Paco Soto

Pie de foto: Protesta estudiantil dispersada por la Policía argelina en Bouira.

La naturaleza bereber de Argelia y Marruecos es reconocida oficialmente por el Estado, pero en la práctica política, social e institucional las cosas son distintas, sobre todo en Argelia. En los dos países, tanto en el poder como en la sociedad existen potentes corrientes ideológicas, además de ideas y prácticas ancestrales, que niegan el carácter amazigh de ambas naciones y sostienen que la única realidad es la árabe. En Argelia, desde hace varias semanas, la Cabilia, región montañosa del norte del país de cultura mayoritariamente amazigh, los universitarios de ciudades como Bejaïa y Bouira están en pie de guerra contra la decisión de la Asamblea Popular Nacional (APN, Parlamento) de rechazar un artículo de la Ley de Finanzas 2018 que “promociona el tamazight y su generalización progresiva en todos los establecimientos escolares a nivel nacional”.

Las protestas callejeras han acabado varias veces en enfrentamientos con la fuerza pública y en Bouira, grupos de jóvenes de un barrio popular agredieron a muchos estudiantes, seguramente alentados por una ‘mano nagra’ que quería que el movimiento estudiantil se radicalizara. En otras ciudades argelinas también se han llevado a cabo manifestaciones y actos solidarios con los estudiantes universitarios y de enseñanza media de Bejaïa y Bouira. Es en esta segunda ciudad cabila donde la tensión es mayor.

Huelga general

Los establecimientos escolares de las localidades del norte y del este de Bouira están paralizados por la huelga general. El lunes, la Policía impidió por la fuerza que se celebrara una marcha de los estudiantes de la Universidad Mohand Oulhadj de Bouira. Los estudiantes querían manifestarse de la estación de autobuses al campus universitario, pero numerosos policías uniformados y de paisano se lo impidieron y los dispersaron. Unos 70 manifestantes fueron detenidos. Los contestatarios reivindican la generalización de la enseñanza del tamazight (lengua bereber), la apertura de la Universidad de Bouira, cerrada desde que empezaron las protestas hace más de una semana, y una investigación seria e imparcial sobre las agresiones que sufrieron muchos estudiantes por parte de jóvenes violentos del barrio de las 140 viviendas.

Además, los manifestantes denunciaron por agresión a dos grupos estudiantiles violentos: UGEL y ONEA. Algunos estudiantes han solicitado la intervención de cargos electos locales y de la Asamblea Popular de la Wilaya –o provincia-. (APW) para liberar las personas detenidas. Algunos parlamentarios, como el diputado de Bejaïa por el berberista Reagrupamiento por la Cultura y la Democracia (RCD), Athmane Mazouz, intentaron que los detenidos fueran puestos en libertad. De momento, han sido liberados algunos. Varios cargos municipales denunciaron, por su parte, la brutalidad policial en poblaciones como El-Asnam y Bechloul.

Pie de foto: Manifestación berberista en Marruecos.

Ley orgánica

Por otra parte, en Marruecos, el debate sobre el proyecto de ley orgánica relativo al carácter oficial del tamazight ha sufrido varios retrasos en el Parlamento. En principio, el debate, que no cuenta con el apoyo de algunos partidos y movimientos berberistas que ponen en duda su validez, tendría que llevarse a cabo muy pronto. El proyecto de ley fue aprobado por el Consejo de Ministros el 26 de septiembre de 2016, en el Palacio Real de Tánger. Es un proyecto de ley orgánica que fija etapas para la puesta en práctica del carácter oficial de la lengua bereber. El proyecto languideció durante la legislatura anterior, que acabó en octubre de 2016.

Uno de los motivos fue el poco interés que tienen los islamistas del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD) y algunos de sus socios de coalición a que Marruecos asuma plenamente que una parte importante de su naturaleza cultural y social es bereber. Desde entonces, el Parlamento ha retrasado, poniendo mil excusas, el debate de la ley orgánica. Según el diario ‘Al Ahdath Al Maghribia’, la Comisión de Diputados de Enseñanza, Cultura y Comunicación de la Cámara baja abordará esta cuestión a principios de la semana que viene. El presidente del Parlamento, el socialista Habib El Malki, pidió a los diputados que no se eternicen ni pierdan el tiempo en el debate y aprobación de la ley, y tengan en cuenta lo que refleja “el espíritu de la Constitución, que es el espíritu de la Nación”.

Espíritu constitucional

La Constitución marroquí de 2011 reconoce que el país tiene dos lenguas oficiales: el árabe y el tamazight. Algunos intelectuales y activistas amazighs no están satisfechos con el contenido del texto porque les parece que tiene muchas limitaciones. Por ello, enviaron una carta al primer ministro, el islamista Saad Eddine El Othmani, para informarle de que el proyecto de ley orgánica “no respeta la voluntad popular y la democracia participativa, pero refuerza la discriminación y atenta contra los derechos adquiridos”.

El movimiento cívico Red Amazigh para la Ciudadanía ha editado un libro de 35 páginas y un memorando de seis páginas donde presenta un proyecto de ley alternativo sobre la oficialización del tamazight y la organización del Consejo Nacional de las Lenguas y la Cultura. Este documento ha sido difundido entre los parlamentarios, partidos e instituciones públicas. El Partido de la Autenticidad y Modernidad (PAM) de Ilyas El Omari, principal fuerza opositora, aseguró que el proyecto de ley es “un paso atrás y un secuestro de la identidad amazigh”.

Etiquetas: 
Argelia
marruecos
beréber
manifestaciones