Raúl Redondo

Pie de foto: Vista de Caracas durante un apagón el 9 de marzo de 2019.  El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó que un nuevo ciberataque había impedido a las autoridades restaurar el suministro en todo el país tras un apagón el 7 de marzo. Photo: Photo by Matias DELACROIX / AFP

Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional y presidente interino de Venezuela, ha culpado a Nicolás Madurode los apagones eléctricossufridos por el país en las últimas horas. Mientras, por su parte, el régimen bolivariano de Maduro alega que ha habido un hackeo de las redes eléctricas para justificar los problemas que viene sufriendo el país respecto al suministro eléctrico. 

Guaidó ha denunciado un descuido alarmante en el mantenimiento de la red eléctrica del paísdebido a la falta de fondos para hacerse cargo de éste. Ha acusado al Ejecutivo de Maduro de no poder hacer frente al coste que supone dar un servicio eléctrico normal a la nación debido al “robo” que se sigue practicando desde el poder sobre la población y los recursos venezolanos.

Son ya más de tres días de apagón eléctrico, lo cual ha sumido al país en otro problema que afecta gravemente al día a día de los ciudadanos, que han sufrido también, entre otras cuestiones, falta de productos básicos y de primera necesidad. 

El presidente encargado de pilotar el anhelado próximo proceso electoral ha utilizado la red social Twitter para aportar su versión de los hechos respecto a los cortes eléctricos y ha culpado al gobierno “usurpador” de Maduro de descuidar el servicio eléctrico por la falta de medios. Guaidó también ha agradecido la “valentía de técnicos y medios de comunicación” a través de los cuales ha obtenido información sobre el estado de la situación actual del sistema eléctrico ante un “régimen usurpador que se niega a darle una explicación al país, más allá de las mentiras de siempre”.

El propio presidente encargado también ha aludido en sus ‘tweets’ que tanto Alemania como Japón están colaborando con él y su equipo para dar una salida rápida a esta problemática, “algo imposible para el usurpador”, en palabras del propio Guaidó. El propio presidente interino ha tratado de desmontar la versión oficial del Gobierno de Maduro que justificaba el problema por un ataque cibernético. Algo que para Guaidó no pasa de ser otra mentira más del régimen chavista. “Las explicaciones ‘oficiales’ son irresponsables. Según el psiquiatra que esconde al usurpador, el sabotaje fue un hackeo al sistema que controla la Red Troncal de Transmisión. Todos los técnicos coinciden en que eso es imposible por una razón simple: es un sistema analógico”, ha explicado Guaidó. 

El presidente interino ha apuntado a las explicaciones de fuentes de la Corporación Eléctrica Nacional (CORPOELEC), que ha señalado que el apagón vendría causado por un incendio forestal que afectó a tres líneas de alta tensión (entre Guri y las subestaciones Malena y San Gerónimo), algo ocasionado por la ausencia de trabajos preventivos necesarios de pica y poda. Según el propio presidente encargado, el incendio recalentó las turbinas de esas líneas de suministro eléctrico y generó un rechazo de carga de las turbinas, y para volver a ponerlas en funcionamiento se requiere de personal cualificado y recursos tecnológicos suficientes. Aunque haría falta también una inspección para ver si las propias torres de alta tensión han sido dañadas. Más del 80% del suministro eléctrico del país pasa por esas líneas afectadas y actualmente 22 de los 23 estados venezolanos sufren el problema de la falta de electricidad. 

Guaidó también ha denunciado que “Venezuela tiene alrededor de 19.000 megavatios instalados, pero sólo hay 2.500 disponibles”, haciendo referencia a la producción que podrían alcanzar las plantas energéticas del país si hubiese un mantenimiento adecuado. 

Estado de emergencia

El Parlamento de Venezuela decretará el estado de emergencia nacional por los apagones que sufre el país, tras más de 60 horas sin suministro eléctrico, según ha anunciado también Juan Guaidó. 

El presidente de la Asamblea Nacional ha pedido que se atienda de inmediato a los afectados por la catástrofe. “No podemos voltear la cara y dejar sola a nuestra gente”, ha afirmado. 

Ya dentro del cuarto día sin luz siguen creciendo los problemas por el desabastecimiento eléctrico. El más grave es el ya comentado por diversos medios sobre el fallecimiento de pacientes en hospitales por falta de suministro en diversos servicios hospitalarios. Por otro lado, hay falta de combustibles en las gasolineras y pasajeros atrapados en los aeropuertos. Los venezolanos tratan de hacer acopio de productos necesarios para hacer frente a los apagones, como las pilas o baterías para diversos aparatos eléctricos y fuentes de luz, además de otros alimenticios para subsistir ante la imposibilidad de moverse en muchos casos. Aunque los comercios también tienen dificultades para hacer frente a las diversas compras, además de por la falta ya crónica en varios sitios de productos de primera necesidad y básicos por la crisis económica galopante que sufre el país, por los problemas para hacer frente a pagos electrónicos debido a la falta de suministro eléctrico.