Paco Soto

Pie de foto: El ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno le Maire.

Francia quiere ‘reconquistar’ económicamente Argelia y hacer frente al auge inversor y comercial que protagonizan otros países. Así de claro lo dijo el ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno le Maire, en la clausura de la cuarta sesión del Comité Mixto Argelino-Francés (COMEFA) celebrada en Argel. Le Maire reconoció que “nuestra parte de mercado en Argelia ha pasado de representar el 24% en 2000 a 10% hoy en día. Tenemos que reaccionar”. El ministro dio una serie de explicaciones sobre el declive económico francés en Argelia, como “la ofensiva de China” y “la concurrencia de Italia, España y Turquía”. España consiguió ser el primer socio comercial de Argelia en 2015. Este año, los seis principales clientes de Argelia fueron España (6.560 millones de dólares – 6.041 millones de euros), Italia (6.160 millones de dólares – 5.673 millones de euros), Francia (4.920 millones de dólares - 4.531 millones de euros), Reino Unido (2.880 millones de dólares – 2.578 millones de euros), Países Bajos (2.280 millones de dólares – 2.099 millones de euros) y Turquía (2.070 millones de dólares – 1.906 millones de euros). En el marco de la Unión Europea (UE), España es junto con Francia el país con mayor dinamismo inversor y comercial en el Magreb, sobre todo en Marruecos y Argelia en el caso español.

Situación “inadmisible”

Durante su intervención en el acto de clausura del COMEFA, Bruno le Maire lamentó que su país haya perdido posición económica en Argelia, y calificó la situación de “inadmisible”. El ministro de Economía y Finanzas se mostró convencido de que Francia podrá invertir la tendencia rápidamente y adelantar a las potencias europeas y los países emergentes que le pisan los talones en Argelia. En este sentido, Le Maire aseguró que es un objetivo capital para su Gobierno desde el punto de vista del futuro económico de Francia y Argelia. “Considero que para Francia, Argelia es un socio económico de primera magnitud. Tenemos 500 empresas implantadas en Argelia que emplean a 40.000 asalariados de forma directa y a 100.000 asalariados indirectamente”. Abundando en la misma línea, el ministro galo declaró: “Estamos aquí para hablarnos con franqueza. Yo considero que la tendencia no es buena. Con mi amigo Youcef Yousfi [ministro de Industria y Minas] estamos decididos a cambiar la tendencia”. “Franceses y argelinos tienen que reaccionar”, advirtió Le Maire.

Pie de foto: Una trabajadora de la planta de producción de Renault en Orán.

PSA en Orán

En el apartado de las buenas noticias económicas, Bruno le Maire citó la instalación de la multinacional francesa del sector de la automoción Peugeot-Citroën (PSA) en el país norteafricano, concretamente en la ciudad de Orán. Según el grupo PSA, la factoría de Orán será la segunda planta de la multinacional francesa en el norte de África, tras la de Kenitra, en Marruecos. PSA invertirá 557 millones de euros. El titular de Economía y Finanzas de la segunda potencia de la UE agradeció los esfuerzos del Gobierno argelino por agilizar los trámites legales que permitirán la instalación de la planta en Orán. Le Maire consideró que la actitud del Gobierno argelino es una “señal positiva” en favor de una relación económica estratégica entre París y Argel. Argelia aspira a repetir la experiencia de Renault, que se instaló en Orán con una planta ensambladora.

Pie de foto: El exprimer ministro francés Manuel Valls durante una visita oficial a Argelia.

Relación de amor y odio

El presidente de la República francesa, Emmanuel Macron, viajará a Argelia el próximo 6 de diciembre, según fuentes del Palacio del Elíseo. Las relaciones entre Argelia y Francia nunca han sido buenas. Argelia estuvo bajo dominio colonial francés de 1830 a 1962. La colonización francesa fue un proceso cruel y doloroso para millones de argelinos, que eran considerados por la metrópoli como simple mano de obra barata y seres humanos de segunda categoría. La lucha de liberación nacional argelina también fue un proceso de una violencia extrema. Argelia consiguió independizarse de Francia en 1962. Desde entonces, las relaciones diplomáticas bilaterales han vivido momentos de gran tensión. Los dos países mantienen una relación intensa de amor y odio. Más de un millón de argelinos viven en la antigua metrópoli colonial y la cultura argelina tiene una presencia notable en el mundo cultural, académico y mediático francés. En Francia, una parte de la sociedad todavía no ha asumido plenamente que Argelia es un país soberano desde hace 55 años. La crisis que la independencia argelina desató en la metrópoli antes, durante y después del año 1962 fue utilizada por la extrema derecha y la corriente golpista en el seno de las Fuerzas Armadas para desestabilizar Francia e implantar un régimen militar de corte autoritario. 

Etiquetas: 
Francia
Argelia
economía