Antonio Alonso Marcos. Profesor Universidad San Pablo CEU

Pie de foto: El presidente de Uzbekistán, Shavkat Mirziyoyev, recibido en París por el presidente, Emmanuel Macron.

El presidente de Uzbekistán, Shavkat Mirziyoyev, ha realizado una visita de Estado a Francia durante los días 8 y 9 de octubre. Allí ha firmado diez acuerdos por valor de 5.000 millones de euros. Es el primer país de la UE que visita desde que asumiera el cargo en 2016. Bruselas está preparado un nuevo acuerdo de cooperación reforzada con el país centroasiático que, previsiblemente, reforzará los intercambios que ya se producen entre ambas regiones.

Las reuniones.

El recibimiento a pie de pista fue espectacular, con un despliegue de primera categoría. Francia lleva años prestando atención al país que ocupa el centro de Asia Central, un país joven repleto de jóvenes buscando formación y oportunidades de negocio y de trabajo que les conecten con el resto del mundo. Uzbekistán, por su parte, ha puesto sus ojos tradicionalmente en Rusia y los países de alrededor, donde un idioma común –el ruso— ha facilitado que millones de uzbekos salgan a buscar trabajo y envíen a casa remesas de inmigrantes.

En las dos últimas décadas, Francia, Alemania e Italia decidieron implantarse en Uzbekistán con gran fuerza, dedicándole esfuerzo público y animando a los inversores privados a emprender a 6.000 km de Europa.

Por eso no es de extrañar que cuando Mirziyoyev ha visitado Francia se haya podido reunir sin mayor problema con los líderes de compañías tan importantes como Total, Total Eren, Orano, Fives Stein, Rangis Semmaris, Vinci, Suez, SAD, Idemia, Mercier, Thales Alenia Space, el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo y la Agencia Francesa de Desarrollo, entre otros.

También hubo tiempo para los encuentros políticos, especialmente con el presidente de la república, Emmanuel Macron, y con el presidente del Senado, France Gérard Larcher. Con ocasión del 60º aniversario de la Constitución francesa, Larcher le regaló al presidente una copia de la misma en uzbeko y francés.

En esta reunión, se trató el tema de la cooperación inter-parlamentaria, un tipo de cooperación poco conocida por el público en general, por ser menos vistosa que la empresarial o la académico-cultural, pero que da sus frutos en cuanto al progreso de la democracia y la mejora real de las libertades en todos los países. La UE y la OSCE celebran sesiones interparlamentarias con esto países de Asia Central, pero también se realizan visitas de forma bilateral. Así, se estableció en 2008 el Grupo de Cooperación Interparlamentaria entre el Senado francés y la Cámara Baja uzbeka –el Oliy Majlis— y desde 2010 existe un Grupo de Amistad Francesa en esa misma cámara. Además, en 2008 se firmó un acuerdo de cooperación entre las figuras correspondientes al Defensor del Pueblo francés y uzbeko.

También hubo tiempo para la cultura y Mirziyoyev visitó algunas de las exhibiciones del museo del Louvre, señalando la necesidad de que se hicieran muestras conjuntas entre museos uzbekos y franceses, además de que se profundice en los lazos culturales y científicos.

¿Y España para cuándo?

La pregunta que muchos empresarios se hacen en España es cuándo será posible fortalecer nuestros lazos con Uzbekistán a todos los niveles de una manera más profunda. En aquel país centroasiático miles de jóvenes deciden cada año estudiar español, las vicisitudes de la Liga Española de fútbol se siguen con gran pasión –existiendo gran rivalidad entre uzbekos que apoyan al Real Madrid y los que apoyan al Barcelona—, se recibe cada vez a más turistas españoles. 

El inmenso interés que allí existe por nuestro país, nuestra cultura, tradiciones, gastronomía, paisajes, estilo de vida, etc no tiene una correspondencia desde el punto de vista institucional ya que, mientras en Madrid hay por primera vez en la historia embajador residente uzbeko –Jahongir Ganiev—, la embajada española que se encarga de los asuntos uzbekos es la de Moscú. 

Parece que eso cambiará en un futuro no muy lejano, pero hasta que llegue ese momento franceses, alemanes e italianos nos llevan una ventaja considerable. Habrá que redoblar esfuerzos, quizás preparando una buena visita a España para el presidente Mirziyoyev.