Por Paco Soto
El Ejército y los servicios de inteligencia estadounidenses vigilan de cerca a Marruecos y Argelia y a otros países africanos a través de satélites espías, según han revelado diversos medios de comunicación. Marruecos y Argelia, los dos países más importantes del Magreb por su dimensión política y económica, son sólidos aliados de Estados Unidos y desempeñan un papel clave en la estrategia de lucha contra el terrorismo yihadista que llevan a cabo Washington y sus socios europeos y occidentales. El problema, según denuncian algunos analistas, es que Washington podría estar espiando a sus aliados marroquíes y argelinos y de otros países sin su consentimiento, como ha hecho con sus socios europeos. En el caso de Marruecos, según el diario ‘Akhbar Alyaum’, el Ejército de Estados Unidos solicitó a la empresa norteamericana DigitalGlobe, especializada en la búsqueda de  información y  la confección de cartas geográficas, un mapa detallado de Marruecos con datos importantes sobre su geografía y sus riquezas minerales y energéticas. Los militares estadounidenses también pidieron información sobre las empresas que explotan los minerales y otros recursos energéticos clave para la economía de Marruecos, así como un estudio sociológico, étnico y religioso de la población y de las redes del crimen organizado que se dedican al tráfico de drogas,  personas y armas. Además de estos aspectos, el interés de Estados Unidos por Marruecos abarca un amplio abanico de sectores: instalaciones e infraestructuras militares, dispositivos de comunicación,  hospitales, cibercafés, embajadas extranjeras, aeropuertos, escuelas, lugares de interés turístico, centros culturales… El Ejército estadounidense dio a la empresa un plazo de 180 días (desde el mes de marzo hasta septiembre) para elaborar estos mapas y recoger información. En resumidas cuentas, el “gendarme del planeta” quiere obtener el máximo de información posible  sobre Marruecos y su ubicación geopolítica en el mundo. En estos momentos, en la misma lista donde está Marruecos figuran otros países espiados por Estados Unidos como Jordania, Yibuti, Honduras, Nigeria, Trinidad Tobago, Burkina Faso, Sudán del Sur, Corea del Norte y varias provincias de China.
 
El caso de  Argelia fue revelado por el exagente de la National Security Agency (NSA) Edward Snowden a medios como ‘The Guardian’ y ‘The Washington Post’. El Departamento de Información y de Seguridad (DRS), el poderoso servicio secreto controlado por los militares argelinos, y otros aparatos de inteligencia saben que Argelia está bajo vigilancia de Washington, pero no actúan contra sus correligionarios estadounidenses, porque son socios y aliados en la lucha antiterrorista. Estados Unidos vigila de cerca todos los acontecimientos que ocurren en esta potencia petrolera. Es más, Argelia es el sexto país africano más espiado por los servicios secretos estadounidenses. El continente africano es un campo de acción para la vigilancia de la primera potencia mundial. Estados Unidos controla estrechamente lo que ocurre en países africanos a los que consideran inestables, corruptos y con problemas de terrorismo. Por delante de Argelia, están países como Egipto, Kenia, Libia, Tanzania y Somalia, y por detrás, Sudán, Uganda, República Democrática del Congo y Zimabue. En otro orden de cosas, la Guardia Nacional tunecina detuvo a ocho sospechosos procedentes de Libia acusados de haber planificados “ataques terroristas” en diversas localidades de Túnez, según el Ministerio del Interior. El pequeño país norteafricano también ha reforzado su frontera con Libia, donde han estallados graves disturbios militares.
 
Etiquetas: 
Estados Unidos
marruecos
Argelia