Henar Hernández

Pie de foto: El ministro de Asuntos Exteriores iraní Mohammad Javad Zarif (C) responde a las preguntas tras una reunión con el ministro de Asuntos Exteriores japonés Taro Kono en el Ministerio de Asuntos Exteriores en Tokio el 16 de mayo de 2019. AFP/KAZUHIRO NOGI

En una reunión con su homólogo japonés en Tokio, el ministro de Exteriores iraní Mohammad Javad Zarif ha recalcado que su país sigue comprometido con el cumplimiento del acuerdo nuclear firmado en 2015, denominado Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés). El jefe de la diplomacia aseguró, también, que Irán no será la parte que contribuya al aumento de las tensiones, pero que, en caso de ver su seguridad nacional amenazada, responderá y se defenderá en consecuencia, según ha recogido la cadena pública japonesa NHK.

Del mismo modo, Zarif calificó las sanciones estadounidenses impuestas contra Teherán de “inaceptables” y solicitó a la comunidad internacional que “invirtiese en el acuerdo” para “evitar que Estados Unidos propague la ilegalidad y la anarquía”, de acuerdo con lo expuesto en la agencia de noticias Kyodo. Cabe recordar que una de las últimas sanciones emitidas desde Washington contra Irán hace referencia a la supresión de las exenciones a la compra de petróleo iraní, de las que se beneficiaban ocho países, entre ellos Japón, que también se configura como uno de los principales importadores de crudo iraní.

La semana pasada, el presidente de Irán, Hassan Rouhani, comunicó la decisión de reducir sus compromisos con el JCPOA y concedió al resto de países firmantes (Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania) un plazo de 60 días para que aceptaran las nuevas reglas de juego impuestas por Teherán. En esta línea, la agencia local de noticias ISNA ha informado este miércoles de que Irán ha comenzado a detener algunos de sus compromisos con el acuerdo nuclear, tras una orden emitida por el Consejo Supremo de Seguridad Nacional del país.

Pie de foto: Instalación nuclear de agua pesada cerca de Arak. Irán y seis potencias mundiales alcanzaron un acuerdo nuclear histórico el martes 14 de julio de 2015 destinado a establecer límites verificables a largo plazo en los programas nucleares que Teherán podría modificar para crear armas atómicas. AP PHOTO/ISNA HAMID FOROUTAN

ISNA también ha recogido las declaraciones de un alto funcionario de la delegación de Irán ante el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA, por sus siglas en inglés). En ellas, el representante iraní ha afirmado que “la implementación de programas relacionados con el fin de los compromisos con el JCPOA […] ha comenzado”. Además, ha subrayado que se ha levantado el límite de la producción de uranio enriquecido y de la producción de agua pesada en las instalaciones del reactor de Arak, que iba a ser renovado con la colaboración de los otros firmantes del pacto.

Según Rouhani, se ha tomado esta decisión para “salvar” el JCPOA: “el acuerdo necesita una cirugía, esta es para salvarlo y no para destruirlo”, explicó la semana pasada en un comunicado televisado. Asimismo, el presidente iraní recordó que el artículo 26 del pacto expone que “Irán tratará la reintroducción o la reimposición de las sanciones o la imposición de nuevas sanciones relacionadas con la cuestión nuclear como motivo para dejar de cumplir sus compromisos, de forma total o parcial, en virtud del JCPOA”.

Los planes de Estados Unidos

Esta semana también se ha conocido la noticia de que Estados Unidos se estaba preparando para enviar 120.000 soldados a Oriente Medio debido a las tensiones con Irán, una información que el presidente estadounidense, Donald Trump, calificó como “fake news”, e incluso llegó a afirmar que “lo haría absolutamente, pero que no había planes para ello” y que si tuviera que hacerlo, “mandaríamos muchas más tropas que eso”. The Washington Post, medio que difundió dicha información, ha revelado, además, que Trump “está frustrado con algunos de sus principales asesores, que cree que podrían llevar a los Estados Unidos a una confrontación militar con Irán y romper su promesa de retirarse de las costosas guerras extranjeras”. En este sentido, el diario estadounidense expone que Trump se llegó a “enojar” sobre “la planificación bélica” que estarían elaborando el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton y el secretario de Estado, Mike Pompeo.

El presidente estadounidense ya ha respondido en su cuenta oficial de Twitter: “Las noticias falsas de Washington Post, e incluso más noticias falsas del New York Times, están escribiendo historias sobre que hay luchas internas con respecto a mi política fuerte en el Medio Oriente. No hay luchas internas en absoluto […] Se expresan diferentes opiniones y se toma una decisión decisiva y definitiva. Es un proceso muy simple. Todos los lados, vistas y políticas están cubiertos. Estoy seguro de que Irán querrá hablar pronto”.