José Luis Marco/CapitalMadrid.com

Pie de foto: El presidente de Caixabank, Isidro Fainé, acompapado en la imagen por Gonzalo Gortázar, no preve fusiones. 

El presidente de Caixabank, Isidro Fainé, ha defendido la necesidad de haber acometido una serie de provisiones millonarias en el último trimestre de 2015 que sugieren que habrá un mayor beneficio en resultados. El grupo ha ganado 814 millones de euros en el pasado ejercicio, cuando el mercado esperaba un beneficio superior a los 1.000 millones, incluso al margen de la dotación que ha tenido que hacer por Repsol.

"Era mejor más pro­vi­siones que ofrecer mayor be­ne­fi­cio. El mer­cado nos lo re­co­no­ce­rá", ase­guró Fainé du­rante la pre­sen­ta­ción de los re­sul­tados anuales del grupo.

Por su parte, el con­se­jero de­le­gado de Caixabank, Gonzalo Gortázar ha mos­trado su apuesta por la pe­tro­lera en el largo plazo, ya que es una de las par­ti­ci­padas his­tó­ricas del grupo.

Con una me­jora sus­tan­cial de la mo­ro­sidad y más li­gera de la efi­cien­cia, los res­pon­sa­bles de CaixaBank han des­ta­cado cómo son lí­deres por cuota de mer­cado en va­rios seg­men­tos, tras las ad­qui­si­ciones rea­li­zadas en los úl­timos años. Durante 2015, ya se ha con­so­li­dado el ne­gocio en España ad­qui­rido a Barclays.

Sin fu­sio­nes

MIentras que Fainé se ha mos­trado con­fiado en poder llegar a un acuerdo en el por­tu­gués BPI, bien por un pacto o por la eli­mi­na­ción de los lí­mites de los de­re­chos de voto. En cam­bio, el pre­si­dente de CaixaBank ha des­car­tado que vayan a en­trar en nuevas fu­siones o in­te­gra­ciones en España, aunque la pre­sión sobre már­genes pueda com­pro­meter la via­bi­lidad de al­gunas en­ti­da­des.

En una línea si­mi­lar, in­cluso ci­tando a su com­pe­ti­dor, el pre­si­dente de Banco Sabadell, José Oliu, tam­bién se ha des­mar­cado de ese nuevo pro­ceso de re­es­truc­tu­ra­ción que se pro­pone, entre otros, desde el Banco de España.

"El banco de España cumple su papel y puede estar preo­cu­pado por al­gunos ca­sos. Sus ra­zones tendrá al pro­po­nerlo, pero no­so­tros no con­tem­plamos fu­sio­nes".

La pre­si­denta del Santander, Ana Botín, ya calló sobre este asunto el pa­sado miér­coles y, una se­mana an­tes, la con­se­jera de­le­gada de Bankinter, María Dolores Dancausa, puso dicho pro­ceso de fu­siones en cua­ren­tena.

Triple ci­ta Triple cita con los re­sul­tados de la banca que, en buena me­dida, pasó por Barcelona. CaixaBank re­dujo su ex­po­si­ción en Repsol al 9,7% (casi un 2% me­nos) y llega a los 814 mi­llones de be­ne­ficio neto, un 31,4% más que al cierre del tercer tri­mestre del pa­sado ejer­ci­cio. En otro punto de la Ciudad Condal, con tres horas de di­fe­ren­cia, el Bnaco Sabadell ofreció sus re­sul­ta­dos. En me­dio, y desde Madrid, el Banco Popular hizo lo propio con el la­drillo como las­tre, con des­in­ver­siones anun­ciadas por su pre­si­dente Ángel Ron de 4.000 mi­llo­nes.

El pre­si­dente de CaixaBank, Isidro Fainé, junto a su con­se­jero de­le­gado, Gonzalo Gortázar, fue el pri­mero en ex­plicar sus cuentas co­rres­pon­dientes al pa­sado ejer­cicio en un día con un atracón de re­sul­tados de la banca es­pañola. Tras el anuncio de Repsol de pér­didas en 2015, los má­ximos res­pon­sa­bles de CaixaBank ex­pli­caron su im­pacto por el 11,51% que te­nían en la pe­tro­lera.

Según El Economista, Caixabank ha re­du­cido un 2% su par­ti­ci­pa­ción en Repsol al can­jear de forma an­ti­ci­pada un bono li­gado a ac­ciones de la pe­tro­lera. De este modo, la par­ti­ci­pa­ción de la en­tidad que pre­side Isidro Fainé se que­dará en apenas un 9,7% del ca­pi­tal.

CaixaBank ex­plicó que la de­ci­sión de an­ti­cipar vo­lun­ta­ria­mente la amor­ti­za­ción de los bonos me­diante la en­trega de ac­ciones no al­tera la in­ten­ción de la en­tidad de con­ti­nuar con un nivel de par­ti­ci­pa­ción en Repsol si­milar al man­te­nido hasta el mo­mento y que le per­mita man­tener una in­fluencia sig­ni­fi­ca­tiva en dicha com­pañía.

