Iván Guarasa @Ivan_Guara

El coordinador de la ONU para Asuntos Humanitarios, Stephen O’Brien, ha señalado que la situación humanitaria en Sudán del Sur se ha deteriorado significativamente y ahora incluye a las áreas antes consideradas seguras, con lo que el hambre y el desplazamiento se han extendido por todo el país. O’Brien ha subrayado que los desplazados sursudaneses no huyen de sus hogares simplemente porque necesiten comida, refugio, cuidados médicos o escuelas. Una de las razones por las que huyen es la falta de seguridad.

“Durante mi visita, me encontré con el presidente de Sudán del Sur, Salva Kir Mayardit, y sus más altos funcionarios del Gobierno, para discutir la grave crisis humanitaria y el deterioro de ésta. Le expresé en términos claros mi conmoción y consternación por los terribles informes de violaciones cometidas contra civiles durante los combates en los últimos meses. En particular condené los viles actos de violencia sexual contra las mujeres y las niñas, incluso por miembros de las fuerzas armadas” ha explicado O’Brien en la sede de la Organización en Nueva York

Sudán es el país más grande de África y se ha visto desgarrado por dos guerras civiles. La primera duró desde 1955 hasta 1972; la segunda guerra civil sudanesa empezó en 1983 y acabó en el año 2005. Estos conflictos han generado más de dos millones de muertos y más de cuatro millones de desplazados. Sudán del norte (Jartum) es árabe y es la parte más fértil, mientras que Sudán del Sur (Yuba) es cristiano. Aparte de los conflictos religiosos y étnicos también hay que sumarle el conflicto por los recursos. Sudán del Sur tiene yacimientos de petróleo, níquel y uranio, cuando se hizo la división del país los recursos quedaron en el sur mientras las refinerías quedaron en el norte. 

Yemen

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) criticó y condenó el asesinato de cuatro niños el pasado 7 de agosto durante el bombardeo a un mercado de la coalición liderada por Arabia Saudí en el distrito de Nihm, al este de la capital. El Organismo ha emitido un comunicado condenando la acción y urge a todas las partes a ejercer máxima precaución y a evitar el uso de infraestructuras civiles.

El representante de UNICEF en Yemen, Julien Harnis, ja indicado que desde la reciente escalada del conflicto en marzo del 2015, han muerto 1121 niños, mientras que 1650 fueron heridos y mutilados. Harnis ha remarcado que los menores están pagando un alto precio en el enfrentamiento y urgió a todas las partes a cumplir con el derecho internacional humanitario y a mantener a los niños, y a todos los civiles, fuera de peligro.

Siria

UNICEF ha denunciado que dos millones de niños en la ciudad siria de Alepo no tienen acceso a agua corriente a través de los servicios públicos, ante una escalada de ataques que dañó las redes de electricidad esenciales para bombear agua en la ciudad. Christophe Boulierac, portavoz de UNICEF en Ginebra, ha afirmado que los niños y las familias afrontan una situación catastrófica.

“Estos cortes ocurren en medio de una ola de calor, lo que los hace vulnerables a enfermedades trasmitidas por el agua. Restablecer el suministro de agua no puede esperar a que se detengan los enfrentamientos. Son vitales reparaciones urgentes a la infraestructura eléctrica para abastecer de agua a los residentes” ha explicado el portavoz.

La Organización Mundial de la Salud también ha informado de que se confirmaron al menos 10 ataques a establecimientos en esta ciudad durante el mes de julio. Según ha informado UNICEF, algunas de las instalaciones han sido atacadas dos veces en un periodo de doce horas. Además seis trabajadores humanitarios fueron asesinados. El portavoz de la OMS, Tarik Jašareviæ, ha dicho que “según las autoridades locales del este de la ciudad, solamente 35 médicos permanecen en la ciudad y su capacidad para aguantar el exceso de demanda es abrumador”. 

Etiquetas: 
ONU
Siria
Libia
Yemen