Paco Soto

Pie de foto: Un grupo de inmigrantes africanos en Libia.

Los inmigrantes procedentes de África subsahariana que malviven en Libia, un país destrozado desde el punto de vista social, económico y político, dividido territorialmente y golpeado por el terrorismo yihadista, se enfrentan al grave problema de la esclavitud. Según el último informe de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) hecho público esta semana, muchos inmigrantes africanos acaban siendo vendidos en el “mercado de esclavos” en Libia por traficantes de seres humanos. Aunque la esclavitud está prohibida en Libia, la situación caótica que vive el país magrebí facilita la actividad de los delincuentes y las redes mafiosas. Los inmigrantes africanos son una presa fácil para los grupos criminales que trafican con seres humanos en Libia y en otros países. La OIM basó su denuncia en varios testimonios. “Los migrantes hablan de mercados en los pueblos donde vienen a comprar hombres y mujeres migrantes”, explicó Giuseppe Loprete, jefe de la misión de la OIM en Níger, al semanario ‘Jeune Afrique’. “Es la primera vez que obtenemos una visión tan completa” del “funcionamiento” de las redes que se dedican a la trata de personas, aseguró el responsable de la OIM.

Testimonio escalofriante

En su informe, la OIM destacó el testimonio escalofriante de un senegalés, SC, que se enfrentó a la citada problemática. Esta persona tuvo que pagar el equivalente de 304 euros para llegar hasta Libia, y en este país empezó su peor calvario. Le prometieron trabajo y una vida digna y acabó en un mercado de esclavos, como en plena Antigüedad, en África durante el colonialismo europeo o en la América profunda del siglo XIX anterior a la Guerra de Secesión entre el Norte industrializado y capitalista y el Sur agrícola y retrasado económica y socialmente. “Inmigrantes subsaharianos eran vendidos y comprados por libios, con la ayuda de personas de Ghana y nigerianos que trabajan para ellos”, dice el informe de la OIM. “Son situaciones parecidas a la esclavitud que se practicaba antes”, recalcó Giuseppe Loprete. La ONG tiene fotos que demuestran su denuncia ante la comunidad internacional. 

Trato degradante y torturas

Según informó ‘Jeune Afrique’, los inmigrantes que han sido vendidos como esclavos son encerrados en casas que, como contó SC a la OIM, son “cárceles” en las que tienen que soportar un trato degradante y son incluso torturados por sus captores. Algunos son obligados a llamar a sus familias para contarles su calvario y pedirles dinero para que puedan comprar su libertad. Loprete afirmó: “Hemos visto migrantes a los que [sus captores] cortaron dedos y manos. Uno de ellos contó que un traficante le disparó cuando su familia le dijo por teléfono que ya no tenía dinero”. Para conseguir su liberación, el senegalés SC tuvo que pagar el equivalente de 456 euros, lo que en un país pobre como el suyo es una auténtica fortuna. Antes, trabajó varios meses sin cobrar. Generalmente, los inmigrantes liberados tienen que desembolsar el equivalente de 912 euros.

Pie de foto: Un libio controla la frontera de la zona sur del país magrebí.

Vender sus víctimas al mejor postor

Muchas veces, los traficantes de esclavos venden sus víctimas al mejor postor, a nuevos compradores, generalmente personas originarias de Ghana, Gambia y Nigeria. El año pasado, la OIM ayudó a unos 5.000 inmigrantes subsaharianos que malvivían en Libia y Argelia a regresar a sus países der origen, y este año ya son 1.500 los que lo han logrado. En Libia, las tribus del sur del país llevan a cabo una lucha a muerte contra los traficantes de seres humanos. Tras haber firmado un acuerdo de paz en Roma, controlan unos 5.000 kilómetros de fronteras del sur, que es una zona donde actúan las redes criminales que practican la trata de personas.

Acuerdo de Roma

El acuerdo romano fue firmado por los jefes de comunidades como la tribu árabe Awlad, los Suleiman y los Tuaregs y un representante del Gobierno libio reconocido por la comunidad internacional. Como señaló el periódico italiano ‘La Stampa’, “dar seguridad a la frontera sur de Libia es dar seguridad a la frontera sur de Europa”. El diario ‘Corriere della Sera’ valoró positivamente el acuerdo y el papel de mediador desempeñado por Italia, un país de la Unión Europea (UE) que se enfrenta al grave problema de la inmigración irregular. Es junto con Grecia, España y en menor medida Francia el país de la UE más golpeado por dicha problemática. Unos 500.000 migrantes llegaron a las costas italianas procedentes de Libia durante los tres últimos años. 

Etiquetas: 
Libia
esclavos
inmigración
Africa