Paco Soto

Pie de foto: Ilyas El Omari, líder del PAM, y Nasser Zafzafi, principal activista de la revuelta popular rifeña.

La crisis política y social que ha provocado en Marruecos la revuelta popular en el Rif ha afectado a instituciones del Estado, como el Gobierno de coalición del islamista Saad Eddine El Othmani, altos cargos públicos y líderes políticos. La institución monárquica no se ha visto dañada directamente, pero el Rey Mohamed VI se ha visto en la obligación de tomar partido frente al ‘Hirak’ (movimiento de protesta) contra la ‘hogra’ (desprecio de los poderosos a los débiles), defendiendo las polémicas actuaciones de las fuerzas del orden en algunas manifestaciones y negándose a indultar a los principales jefes del descontento rifeño. En este contexto, esta semana se celebró en la Corte de Apelación de Casablanca el juicio contra el líder del ‘Hirak’, Nasser Zafzafi.

Uno de sus abogados defensores, Isaac Charia, acusó al presidente de la Región Tánger-Tetuán-Alhucemas y principal líder de la oposición, Ilyas El Omari, de haber incitado a los activistas del ‘Hirak’ a “cometer actos graves” como “conspirar contra el Rey y el país”. Es una acusación muy grave. En Marruecos, quien cometa este delito y sea juzgado por ello podría ser condenado a decenas de años de cárcel. “Mi cliente, Nasser Zafzafi, me ha dicho que Ilyas El Omari lo contactó varias veces para empujarlo, a él y otros activistas del ‘Hirak’, a conspirar contra el Rey y el país”. Charia, conocido por sus declaraciones sorprendentes y controvertidas, manifestó ante el juez que “Nasser Zafzafi se negó a complotar con algunos políticos contra la monarquía”. Añadió: “Ha habido negociaciones directas e indirectas entre Zafzafi y El Omari”.

Pie de foto: Presos en la cárcel de Oukacha de Casablanca.

Ilyas El Omari es el secretario general del Partido de la Autenticidad y Modernidad (PAM), una formación creada en agosto de 2008 por Fouad Ali El Himma, exsecretario de Estado de Interior y amigo personal del Rey Mohamed VI. El PAM es la principal fuerza de oposición. Ideológicamente liberal y de centroizquierda, en el PAM militan personas de procedencias políticas y vitales muy diferentes, desde empresarios, personajes adinerados y caciques locales hasta exmilitantes de la izquierda clásica y la extrema izquierda, antiguos presos políticos y activistas defensores de los derechos humanos. Pese a ser la principal fuerza de oposición, el PAM vive una grave crisis interna, porque no ha conseguido ni vencer a los islamistas en las dos últimas elecciones generales ni convertirse en una sólida alternativa al actual Gobierno del islamista Saad Eddine El Othmani. El discurso crítico con los políticos y funcionarios del Estado que Mohamed VI pronunció el verano pasado con motivo de la Fiesta del Trono, según observadores de la vida pública marroquí, iba dirigido al conjunto de los partidos pero de manera especial al PAM. El Omari presentó poco después su dimisión al frente de la secretaría general del partido, pero ni muchos dirigentes ni las bases aceptaron esta renuncia.

Los letrados acusan

El abogado defensor de Zafzafi pidió al juez que autentificara sus graves acusaciones contra Ilyas El Omari ante el propio Zafzafi, que se encuentra preso en la cárcel de Oukacha, en Casablanca, y denunció a la Policía por torturas y malos tratos tras su detención el verano pasado en Alhucemas, epicentro de la revuelta rifeña. Isaac Charia solicitó la comparecencia de El Omari en el tribunal, y aseguró que tanto él como su cliente estarían dispuestos a asumir todas las consecuencias penales si se demostrara que las acusaciones contra el presidente de la Región Tánger-Tetuán-Alhucemas y jefe de la oposición son falsas. Por otra parte, según informó el periódico digital ‘yabiladi.com’, Mohamed Ziane, polémico abogado nacido en España, político fundador del Partido Marroquí Liberal (PML) y ministro delegado encargado de los Derechos Humanos durante el reinado de Hasan II, culpó también a Ilyas El Omari de la situación en la que se encuentra Nasser Zafzafi.

Pie de foto: Un grupo de jóvenes en una protesta callejera en Alhucemas.

Referéndum de autodeterminación

Según Ziane, que pertenece al grupo de letrados que defienden a Zafzafi y otros activistas, el poderoso e influyente político del norte de Marruecos y secretario general del PAM, que encabeza uno de los partidos más importantes del Reino, incitó a líder del ‘Hirak’ a que reclamara un referéndum de autodeterminación en el Rif. Ziane explicó que El Omari propuso a Zafzafi financiar el ‘Hirak’ y “politizar” el movimiento contestatario. Ziane confesó a un medio digital marroquí que “el proceso contra Zafzafi es un problema grave” que podría hundir a El Omari. El controvertido letrado y político pidió al juez la comparecencia de El Omari en el tribunal. En los momentos más críticos de la crisis rifeña, algunos medios y políticos marroquíes acusaron al movimiento popular que se manifestaba a diario en las calles de Alhucemas y otras poblaciones de estar manipulado por grupos nacionalistas radicales. Nadie lo ha podido demostrar con hechos. El ‘Hirak’ es un movimiento popular de naturaleza esencialmente social y económica, y en él participan personas y grupos ideológicamente distintos, desde islamistas a laicos, hasta activistas sociales y defensores de los derechos humanos, militantes de izquierda, nacionalistas y una mayoría de ciudadanos de a pie. Los nacionalistas rifeños han estado presentes pero han desempeñado un papel menor en el ‘Hirak’.

Reacción de El Omari

Ilyas El Omari reaccionó a estas acusaciones a través su abogado, Ahmed Arehmouch. El abogado defensor del jefe de la oposición y presidente de la Región Tánger-Tetuán-Alhucemas hizo saber en un comunicado que su cliente exige la “apertura de una investigación urgente para averiguar las circunstancias y los objetivos sobre el origen y la difusión de estas informaciones sin fundamentos”. El abogado de El Omari se mostró “sorprendido de los propósitos peligrosos de algunos abogados”, y explicó que “mi cliente condena decididamente las mentiras”. El Omari decidió poner una denuncia contra el abogado Isaac Charia, que es miembro del Comité de Defensa de los Detenidos del Hirak. La polémica no ha hecho más que empezar.

Etiquetas: 
marruecos
Rif
Alhucemas