Cálculos

Según al­gunos cálcu­los, dicho im­pacto po­dría mermar en unos 150 mi­llones de euros el be­ne­ficio del grupo fi­nan­ciero. El mer­cado había pre­visto que CaixaBank ce­rrase el pa­sado ejer­cicio con un be­ne­ficio neto de unos 1.190 mi­llones de eu­ros.

Esa cifra ya casi se había al­can­zado al cierre del tercer tri­mes­tre, cuando CaixaBank ofreció un be­ne­ficio de 996 mi­llones de euros y un in­cre­mento en la com­pa­ra­tiva in­ter­anual del 57,3%.Habrá que ana­li­zar, ade­más, si la ratio de efi­ciencia no se ha de­te­rio­rado más, ya que a sep­tiembre se había ele­vado hasta el 58,6%, y si la ren­ta­bi­lidad (ROE) pro­sigue la senda de me­jora mar­cada hasta en­ton­ces, cuando se elevó hasta el 4,1%.

Tanto el pre­si­dente como el con­se­jero de­le­gado de CaixaBank no evi­taron du­rante su pre­sen­ta­ción de re­sul­tados pre­guntas sobre la si­tua­ción po­lí­tica en Cataluña, a la que ahora se añade la for­ma­ción de un Gobierno en España, como ya ha ocu­rrido en otras pre­sen­ta­ciones de la banca.

Esas mismas cues­tiones pla­nea­ron, inevi­ta­ble­mente, en la cita con el pre­si­dente del Sabadell, José Oliu, y su con­se­jero de­le­gado, Jaime Guardiola. Los ex­pertos prevén para este banco un be­ne­ficio en torno a los 640 mi­llones de eu­ros, lo que su­pone du­plicar el ob­te­nido en 2014 gra­cias a la in­cor­po­ra­ción de las ci­fras del bri­tá­nico TSB.

La in­te­gra­ción de dicha en­tidad per­ju­dicó de ma­nera di­recta la ratio de efi­cien­cia, que em­peoró en el tercer tri­mestre por en­cima del 50%. En cam­bio, el grupo de José Oliu se ha visto fa­vo­re­cido con la compra del bri­tá­nico en la ratio de mo­ro­si­dad, que se había re­du­cido hasta el 8,5% en el tercer tri­mes­tre.

Desde luego, tanto Oliu como Guardiola ofre­cieron más de­ta­lles de su nueva aven­tura en México, ini­ciada a pri­meros de este año, y de sus planes de ex­pan­sión de in­ter­na­cio­nal, ya pre­vistos en su plan es­tra­té­gico que llega a su fin du­rante el ac­tual ejer­ci­cio.

Por de­ba­jo

El Popular llegó a la pre­sen­ta­ción de re­sul­tados con el mayor cas­tigo en bolsa a todo el sector fi­nan­ciero y con es­pe­cial in­ci­dencia en su co­ti­za­ción. Su pre­si­dente, Ángel Ron, com­pa­reció con un mer­cado que duda de sus re­sul­ta­dos, ya que la pre­vi­sión es que el be­ne­ficio ronde los 320 mi­llones de eu­ros, algo por de­bajo de los 330,4 mi­llones ga­nados en 2014.

De he­cho, el Popular ya ofreció un des­censo de su be­ne­ficio del 8% al cierre del tercer tri­mestre y con todos los már­genes de su cuenta a la baja. El lastre de los ac­tivos in­mo­bi­lia­rios aún pesan y sobre la mesa está la crea­ción de un banco malo en el que apar­tar­los. Eso sí, los res­pon­sa­bles del Popular han jus­ti­fi­cado el des­censo del be­ne­ficio du­rante este ejer­cicio por las plus­va­lías que ob­tuvo en 2014 con la joint ven­ture del ne­gocio de tar­je­tas.

La mo­ro­sidad será otra va­riable a se­guir, ya que la ratio aún es­taba por en­cima del 13% al cierre de sep­tiem­bre, aunque con una ten­dencia des­cen­dente en los úl­timos tri­mes­tres. La ren­ta­bi­lidad y la efi­cien­cia, aunque esta úl­tima no es un pro­blema en el caso del Popular, tam­bién atraerán la aten­ción tras el de­te­rioro su­frido en ambas ra­tios.

Resultados de los principales bancos

CaixaBank gana 814 millones (+31,4%) en 2015 y refuerza su liderazgo en España

Banco Popular: 4.400 millones de desinversiones en activos improductivos y dividendo

Banco Sabadell: 90,6% más de beneficio en 2015 hasta 708 millones

Bankia pagará un dividendo de 302 millones con cargo al beneficio de 2015

Etiquetas: 
Bancos
caixabank
Popular
Isidro Fainé