es un país con grandes posibilidades, es un Estado fuerte, y España -que tiene unas magníficas relaciones- quiere seguir manteniéndolas en el futuro", ha manifestado el presidente. "Nos unen muchísimas cosas, una parte importante de la historia, y sobre todo no nos separa nada porque no tenemos ningún contencioso pendiente. Al contrario, y así me lo ha dicho también el presidente de la República, lo que tenemos es voluntad de entendernos y de trabajar juntos en el futuro", ha concluido Rajoy.

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha presidido junto al primer ministro de la República de Argelia, Ahmed Ouyahia, la VII Reunión de Alto Nivel argelino-española que ha terminado con la adopción de una declaración y la firma de acuerdos y memorandos de colaboración en materia de seguros agrarios, cooperación científica, formación profesional, protección civil, y entre agencias y entes públicos informativos.

Durante una rueda de prensa conjunta, ambos mandatarios han puesto de manifiesto la cooperación existente entre España y Argelia. El presidente ha resaltado que ambos países están volcados en el desarrollo justo y en libertad de sus habitantes, en especial de los más jóvenes y de los más desfavorecidos, y deben "ser baluartes también de la estabilidad de la región y líderes en la respuesta a los desafíos" que tienen planteados.

Relaciones económicas y comerciales

En la reunión que han mantenido, además de abordar las relaciones diplomáticas y la evolución de la región mediterránea, Mariano Rajoy y Ahmed Ouyahia han analizado las relaciones económicas y comerciales entre los dos países.

Rajoy ha destacado que "España es un buen cliente de Argelia y Argelia es un buen proveedor de gas para España". Además, ha apuntado que hay más de 250 empresas españolas en ese país y que España es el tercer cliente de las importaciones argelinas y su quinto proveedor. "Hay razones muy sólidas para que nuestras empresas sigan haciendo negocios en Argelia, creen empleo y beneficien a ambos países", ha dicho.

Migración

El presidente del Gobierno y el primer ministro argelino han abordado también la cooperación de España y Argelia en asuntos relacionados con interior, en particular la gestión del fenómeno migratorio y la lucha contra el terrorismo. "Estamos satisfechos de la cooperación que estamos recibiendo de nuestros amigos argelinos y de igual modo queremos ofrecerles nuestra cooperación en esta materia para todos asuntos que juzguemos de interés común", ha manifestado Rajoy.

El jefe del Ejecutivo ha subrayado la especial importancia de que las respectivas Fuerzas Armadas estén hallando sinergias y espacios de colaboración", aspecto en el que se ha avanzado desde la Reunión de Alto Nivel celebrada en julio de 2015.

Mariano Rajoy ha finalizado su intervención agradeciendo la "excelente predisposición" del Gobierno argelino para continuar por la senda de "robustecer los vínculos" entre los dos países y "la voluntad de ejercer el liderazgo que nos corresponde de manera plenamente concertada".

Rajoy: "Argelia es un destino muy importante para las empresas españolas"

En la clausura de un foro económico celebrado en Argel, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha señalado que las empresas españolas tienen vocación de permanencia en Argelia y pueden ofrecer en ese país su amplia experiencia internacional. Rajoy ha mantenido posteriormente un encuentro con el presidente de la República de Argelia, Abdelaziz Bouteflika.

En su intervención, Mariano Rajoy ha animado al Gobierno argelino a continuar con su agenda reformista para corregir los desequilibrios macroeconómicos y profundizar en la diversificación de la economía, haciéndola a largo plazo menos dependiente de los hidrocarburos. "Y lo digo desde la experiencia de haber vivido, y no hace mucho tiempo, una crisis económica muy importante en nuestro país", ha señalado.

El jefe del Ejecutivo ha atribuido a las reformas puestas en marcha desde finales del año 2011 el "giro de ciento ochenta grados" que desde entonces ha dado la economía española, que "hoy es mucho más competitiva". En ese cambio, ha dicho, las empresas españolas han sido grandes protagonistas al diversificar sus mercados de destino y exportar productos más diversos y con alto contenido tecnológico. Solo en el último año, ha apuntado, el número de empresas españolas exportadoras aumentó un 8,5% respecto al año anterior.

En ese contexto, ha asegurado Rajoy, "Argelia es un destino muy importante para las empresas españolas, por su situación geográfica y su posición como primer suministrador energético de nuestro país". El comercio bilateral con Argelia alcanzó los 7.253 millones de euros en 2017, lo que le convierte en el segundo socio comercial de España en África. Además, las empresas españolas establecidas en Argelia -en sectores como la energía, el tratamiento de aguas o el transporte- emplean a unas 2.500 personas en ese país, "y su inversión tiene vocación de permanencia y estabilidad a largo plazo", ha dicho el presidente.

"Nuestras relaciones económicas y comerciales son, por tanto, estrechas y seguimos trabajando para que se fortalezcan aún más", ha asegurado. Las empresas españolas, ha añadido, están siguiendo "muy de cerca" las oportunidades que pueden surgir en Argelia, en especial en los sectores identificados como prioritarios por el Gobierno argelino dentro del Plan de Acción Nacional, y pueden ofrecer en ese país "su amplia experiencia internacional".