Pedro Antolinos/lainformacion.com

Pie de foto: Desolación en Cristiano Ronaldo que no esconde los problemas del equipo

Zidane no ha podido relanzar a un equipo que con la Liga BBVA perdida en febrero se agarra a la Champions League con el objetivo de salvar la temporada. La baja forma de jugadores claves, la inestabilidad en el banquillo, la mala forma física o la falta de un patrón de juego definido son los males de un Real Madrid que vive sumido en el caos.

"Si todos estuvieses a mi nivel, estaríamos primeros". Aunque después rectificó y dijo que hablaba sobre la forma física, las palabras de Cristiano Ronaldo fueron un 'boom' después del enésimo desastre del Real Madrid en una temporada 2015-2016 que de momento está siendo para olvidar. Con la Liga BBVA perdida en el mes de Febrero, los blancos se agarran a la Champions League con el objetivo de salvar el año.

1. Baja forma de los pesos pesados de la plantilla

Sergio Ramos, Kroos o Cristiano Ronaldo son tres de los jugadores más relevantes de la plantilla que no están cuajando un gran año. El luso ha marcado 34 goles en 33 partidos pero es evidente que ya no es aquel jugador determinante de antaño. En las estadísticas sigue cumpliendo pero, exceptuando el duelo ante la Roma, no ha sido capaz de marcar ante los rivales grandes (Barcelona, Atlético de Madrid, PSG, Valencia, Sevilla...) que ha jugado el Real Madrid a lo largo de la temporada. Más que por falta de gol, de Cristiano Ronaldo preocupa su poca trascendencia en el juego madridista.

También sorprende el bajo rendimiento de un Toni Kroos que cuajó unos primeros meses tras su fichaje pero que en estos momentos es un jugador irreconocible incapaz de adaptarse a la posición de '5'. El año pasado el equipo sufrió con los espacios que dejó a su espalda y es obvio que esa posición se le atraganta a un jugador acostumbrado a ser volante durante su etapa en el Bayern de Múnich.

Por su parte, Sergio Ramos, que cuajó un gran partido ante la Roma y ante el Atlético estuvo correcto, tampoco está realizando una gran temporada principalmente por los problemas que ha sufrido en su hombro izquierdo. Este bajo rendimiento de tres jugadores claves en las distintas líneas del Real Madrid está siendo clave en la temporada.

2. Rendimiento preocupante de James Rodríguez

La temporada pasada todo el juego del Real Madrid fluía gracias a la capacidad de organización y definición de James Rodríguez. El Real Madrid pagó 80 millones al Mónaco por el futbolista colombiano que se ganó cada euro con sus 17 goles y 18 asistencias. Pero llegó el verano, la Copa América y las lesiones el colombiano se diluyó. Ya no volvió a ser ese jugador determinante.

Pie de foto: El colombiano James Rodriguez no rinde como debiera

Esta temporada sólo ha marcado 5 goles y repartido 8 asistencias. Por ello fue suplente para Rafa Benítez y también para un Zidane que le dio cabida en el once cuando se lesionó Bale. En el derbi disputado ante el Atlético de Madrid fue la primera vez que fue abucheado por el Bernabéu después de sucumbir en velocidad ante Giménez.

3. Inestabilidad en el banquillo

Primero llegó Rafa Benítez con el objetivo de poner fin a los males de Carlo Ancelotti y después Zidane para remendar la situación. Y parece que con ninguno de los dos el equipo ha funcionado. El técnico madrileño, con su librillo, intentó dar solidez y rigor defensivo a un equipo inestable atrás y el galo todo lo contrario: ha querido darle identidad con el balón y fiereza ofensiva al equipo pero parece que tampoco funciona.

4. Mala preparación física y lesiones

Cuando Zidane llegó al banquillo del Real Madrid puso como principal problema de la etapa anterior la mala condición física del equipo y los jugadores esgrimieron a los cuatro vientos el mensaje que hacia referencia a una mala pretemporada como principio de los males del equipo. Eso parece que ha repercutido en la condición física del equipo que ha sufrido hasta 21 lesiones en lo que va de temporada. Muchas de ellas enigmáticas como la de James Rodríguez, Benzema o Bale. Ello ha repercutido en la relación de los jugadores con el Doctor Olmo, al que acusan de ser el principal culpable del despido de Carlo Ancelotti, un técnico querido por todos los jugadores.

Pie de foto: Preocupación por las constantes lesiones musculoares de Gareth Bale 

5. Falta de un patrón de juego definido

Tras la marcha de Rafa Benítez, donde el equipo tenía graves problemas a la hora de desarrollar el ataque en estático ante defensas organizadas, Zidane llegó con la premisa de darle al equipo más empaque con el balón pero por ahora ese planteamiento hace aguas. El técnico galo apostó por una salida limpia de balón desde la línea defensiva pero de momento el equipo sufre para sacar el balón jugado como ha venido demostrando en los duelos ante Málaga, Roma o Atlético de Madrid. En sus primeros días goleó a rivales de menor categoría atacando a base de ráfagas pero, como sucediera con el técnico madrileño, ha vuelto a quedarse a oscuras ante equipos que acumulan mucha gente atrás y con defensas bien organizadas.

6. Poca capacidad para competir con los grandes

Ni el Real Madrid de Benítez ni el de Zidane han sido capaces de rendir a un buen nivel ante los equipos grandes. El duelo ante el PSG en París quedó como el mejor partido del equipo del técnico madrileño pero lo cierto es que sólo pudo ganar en la vuelta al conjunto parisino en un partido donde los visitantes fueron mejores. Después cayó ante Barcelona, Sevilla y tropezó contra el Valencia además de empatar contra el Atlético de Madrid. De momento, el Real Madrid de Zidane venció en el duelo de octavos de final ante la Roma y cayó en su primer gran envite ante el Atlético de Madrid.

 

 

 

 

Etiquetas: 
Real Madrid Club de Fútbol
Zinedine Zidane
Cristiano Ronaldo
Sergio Ramos
Barcelona
Club Atlético de Madrid
FC Bayern de Múnich
Partidos
fútbol
Eventos deportivos