The Diplomat

Pie de foto: Las fotografías de Francesc Boix sirvieron como pruebas en los juicios de Núremberg y Dachau. Foto: Instituto Cervantes

La biblioteca del instituto Cervantes en Orán (Argelia)lleva desde este pasado martes el nombre del fotógrafo Francesc Boix,cuyos negativos en el campo de concentración de Mauthausen sirvieron de prueba contra los nazis en los juicios de Núremberg y Dachau.

El acto conmemorativo de la presentación de la placa contó con la intervención de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, y el director general de Memoria Histórica, Fernando Martínez. La nueva nominación de la biblioteca se realiza “a propuesta de la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados de la XII Legislatura española”, según informó el Cervantes.

Francesc Boix (Barcelona, 1920 – París, 1951) fue deportado al campo de concentración de Mauthausen -de ahí que se le conozca como el fotógrafo de Mauthaussen -, donde trabajó en un laboratorio fotográfico del que sustrajo los negativos que sirvieron como pruebas para condenar a varios líderes nazis en los juicios de Núremberg y Dachau en 1946. Precisamente, la biblioteca del Instituto en Orán ofrece una muestra de nueve fotografías de las 150 que componen la exposición Els primers trets de Francesc Boix, propiedad del Arxiu Nacional de Catalunya.

“Recordar nuestra memoria es comprometernos con la dignidad del ser humano, y Orán es un punto de referencia fundamental para la cultura española y para la comunidad española”, declaró Luis García Montero durante la ceremonia, en la que también recordó a los exiliados españoles que huyeron de España hace 80 años y fueron acogidos en el norte de África. “Hacemos un ejercicio de memoria y saludamos a los pueblos como Argelia, como Orán, que ofrecieron la hospitalidad que hoy estamos disfrutando”.

El acto comenzó en la Cámara de Comercio de Orán, donde se celebró una mesa redonda en torno al buque Stanbrook -el último barco del exilio, un buque carbonero británico que en 1939 llevó a más de 2.600 personas desde Alicante a Orán- y el exilio español en la ciudad argelina y en la que participaron Dolores Delgado, el director del Instituto Cervantes, el director general de Memoria Histórica, el embajador de España en Argelia, Fernando Morán, y la directora del Cervantes de Orán, Inmaculada Jiménez.