Redacción Atalayar
Foto: Abderrahmane Hadj Nacer, autor del libro ‘Martingale algérienne’.
 
Marruecos es junto con países como Argelia y África del Sur una de las grandes economías del continente africano. El país norteafricano vive desde hace varios años un proceso de crecimiento económico que se ha visto parcialmente alterado por la crisis de la zona euro. Marruecos sigue teniendo graves problemas como la falta de competitividad, la pobreza, el analfabetismo y la corrupción, pero el panorama socioeconómico ha mejorado notablemente en la última década. Así lo señalan economistas y expertos. En este sentido, los bancos y las empresas marroquíes invirtieron entre 2008 y 2013 casi 1.300 millones de dólares en África. En 2010, la inversión alcanzó los 420 millones de dólares y en el período de 2012 los 773 millones de dólares. Los dividendos repatriados entre 2008 y 2012 se elevaron a 173 millones de dólares y los beneficios reinvertidos fueron de 82 millones de dólares. El investigador argelino y exgobernador del Banco de Argelia, Abderrahmane Hadj Nacer, en su libro ‘Martingale algérienne’ (Martingala argelina), destaca “la agresividad” y el dinamismo de las empresas y los bancos marroquíes. Los sectores de las telecomunicaciones y la construcción fueron los más  dinámicos en la aventura marroquí en África el año pasado. Y Malí, Costa de Marfil, Gabón y Burkina Faso, los países que más inversión marroquí recibieron.  
 
Malí captó una inversión de 200 millones de dólares, lo que representa el 12% del total de África; Costa de Marfil, 154,5 millones de dólares; Gabón, 90 millones de dólares; y Burkina Faso, 61 millones de dólares. La inversión de Marruecos en otros países africanos se elevó a 36 millones de dólares en Senegal, 34 millones de dólares en la República Democrática del Congo y 30 millones de dólares en Camerún. La liberalización progresiva de los tipos de cambio ha favorecido el aumento de la inversión de Marruecos en África. Esta liberalización se ha traducido en  que muchos residentes marroquíes en países africanos invirtieran un total de nueve millones de dólares. Esto diferencia a Marruecos de un país como Argelia, donde sus ciudadanos y empresarios, con contadas excepciones como el caso de la compañía Cevital, no pueden sacar divisas para invertirlas en otros países del mundo. A finales del año 2012, los bancos y organismos financieros marroquíes consiguieron un stock de inversiones de 390 millones de dólares. Por detrás se situaron sectores como las telecomunicaciones, la industria del cemento y manufacturera, las empresas agroalimentarias e informáticas, los seguros, el comercio y los servicios. El sector de la construcción logró una inversión que superó los 11 millones de dólares.  
 
Los empresarios marroquíes más dinámicos e internacionalizados han sabido aprovechar las oportunidades que ofrece un mercado cada más atractivo y al alza como el africano. El crecimiento económico del continente africano es sólido, aunque varía muchos según los países,  y en 2013 alcanzó un crecimiento global del  4,9%.  Casi un tercio de los países de la región crece a una tasa del 6% o más. El crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) en África continuará aumentando y se elevará al 5,3% en 2014 y al 5,5% en 2015, sustentado en el aumento de la inversión privada en la región y en las remesas que respaldan los ingresos de los hogares y que actualmente ascienden a 33. 000 millones de dólares al año. Los importantes volúmenes de inversión pública y el aumento de la producción en los sectores de recursos mineros, agricultura y servicios respaldan gran parte del crecimiento económico.  
 
Etiquetas: 
Abderrahmane Hadj Nacer
‘Martingale algérienne’ (Martingala argelina)
marruecos
Argelia
Africa
Malí