Paco Soto

Pie de foto: Ilyas El Omari se entrevista con el Rey Mohamed VI.

La crisis de los partidos políticos en Marruecos es imparable. Las dos grandes formaciones históricas, el nacionalista Partido Istiqlal (PI) y la Unión Socialista de Fuerzas Populares (USFP), atraviesan horas bajas. Ahora le toca al Partido de la Autenticidad y Modernidad (PAM), una formación creada en agosto de 2008 por Fouad Ali El Himma, exsecretario de Estado del Interior y amigo personal del rey Mohamed VI. El PAM reúne a políticos, hombres de negocios y personalidades de diversos ámbitos integrados en el sistema marroquí, pero también a antiguos militantes de izquierda y extrema izquierda, sindicalistas, activistas pro derechos humanos y personas que fueron víctimas de la represión desatada en Marruecos durante el reinado de Hasan II. Ilyas El Omari, secretario general del PAM, presidente del Consejo de la Región de Tánger-Tetuán-Alhucemas y empresario, ha abandonado su cargo en el partido, “presentando oficialmente su dimisión”, según informó Mustafá Merizak, miembro de la Oficina Política de la formación del tractor, porque este es el símbolo que utiliza en sus banderas y pancartas. Fue elegido secretario general en enero de 2016. En principio, sustituirá provisionalmente al secretario general Habib Belkouch, uno de los fundadores del Movimiento para Todos los Demócratas lanzado hace nueve años por Fouad Ali El Himma, hasta que se celebre una sesión extraordinaria del Consejo Nacional del PAM, el próximo mes de octubre. En Marruecos, al PAM se le suele llamar “el partido del Rey”.

Pie de foto: El político y alto cargo público Ilyas El Omari.

Diversas razones

¿Cuáles son las razones que han empujado a El Omari a dimitir? Según diversas informaciones periodísticas y algunos dirigentes del propio PAM, El Omari se sintió desautorizado y dolido por el discurso que pronunció el Rey Mohamed VI con motivo de la Fiesta del Trono, el pasado 29 de julio. El monarca condenó el comportamiento inadecuado, según él, de los partidos y la Administración pública en el proceso de desarrollo económico, social y político de Marruecos. Oficialmente, la dirección del PAM asumió positivamente el discurso real, pero por lo visto El Omari, que ha sido acusado por algunos sectores críticos del país de mantener relaciones comprometedoras con personajes del narcotráfico en el Rif, no se lo tomó bien. Dentro de su propio partido le han acusado de dirigir el PAM de manera personalista y autoritaria. En las elecciones generales de 2016, El Omari no consiguió ganarle al islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD), lo que creó descontento y malestar entre algunos dirigentes y las bases de la principal formación opositora. Además, la falta de iniciativa del PAM en la crisis del Rif que se desató en Alhucemas en octubre de 2016 debilitó notablemente el poder de El Omari en la cúpula del partido. El diputado Abdellatif Ouahbi figura entre los sustitutos de El Omari. La dimisión del secretario general del partido, en un principio, fue rechazada por los miembros de la Oficina Política.

Ministros destituidos

Por otra parte, varios ministros del actual Gobierno de coalición dirigido por el islamista Saad-Eddine El Othmani, así como secretarios generales, delegados de servicios exteriores ministeriales y de servicios regionales y altos cargos del Consejo de la Región de Tánger-Tetuán-Alhucemas podrían ser destituidos, según publicó el diario ‘Assabah’, citando fuentes bien informadas. El rotativo afirma que las destituciones, que podrían ser efectivas en los próximos días, están relacionadas con el enorme retraso que sufre el proyecto de desarrollo económico y social de Alhucemas y su región, ‘Alhucemas, faro del Mediterráneo’. El diario ‘Assabah’ precisa que los ministros destituidos pertenecen al PJD y al Partido del Progreso y del Socialismo (PPS, excomunista). Hace varias semanas, Mohamed VI criticó con dureza el retraso de dicho proyecto en un Consejo de Ministros.

Etiquetas: 
marruecos
IIyas El Omari
Mohamed VI