Paco Soto

Pie de foto: Un centro hospitalario en el norte de Marruecos.

Marruecos ha evolucionado económica y socialmente en los últimos años. Ha disminuido la pobreza y han mejorado las condiciones de vida de una parte significativa de la población. Existe una clase media urbana que vive y consume como en los países desarrollados de Europa. Ahora bien, conviene no olvidar que Marruecos sigue siendo un país en vías de desarrollo donde las desigualdades sociales y la pobreza son importantes. Durante décadas, Marruecos aplicó un modelo económico dependiente de las metrópolis capitalistas desarrolladas, sobre todo de Francia y Estados Unidos. Fue un modelo profundamente injusto que generó grandes desigualdades sociales en el país magrebí y enriqueció a una élite. En parte, este modelo sigue vigente, pero en los últimos años Marruecos se ha desarrollado y modernizado, la riqueza llega a más segmentos de la población y el país se está convirtiendo en una potencia emergente en África.

Sanidad deficiente

Pero queda mucho por hacer para que Marruecos deje de ser un país dependiente y en desarrollo y se convierta en una nación avanzada y próspera. Los problemas sociales son graves. El acceso a la sanidad pública es uno de ellos y no es menor. Según informó el periódico digital ‘le 360.ma’, 8,5 millones de marroquíes, el 25% de la población, carecen de protección sanitaria. En 2015, Marruecos tenía una población de 34,38 millones de habitantes. La cifra fue publicada en un informe del Banco Mundial (BM) sobre la sanidad pública en el mundo. Marruecos no tiene suficientes médicos, hay mucha precariedad en amplios sectores de la población y la seguridad social es una institución que no cubre a millones de marroquíes, según el BM. Es una realidad “sombría”, recalcó el citado medio digital. El origen del problema, según el informe del BM, está en las enormes desigualdades sociales que sufre el país.

Pie de foto: Una habitación en un hospital público marroquí.

Pocos médicos

La noticia sobre el informe del BM también fue publicada por el diario ‘Assabah’ en su edición del 25 de abril. Dicho rotativo destacó que Marruecos tiene 6,2 médicos por 10.000 habitantes, mientras que Argelia y Túnez tienen 12 y un país desarrollado como España, 37. Un sector especialmente maltratado en Marruecos es el de la sanidad mental. Las estructuras de este sector son débiles e ineficientes: una cama por 10.000 habitantes, mientras que la media mundial es de 4,4 camas. El informe denuncia que solo el 60% de la población marroquí tiene cobertura sanitaria a través de organismos públicos como el AMO y el RAMED. Además, el informe critica la mala gestión de los recursos humanos en el sector sanitario público, el absentismo laboral y la corrupción.

Etiquetas: 
marruecos
sanidad publica
enfermedades