Paco Soto

Pie de foto: Unos refugiados sirios en un país norteafricano.

Marruecos y Argelia mantienen relaciones diplomáticas muy tensas desde hace décadas. La hegemonía en el Magreb y el conflicto del Sáhara Occidental son las dos principales causas de las tensiones entre Rabat y Argel. Pero no son los únicos problemas. Desde el pasado domingo, los dos países se acusan mutuamente de la responsabilidad de la expulsión de unos cincuenta refugiados sirios, que huyeron de su país en guerra para encontrar una vida mejor y en paz. Marruecos protestó y culpó a Argelia del problema. Por su parte, las autoridades argelinas convocaron el lunes de esta semana al embajador de Marruecos en Argel, Hasan Abdelkhalek, para expresarle su descontento por la evolución de los acontecimientos. Marruecos hizo lo mismo anteriormente con el embajador argelino en Rabat. Los refugiados sirios se encuentran en una situación delicada, en una suerte de ‘no man´s land (tierra de nadie) entre Argelia y Marruecos. Según la agencia argelina APS, Argel acusó a Rabat de verter “graves acusaciones” contra las autoridades de su país.

Malviven en el desierto

En cambio, Rabat aseguró que en Argel está “la responsabilidad de una pretendida tentativa de ciudadanos sirios que intentaron entrar en territorio marroquí desde Argelia”. Según Marruecos, la actitud de Argelia es “inmoral”, porque manipula la destreza moral y física de los demandantes de asilo y “siembra disturbios” en la frontera entre ambos Estados. En fin, que entre unos y otros, la casa sin barrer… Los que salen perdiendo en este conflicto son los refugiados sirios. Son un grupo de 54 refugiados sirios que malviven en una zona desértica. Según la versión marroquí de la crisis, fueron expulsados por las fuerzas de seguridad argelinas en un territorio cercano a la ciudad fronteriza de Figuig. “Siguen estando en el mismo lugar, están divididos en dos grupos, uno de 14 personas, que se encuentra en una zona denominada Zelfana, y otro de 41 personas, en la zona de El Meliaf”, informó a la revista ‘Jeune Afrique’ un activista social. En el grupo hay 22 niños y 17 mujeres, dos de las cuales están embarazadas. No tienen ni agua ni alimentos para sobrevivir en condiciones aceptables.

Pie de foto: Un inmigrante afgano salta a tierra desde un bote al llegar a la isla griega de Lesbos. Reuters/Yannis Behrakis.

Expulsiones ilegales

Diversos testimonios y fotografías demuestran que los refugiados atravesaron territorio argelino para llegar a Marruecos. Es la tesis que sostiene Rabat. Argel lo niega tajantemente, y un responsable argelino afirmó que las autoridades marroquíes expulsaron a un grupo de 13 refugiados sirios, entre los que se encontraban varios niños y mujeres, el pasado 19 de abril en Beni Ounif, en la cercanía de la ciudad de Bechar. Fue “una tentativa de expulsión” y ocurrió casi a las cuatro de la madrugada, según la APS. Después, siempre según la versión argelina, Marruecos intentó expulsar “ilegalmente” de su territorio a otros 39 refugiados. En opinión de Hicham Rachidi, activista marroquí en cuestiones de inmigración, el culpable de este conflicto es Argelia. En 2014, Marruecos regularizó a 28.000 inmigrantes. 5.000 eran sirios. La mayoría de los inmigrantes que viven en Marruecos son africanos subsaharianos que en muchos casos viven en condiciones infrahumanas en el país magrebí y se enfrentan a la discriminación y el racismo. La situación de los subsaharianos en Argelia también es muy dura.

Etiquetas: 
marruecos
Argelia
refugiados
sirios
Mediterráneo