L.I./lainformacion.com

La plantilla del Real Madrid recorrió triunfal las calles de la capital, con paradas en las sedes de la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento. Después celebró con una multitud en Cibeles. Los emociones más fuertes en los festejos por la obtención de la Duodécima estaban reservadas para una gran fiesta final en el estadio Santiago Bernabéu.

Después de la gesta en Cardiff, el Real Madrid ha comenzado a vivir este domingo una larga jornada de celebraciones. La Champions conseguida por el club blanco frente a la Juventus (la Duodécima de su historia y la segunda consecutiva) se ha celebrado a lo grande en Madrid. La ciudad se ha rendido con devoción al mejor equipo de Europa.

La primera parada de los dirigidos por Zinedine Zidane ha sido la Real Casa de Correos, sede de la Comunidad de Madrid. La presidenta autonómica Cristina Cifuentes ha recibido a toda la plantilla y a los dirigentes del club. "¡Gracias por volver!", ha dicho la mujer, eufórica y vestida con una camiseta del club.

Posteriormente, el Real Madrid ha obsequiado a la presidenta de los madrileños una réplica de la Champions y una camiseta conmemorativa de los campeones. Acto seguido han subido al atril algunos de los emblemas del club, como el capitán Sergio Ramos, quien ha manifestado: "Prometimos volver y aquí estamos. Hemos hecho historia. El fútbol lo premian los títulos y aquí están. Ojalá nos dure mucho".

Después tomó la palabra Florentino Pérez, el presidente del club: "Aquí está la Duodécima. Estos jugadores prometieron darlo todo para volver y ayer lo dieron todo. Hemos vuelto a hacer historia", ha dicho para ganarse la ovación de todos los presentes.

Cifuentes, por su parte, ha anunciado que toda la plantilla no podía salir al balcón a saludar a cientos de fanáticos que se encontraban a las puertas de la sede del gobierno autonómico. Pero, a cambio, ofreció a Ramos la torre del reloj de la Puerta del Sol para que saludase a la afición.

El propio Ramos, Marcelo y Cristiano Ronaldo mostraron finalmente La Orejona a los miles de seguidores. Sobre un andamio, balcón improvisado a causa de las obras en la sede de la Comunidad, la terna de capitanes del conjunto blanco saludó a los aficionados con el trofeo en la mano después del acto oficial con Cifuentes.

Pie de foto. Una multitud ovacionó a la plantilla del Madrid en la Puerta del Sol.

Éxtasis en Cibeles

La siguiente parada de este glorioso domingo de festejos para los madridistas fue el Palacio de Comunicaciones, sede del Ayuntamiento de la capital, donde los jugadores también repitieron el tradicional gesto de obsequiar a la alcaldesa Manuela Carmena la réplica de la Copa de Europa.

"Tenemos con nosotros un equipo de leyenda, casi no lo creemos. Esta casa os da un poquito de suerte. Que maravilla. Hoy por hoy, es el Mejor equipo del Mundo. Lo tiene Madrid", manifestó la jefa del Ejecutivo municipal en la Galería de Cristal, donde se desarrolló el acto. Los jugadores obsequiaron a Carmena dos camisetas madridistas: una con el número 1 y su nombre; y la segunda, con el número 12.

Luego, los jugadores salieron al balcón de la plaza de Cibeles para ofrecer el trofeo a los miles de aficionados presentes, que lo jalearon con cánticos.

Pie de foto: Cristiano Ronaldo, el gran protagonista por sus goles 

Después, la visita a la fuente de Cibeles, que es sinónimo de los días de mayor gloria para el club de Chamartín, ha sido uno de los puntos más altos de las celebraciones. Allí, inmerso en el éxtasis y ante miles de personas, se pudo observar el nuevo 'look' de Cristiano Ronaldo, con el pelo muy corto. Conmovieron a los jugadores cientos de niños ataviados con camisetas madridistas, que poblaron junto a sus padres los alrededores de la fuente y se lo pasaron en grande, con sus ídolos muy cerca de ellos.

La afición madridista ha cantado allí el Himno de la Décima (que ya es el de la Duodécima). Uno a uno, los jugadores han subido a la pasarela. Ramos, con Marcelo como fiel ladero, le ha puesto la bandera a la Diosa. Con el tema de Queen 'We are the champions' atronando, Ramos y Marcelo besaron a Cibeles y la plaza estalló en un grito de júbilo.

Desde ese punto, todos los integrantes del club madridista se dirigían posteriormente en un autobús descapotado por el Paseo de la Castellana, hacia el Santiago Bernabéu. Los madridistas tenían previsto recorrer la ciudad acompañados de su hinchada. Precisamente, miles de seguidores acompañaron durante toda la jornada a la comitiva campeona de Europa por los lugares por donde se desplazaba.

Allí, como gran final de de Fiesta, en el mítico estadio del club blanco, estaban reservados los momentos más emotivos de las celebraciones. "Nos sentimos orgullosos de nuestros jugadores, que muestran un compromiso total con nuestros valores. Esta plantilla nos ha dado tres Copas de Europa en cuatro años. Es la mejor del mundo y al frente de ella está el mejor entrenador del mundo, Zinedine Zidane", ha manifestado un eufórico Florentino Pérez a los medios que cubrían el periplo triunfal. El galo, precisamente, se convirtió en uno de los hombres más ovacionados de una jornada que ya será recordada para siempre.

Etiquetas: 
Real Madrid
Champions
Europa
Madrid